Verdad y ficción en un film de Enrique Collar

El impacto de ver Novena, la segunda película del director paraguayo estrenado hace poco en el Teatro Ignacio A. Pane de Asunción.

Afiche de "Novena", la segunda película del director compatriota Enrique Collar.

Por Fernando Moure, desde Colonia, Alemania.

Este fresco audiovisual, a la vez arcaico y contemporáneo, revela pautas de la cosmovisión guaraní y el cristianismo primitivo en un remoto pueblo paraguayo.

Nacido en la mismísima locación donde se desarrolla el film, el pueblo de Itaugua Guasu, el realizador Enrique Collar encara en su último film, Novena, una producción paraguaya y holandesa hecha en 2010, un homenaje a sus orígenes, a través de la gente real que lo habita. Un retrato campesino cuya habilidad es crear una historia contenida y discreta, suspendida en la observación de la cultura popular del Paraguay.

La invención cinemática de Enrique Collar inscribe un territorio y sus pautas culturales propias, desde el humanismo que abraza. Lo asume desde un tratamiento formal ficcional, emparentando con códigos de la pintura y de trazos del cine documental. Novena es un drama naturalista que no se despega de la realidad, al que va adhiriéndose el abigarrado mundo simbólico del cineasta, pintor y fotógrafo.

La emoción de ver Novena, hablada íntegramente en guaraní y jopara, produce un vivo y auténtico caudal de referencias a la antropología cultural del Paraguay, para quien está lejos o para quien la nunca la vio reflejada en la pantalla. Es un notable testimonio fílmico, capaz de decodificar un mundo rural a la vez que un hondo existencialismo, cercano y a la vez lejano para nuestra ficción cinematográfica, recordando el antecedente de Hamaca paraguaya (2006).

Su narrativa señala fascinantes expresiones culturales contenidas en la experiencia real de seres humanos intensos. Este cine está ambientado en un espacio y tiempo concretos. Sigue el duelo colectivo seguido por una familia y comunidad. Se concentra en una rica variedad de situaciones, es capaz de reproducir la vida cotidiana, de imitar aspectos performativos de la cultura popular y consigue ser una superficie de esa realidad.

La autenticidad de una ficción

Novena se posa firme rimando ficción y “verdad” sobre una colectividad guaraní parlante en el Paraguay contemporáneo. Esta paradoja es resultante de la teatralización del proceso, dándonos el privilegio de interiorizar y asimilar realistamente la representación.

La recreación de los hechos nos hace comprender que este cine es autoconsciente de no ser una realidad, sino una reflexión sobre ella, situación que permite comunicarla de forma rica y profunda, desvaneciendo los límites clásicos entre la ficción y el documental.

Siguiendo la consigna de una narración rítmica y sencilla, se representan las circunstancias del protagonista, Juan de Dios, acompañado de su familia y comunidad, tras el fallecimiento de su madre en un pueblo de la campaña.

Ya abriendo en oscuro y sobreimpreso a los titulares de inicio, se anuncia una dramaturgia que llegará a su clímax el noveno día, con una sorda pelea en off entre dos hermanos. Cada día, desde el alba a la noche, serán largas horas de situaciones y diálogos que adensan hábilmente el relato: los estereotipos del amanecer campesino con gallos, el desayuno con mate, el trabajo o el cerdo que Juan engorda para poder comprar su pasaje a Buenos Aires y dejar Itaugua Guasú.

El film redunda en la dignificación de sus personajes, en los que sobresale el mencionado protagonista, que es un poeta y artesano en la vida real y actúa inmejorablemente de sí mismo. Aborda temas de alto dramatismo como la muerte, los conflictos humanos, la precariedad económica o la emigración campesina.

Casi toda la película transcurre en los exteriores de una casa; los interiores, humildes y despojados, albergan escenas de la ceremonia nocturna del rezo o el descanso, con claroscuros a luz de vela que acentúan dramáticamente la escena y recuerdan a la pintura tenebrista. Algunas locaciones cercanas incluyen el cementerio, la gomería, una granja cercana y hasta una visita al mercado de Itauguá, distante una decena de kilómetros y al que Juan de Dios se desplaza en un viaje fotográficamente inolvidable.

Es de destacar la pureza del tratamiento visual, fiel al imaginario pictórico de Collar, y talentosamente registrado por Christian Núñez. El sonido ha sido captado meticulosamente por André Schreuders, donde las letanías y los rezos, el ambiente campesino o el ruido de los vehículos adquieren vida propia. Schreuders es además coproductor y montador de la película, editada integralmente en Holanda.

La presencia sonora se concentra en el ruido omnisciente de camiones circulantes por el ramal asfaltado que une Itaugua e Ita y perfora el núcleo día y noche sin piedad. Itaugua Guasú, distante treinta y cinco kilómetros de la capital, es el universo de donde apenas se despega la historia, asediada por los cambios de sus formas culturales tradicionales.

La política tampoco es ajena a este proyecto: el guaraní y sus derechos lingüísticos asoman como identidad de pleno derecho y sin imposturas al ser hablado de forma pura o bien en jopara. También se permite criticar a los instrumentos de la justicia o la policía, señalando las desigualdades, como la opresión del poderoso sobre el más débil.

El interés de Novena reside en el registro de la vitalidad de una sociedad de matriz cultural guaraní, reflejando sus pautas que planean sobre toda la película. Un tejido humano aún resistente al capitalismo y regido por las normas de la projimidad y solidaridad entre sus miembros. Y el impacto delicado y duradero tras verla: acercar la realidad por vía de la ficción, imaginándola con una voz que alcanza el compromiso ético de ser, sencillamente, ella misma.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.