Vecinos “molestos” de los parlamentarios

La subida del río Paraguay ha empujado a los pobres hasta las puertas del Congreso Nacional, donde se ven obligados a montar refugios con maderas y mantas ante lo que consideran la indiferencia de sus vecinos (los políticos), a quienes eligieron para que los representen desde el Poder Legislativo.

Al costado del Congreso, con su miseria a cuestas.

Al costado del Congreso, con su miseria a cuestas.

Según la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), existen más de 160 mil desplazados en todo el país. En la capital más de 60 mil tuvieron que abandonar sus hogares debido a la gran crecida del río Paraguay.

Desde hace unos días cerca de 400 personas del barrio de “La Chacarita” empujadas por el agua se instalaron en un terreno que sirve de estacionamiento de los funcionarios del Poder Legislativo.

En precarias casas armadas de maderas, cartones y hule, los ribereños soportan todo tipo de necesidad con sus niños, totalmente expuestos a diversas enfermedades respiratorias.

 

Muchas son las pérdidas económicas que sufren estos compatriotas, eternamente criminalizados por la clase política paraguaya.

 

Le cuesta a la "nave espacial" erigirse sin gente "tan molestosa"

Le cuesta a la «nave espacial» erigirse sin gente «tan molestosa»

Según afirman, el promedio de gastos para instalar una vivienda provisoria oscila los dos millones de guaraníes, que se invierten en la compra de madera, hule, sin contar con el flete para el traslado. La Municipalidad local ha repartido a cada familia un promedio de diez chapas, que no alcanzan a cubrir las necesidades, comparando con las pérdidas que sufren al abandonar sus hogares.

Las condiciones en las que viven ahora estas familias son infrahumanas: carecen de agua potable y electricidad, y los escasos sanitarios proporcionados por las a “autoridades” están atascados.

 

«Estamos como si no existiéramos, como si fuéramos animales», protestaba una madre mientras daba el desayuno a sus hijos.

Se lamenta que la gravedad de la situación no haya despertado el interés de los diputados y senadores, que se muestran indiferentes ante la realidad de sus obligados vecinos temporales. “Hasta ahora no se ha acercado ninguna autoridad a interiorizarse de nuestra situación.

“¿Qué les cuesta a los congresistas acercarse a preguntarnos si necesitamos algo, cuando estamos a metros nada mas de ellos», se queja la madre.

 

El río crece, las penurias también.

El río crece, las penurias también.

Otros grupos de los desplazados del barrio se han instalado en la plaza ubicada frente al Cabildo, entre la Catedral Metropolitana y el Congreso Nacional.

Allí, las edificaciones son todavía más precarias que los demás ubicados metros más abajo. Sus viviendas solo se componen de cartones y frazadas viejas que funcionan como débiles paredes.

Algunas mujeres, para ganarse la vida, lavan ropa en las barrancas y otras recogen envases de plástico, para luego vender como material para el reciclado.

Ellos siguen esperando el inicio del nuevo rumbo prometido por Horacio Cartes durante la campaña electoral. La mayoría de los habitantes de “La Chacarita” y los bañados de Asunción son descendientes de familias campesinas, expulsadas hace décadas desde el interior del país.

Mientras, el presidente Horacio Cartes, que en todo momento habla de reducir el índice de la pobreza, fue a Brasil para presenciar el partido inaugural del Mundial, dejando de lado a estos compatriotas que sufren la crecida del río y la indiferencia de sus representantes.

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.