Wikileaks, Assange y la amenaza de la pena de muerte por desnudar al imperio yanqui

Por Jorge Zárate

El secreto es la clave de la construcción del poder, por eso, cuando se devela, el rey queda desnudo y la imagen asquea.

Eso es todo lo que hicieron Julian Assange y sus compañeros en Wikileaks, mostrar al mundo con qué cinismo se mata a inocentes para sostener una oligarquía que está destruyendo el planeta y cuya minoría es astronómicamente rica cuando la pobreza alcanza a más de 5 mil de los 7 mil millones de habitantes de la Tierra.

Los 400 mil informes sobre crímenes de guerra tuvieron en el ya famoso video del helicóptero militar estadounidense matando civiles en Irak su punto cúlmine.

Pero también, otras de estas “fugas rápidas” (el significado de Wiki (del hawaiano wiki-wiki /rápido y leaks/fugas en inglés), dejaron en evidencia las torturas, las detenciones arbitrarias en Guantánamo, el espionaje directo a líderes mundiales como Angela Merkel o Dilma Rouseff y miles de otras cuestiones en una cantidad tan profusa de documentos que todavía siguen arrojando datos para entender cómo el poder financiero se coaliga con el complejo militar industrial para sembrar la guerra en el mundo, para llevar el extractivismo a su límite más destructivo.

Es claro que no se puede esperar otra cosa de un país que tiene más de 800 bases militares por todo el mundo y cuyo presupuesto anual es de 649.000 millones de dólares (581.000 millones de euros), un 36% del total mundial del presupuesto armamentista de los países poderosos, su máximo histórico, alcanzado el año pasado. Vale decir que China con un 17% del total, le sigue los pasos de manera acelerada.

Inteligencia y control, todo el tiempo, en todo el mundo, una red impresionante de acción en tiempo real usando información que debería ser privada.

Este es el punto que dejó al desnudo Wikileaks, que en el caso de nuestro país llegó a investigar la estructura comercial del ex presidente Horacio Cartes, al que Estados Unidos sospechaba de ser el presunto cabecilla de un sistema de lavado de dinero desde el Banco Amambay según surge de la información sobre la operación “Corazón de Piedra”.

La investigación fue realizada por agentes de la DEA tanto en Asunción como en Buenos, Aires, la Administración de Aduanas (Immigration and Customs Enforcement), el Servicio de Impuestos Internos (Internal Revenue Service), y el Centro de Operaciones de lucha contra el Narcoterrorismo (Counter-Narcoterrorism Operations Center SOD/CNTOC), contó con el apoyo de la Oficina de Fiscales de EE.UU. para el Distrito Este de Nueva York, la Sección de Decomiso de Activos del lavado de Dinero de Oficina de Justicia (DOJ), el Banco de la Reserva Federal, y la Oficina de Control de Bienes Extranjeros de Estados Unidos (OFAC).

Preocupación

Si bien el Reino Unido tiene una tradición de no extraditar personas a países que tienen la pena de muerte en vigencia, se teme que el gobierno de derecha de Theresa May pueda quebrar esta norma y enviar a Assange a los Estados Unidos. “Nadie está por encima de la ley”, declaró la mujer.

“No deseo entregarme para ser extraditado a EE.UU. por haber hecho un periodismo que ha protegido a muchas personas”, dijo el ciberactivista en su declaración.

En estos días Wikileaks advirtió en su cuenta de Twitter que: “El Departamento de Justicia de Estados Unidos está intentando construir una acusación contra Julian Assange basada en la Ley de Espionaje. Las condenas en virtud de la Ley de Espionaje pueden ser castigadas con la muerte”.

Estados Unidos dice que ayudado por Chelsea Manning (Era Bradley, se cambió de sexo en la cárcel) ingresaron a una computadora del mismísimo Pentágono desde la que filtraron los cables.

Esta acción tendría una pena de 5 años pero se teme que se le agreguen cargos que lo tengan de por vida en la cárcel o incluso llegar hasta la pena de muerte.

Expertos del Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de las Naciones Unidas mostraron preocupación por el encarcelamiento del activista australiano «como si hubiera sido condenado por un delito criminal grave».

Assange, al que los técnicos definen como «programador de computadoras y defensor de la libertad de expresión e información», está recluído en la prisión de alta seguridad de Belmarsh, cuestión que según exponen «contraviene los principios de necesidad y proporcionalidad».

Recordaron que el incumplimiento de los términos de libertad bajo fianza, que es de lo que se lo acusa, constituye una «violación menor». «Assange ha sido privado de facto de su libertad desde 2012, arbitrariamente, sin cargos ni juicio», insistió el equipo el pasado 21 de diciembre

30 denarios

Todo indica que cuando el traidorísimo Lenin Moreno decidió retirarle el asilo el pasado 11 de abril de 2019, lo vendió por 30 denarios.

Dijo John Shipton, el padre de Assange: “[Ecuador] utiliza el dólar estadounidense. No se puede obtener un préstamo del FMI a menos que EE.UU. lo apruebe, bajo acuerdo de retirar a Julian de la Embajada». Fue en el programa ’60 Minutes’ de canal australiano 9 News donde aseveró que Washington busca «arruinar la vida» de Assange para «demostrar que los editores e informantes serán destruidos».

El líder de la mítica banda de rock Pink Floyd y activista por los derechos humanos, Roger Waters, le puso cifra: Moreno habría sido «sobornado con la promesa de un préstamo del FMI de 4.700 millones de dólares».

Entre tanto Assange se iba preso con el libro “Gore Vidal, Historia del Estado de Seguridad Nacional”, una recopilación de entrevistas al escritor en las que denuncia el «complejo militar, industrial y de seguridad» estadounidense haciendo pública una vez más la razón de su quijotesca pelea.

Lo dijo también en una suerte de manifiesto en octubre de 2012:

“A la cuestión de cuánta fuerza coercitiva puede filtrarse en el reino platónico de internet desde el mundo físico dan respuesta la criptografía y los ideales del movimiento criptopunk…

A medida que los Estados se vayan fusionando con internet y el futuro de nuestra civilización se convierta en el futuro de internet, deberemos redefinir nuestras relaciones de poder con el fin evitar que la humanidad devenga una inmensa red de vigilancia y control masivos…

Debemos dar la voz de alarma. El 20 de marzo de 2012, mientras permanecía en arresto domiciliario en el Reino Unido a la espera de la extradición, quedé con tres amigos y compañeros de vigilancia con la idea de que tal vez alzando nuestras voces al unísono pudiéramos despertar a la ciudadanía. Mientras podamos, debemos contar lo que hemos aprendido…

Nuestra tarea seguirá siendo la de garantizar la autodeterminación allá donde nos sea posible, y contener el avance inminente de la distopía allá donde no lo sea. Y si todo lo demás fracasa, acelerar su autodestrucción“, apuntó.

Links

https://elpais.com/internacional/2019/04/28/actualidad/1556487884_515159.html

http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/02/14/paraguay-horacio-cartes-dirigia-una-red-de-lavado-de-dinero-segun-wikileaks/

http://misionverdad.com/TRAMA-GLOBAL/las-10-filtraciones-mas-importantes-de-wikileaks?fbclid=IwAR2cPWIwixVuKbE8bX6IGfIrwd54i988IdtKka2jlFPIP7zek1trwNkynFI

http://www.comunanet.com.ar/assange-el-escarmiento/?fbclid=IwAR1gR7hB291Loq5bYi0zVU6aziY0S9_rmkqgneCgN-WWCHd3Qs-H2uxXd30

https://redfilosoficadeluruguay.wordpress.com/2019/04/20/julian-assange-debemos-resistir-a-la-amenaza-totalitaria-global/?fbclid=IwAR01SZY057qFur7yOs5P2dlULbW8T8GYDp7JOl17jxXFhZT-BNvUFTrCqwE

Comentarios

Publicá tu comentario