Y no llegaron los Tv plasma: Algodón transgénico terminó endeudando a campesinos

Fracasó la campaña algodonera y la producción textil cayó 50 %. Campesinos denuncian la aparición de una extraña enfermedad en gran parte de las variedades transgénicas que podría transmitirse al algodón nacional. Temen el brote de una nueva «enfermedad azul». Según Marcial Gómez de la FNC, en vez de la “Tv plasma” prometida por Federico Franco obtuvieron “preocupación y cuentas”.

Franco dando un discurso en una comunidad de Caaguazú. Había prometido que los transgénicos traerían Tv Plasma para los pequeños productores. Foto: Perfil de FB de Franco.

Las variedades de semillas de algodón transgénico autorizadas por el gobierno de Federico Franco, y promovidas ampliamente por el mismo y la Unión de Gremios de la Producción, fueron un rotundo fracaso. El mandatario había defendido de manera férrea las semillas habilitadas a la multinacional Monsanto tras el golpe parlamentario, llegando incluso a vaticinar que gracias a los transgénicos “el paraguayito va a tener también su TV plasma, la antena parabólica y va comenzar a sentir los beneficios de su trabajo”.

Según Marcial Gómez, de la Federación Nacional Campesina (FNC), el algodón transgénico generó un “problema muy grande este año”. Disminuyó la productividad y lo peor de todo es que en las nuevas variedades apareció una extraña enfermedad y que los técnicos del Ministerio de Agricultura (MAG) no supieron identificar, indicó.

Gómez criticó al gobierno por importar una semilla que no tienen adaptación, ni tratamiento, ni seguimiento técnico en el país, lo que generó la actual situación.

Enfermedad y deudas

Respecto a la enfermedad, que según dice quema las hojas de los cultivos, y tomó a gran parte de la producción transgénica, asegura que hay varias especulaciones pero que oficialmente el MAG no ha dado respuesta. Exigen una definición.

El secretario general adjunto de la FNC indicó que pese a la gran campaña del gobierno, los pequeños productores quedaron con una gran deuda.  “La semilla hepy, opytapa endeudado lo mita –la semilla es cara, quedaron endeudados los compañeros-, la gran parte de pequeños productores, los que cultivaron los transgénicos”, aseveró.

Según Gómez, en vez de la “Tv plasma” prometida terminaron con “preocupación y cuentas”.

Respecto a las acciones a tomar, la FNC seguirá rechazando el uso de la semilla del algodón transgénico, así también comenta Marcial que entregaron más de 250 mil kilos de algodón en las desmotadoras para procesar la reproducción de semillas nacionales.

Remanentes 

Imagen propagandística del MAG para la promoción del algodón transgénico. La producción fue un rotundo fracaso pese a las promesas, y los campesinos pobres los más afectados. Foto: Inbio.

La semilla de algodón transgénico preparada para la zafra anterior, fue en forma excepcional, y el remanente deben destruir, asegura. Por decreto del Ejecutivo, el que posibilitó el ingreso de la semilla, dice que los remanentes de semillas que no se cultivaron deben destruirse. Gómez asegura que no se hizo ningún seguimiento desde los organismos competentes, sobre todo Senave. Este tipo de remanentes van que querer insertarlos en la siguiente zafra con seguridad ilegalmente, dice.

Con respecto a la variedad de transgénicos aprobada, denunció que no se hicieron los estudios necesarios, ni se les dio el seguimiento que se pueda aprobar con todos los requisitos legales y técnicos. El decreto que lo habilitó “viola disposiciones legales”, con cualquier semilla incorporada debe hacerse investigación y seguimiento mínimo de 2 años, expresó. Incluso, el Ministerio de Salud lo debe analizar, acotó.

Semillas caras

En cuanto a las deudas, indicó que como mínimo los pequeños agricultores quedaron debiendo 1 millón de guaraníes cada uno en forma directa, que incluyó compra de semillas, herbicidas e insecticidas. La bolsa de semilla estaría alrededor de 500 mil. Los pequeños agricultores tienen en promedio 1 a máximo dos hectáreas de cultivo.

La campaña algodonera fue un “fracaso”, sentenció.

Los de la FNC seguirán insistiendo con el Ministerio de Agricultura para que garantice para el próximo año semillas nacionales y que se eliminen los transgénicos de esta zafra, así también que identifique la enfermedad generada.

El miedo de la «enfermedad azul»

El temor que queda es que el mal que afectó a los cultivos transgénicos se traspase a las variedades nacionales. A modo de ejemplo, recuerda el caso de 1992 de las semillas de la también multinacional Delta & Pine, que trajo la “enfermedad azul” y destruyó totalmente la producción algodonera del país. Puede pasar eso otra vez, reclamó.

Caída de la producción a nivel nacional

Según lo dio a conocer el mismo Ministerio de Agricultura, pese a que la producción algodonera nacional comenzaba a recuperarse en los tres últimos años, en esta zafra marcada por el ingreso del algodón transgénico se volvió a retroceder, y esta vez cerca del 50%.

Representantes de la Cámara Algodonera del Paraguay (Cadelpa), como Rubén Rolón, expresaron a medios de prensa que uno de los factores que produjo esta situación fue que se repartieron tarde las bolsas de semillas transgénicas, que llegaron ya tiempo después de iniciada la campaña. También la exaltación de las bondades de la semilla transgénica desde un sector hizo que muchos productores rechazaran las variedades convencionales de algodón, impidiendo que muchos semilleristas del textil casi no pudieran comercializar sus bolsas de simientes.

Comentarios

Publicá tu comentario