Vargas Llosa critica a Assange por revelar información confidencial de EEUU

Negó que el fundador de Wikileaks sea un perseguido político, lo acusó de «libertino» y «ladronzuelo» por difundir información clasificada del «principal valedor de la democracia liberal». Afirma que no «todo» en una administración gubernamental debe ser «trasparente y público».

Edición especial de la revista Times sobre Julian Assange, 

«Oscuro ladronzuelo de la intimidad ajena (es lo que hace un hacker informático, aunque el anglicismo trate de inocular dignidad a ese innoble oficio) en el país de los canguros y ha terminado convirtiéndolo en un ícono contemporáneo», «no hay razón alguna para considerar a Julian Assange un cruzado de la libertad de expresión, sino más bien un vivillo oportunista», fueron algunas expresiones realizadas por el escritor peruano Mario Vargas Llosa en un periódico de su país respecto a Julian Assange, fundador de Wikileaks y reconocido internacionalmente por develar información clasificada del gobierno de los EEUU.

Según Vargas Llosa, «WikiLeaks difundió, mostró, aparte de una chismografía menuda, burocrática e insustancial, abundante material que justificadamente debe mantenerse dentro de una reserva confidencial, como el que afecta a la vida diplomática y a la defensa, para que un Estado pueda funcionar y mantener las relaciones debidas con sus aliados, con los países neutros, y sobre todo con sus manifiestos o potenciales adversarios».

Acusó a Assange de «libertino» por tomarse facultades para desclasificar documentos secretos de EEUU, «atribuirse ese derecho y proceder manu militari a dinamitar la legalidad en nombre de la libertad es desnaturalizar este concepto y degradarlo de manera irresponsable, convirtiéndolo en libertinaje».

«Los partidarios de WikiLeaks deberían recordar que la otra cara de la libertad es la legalidad y que, sin ésta, aquella desaparece a la corta o a la larga. La libertad no es ni puede ser la anarquía y el derecho a la información no puede significar que en un país desaparezcan lo privado y la confidencialidad y todas las actividades de una administración deban ser inmediatamente públicas y transparentes. Eso significaría pura y simplemente la parálisis o la anarquía», aseguró el escritor vinculado a la derecha de su país y que se ha candidatado en varias ocasiones a la presidencia.

Vargas Llosa reniega de la popularidad que goza Assange y WikiLeaks por difundir información secreta que «sacaba a la luz intrigas, conspiraciones y conductas reñidas con la legalidad», según lo presentaban.

Según el mismo, las delaciones solo contribuyeron para dar argumentos a los que odian a los EEUU con supuestas «fondos delictivos y criminales de la vida política estadounidense», porque los mismos «no se consuelan todavía de que la democracia liberal, del que ese país es el principal valedor, ganara la Guerra Fría».

El escritor negó que exista riesgo para el fundador de Wikileaks de ser extraditado a EEUU si se presenta a la justicia sueca para afrontar un juicio de supuesto abuso sexual. También criticó que haya solicitado asilo al presidente Rafael Correa de Ecuador, a quien señala como uno de los que atropellan la «libertad de expresión», por lo cual aseguró que son tal para cual.

Afirmó que la justicia Británica junto a la sueca son las más confiables. Gran Bretaña, uno de los principales aliados de EEUU, ha puesto al acecho sus fuerzas de seguridad para capturar a Julian Assange e incluso realizó amenazas contra la embajada ecuatoriana que lo resguarda actualmente. La justicia británica había protegido al dictador y criminal de lesa humanidad Augusto Pinochet, este fue uno de los argumentos utilizados por Correa para señalar las contradicciones del gobierno británico.

Assange y sus partidarios temen que EEUU lo extradite con ayuda de sus aliados para juzgarlo por difundir información clasificada bajo el cargo de espionaje, actividad que puede ser condenada con pena de muerte en ese país.

 

 

 

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario