Vigilia por huelga de campesinos en Tacumbu

El movimiento Kuña Pyrenda acaba de comenzar su acto de vigilia, en el Panteón de los Héroes, en solidaridad con los campesinos en huelga de hambre en Tacumbu: Néstor Castro, Rubén Villalba, Adalberto Castro, Arnaldo Quintana y Felipe Benítez Balmori.

“La masacre de Curuguaty continúa”, expresaba una circunsferencia de cartón con “represiones, persecuciones, fumigaciones…” Una pequeña fumigadora de plástico estaba preparada para rociar a la fiscala Lilian Ruiz, “quien ha dicho que el veneno –utilizado en los sojales transgénicos- no hace daño a nadie”, al decir de Teresa Notario. Más frente del Panteón de los Héroes, se extendía la carta de los cinco presos en huelga de hambre donde explican sus razones, piden la libertad y la recuperación de Marina Cue, el territorio del que fueron desalojados a balazos.

Parte del escenario preparado durante el primer día de vigilia por los huelguistas

Parte del escenario preparado durante el primer día de vigilia por los huelguistas

Desde hoy y todos los miércoles, hasta el miércoles 26, día de la huelga general convocada por las centrales sindicales y las organizaciones campesinas, “queremos acompañar a los huelguistas, ubicándonos en este lugar”, nos cuenta Gabriela Schvartzman Muñoz. “Es muy grave todo lo que ocurre con ellos. Fueron despojados de un territorio que era del Estado, los metieron presos y es casi seguro que ya tienen condena previa”, comenta en torno de la medida de hacer una especie de vigilia hasta el 26 de marzo.

Otros imputados

Un poco antes, Mariano Castro, padre de Néstor y Adalberto, Martina Paredes, hermana de dos fallecidos durante la masacre y Darío Espínola explicaban, en una charla desarrollada en el Comité de Iglesias, la situación de los campesinos presos y la de sus familiares. Y la imputación que recae también en ellos por aquella acción de despejar unas 10 hectáreas para cultivar alimentos alrededor de la carpa, allá, en Marina Cue.

El juicio oral para los procesados por la masacre del 15 de junio de 2012, utilizada para echar al gobierno de Fernando Lugo, comenzaría en junio. Los activistas están muy preocupados por la salud de los huelguistas porque «ellos están al todo o nada», nos cuenta Martina Paredes. Y junio «está muy lejos todavía», amplía Schvartzman

Comentarios

Publicá tu comentario