Varios detenidos sin causa aparente y con rastros de golpes

Pobladores que no forman parte de la ocupación fueron imputados y apresados, en algunos casos incluso fueron víctimas de la violencia de las fuerzas públicas.

Felipe Benítez, es un campesino de Curuguaty, que se encontraba pescando en la cercanía del lugar donde se dieron los violentos enfrentamientos entre la policía y los campesinos ocupantes de la estancia Morombi, usurpadas por Blas N. Riquelme al Estado. Benítez, de 53 años, retornaba de su actividad cuando agentes de la policía lo agarraron y le propinaron golpes y patadas, según cuenta el mismo mostrando los rastros que quedaron en su cuerpo.

Miguel Correa, también poblador de las cercanías de la Estancia Morombi, a pedido de un amigo fue a averiguar sobre el estado de salud de un familiar del mismo, momento en el cual fue detenido por la policía sin causa alguna según el mismo.

Otro poblador que afirma no tener ninguna relación con la ocupación, Marcelo Trinidad Paredes, fue a interiorizarse de la situación de su hermana ante la policía, siendo en el mismo momento apresado e imputado.

Felipe Urbina, también campesino local, durante los acontecimientos de ayer auxilió a uno de los heridos que salía a la ruta y ahí mismo fue detenido y ahora incluso está imputado.

Varios familiares de los heridos y detenidos afirmaron así mismo que mientras no estuvo la prensa alternativa y comunitaria en el lugar, fueron imposibilitados de contactar con sus familiares que estaban en la Comisaría y la Fiscalía, a pesar de la orden de libre comunicación emitida por el fiscal Edgar Ovelar, agente de Alto Paraná y Canindeyú.

Informe de Vicente Páez desde Curuguaty.

 

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario