Susy Delgado y los dos acentos de un soplo sagrado

No hay comentarios

Discurso de Susy Delgado al recibir el Premio Nacional de Literatura:

“Buenas tardes… Che maitei rory opapavépe.
Tuicha mba’e niko ko oñemoïva che pópe, jerovia aimo’ä’ÿva’erä niko cheñua, ha heta mba’e opoko umi che py’a ruguápe oïvare. Iñepyrühaite ou che akäme tataypy che mitärö guare, heñói haguépe che ñe’ë, chaguélo Kái Desi ha chaguéla Ña Maria ñe’ë ahendu ha aha’ä haguépe ahávo… Upéi katu, che sy pógui aguahëramo guare mbo’ehaópe, amoñe’ëvo ambue che ñe’ë, castellano, che resáicha iköi haguä pe tembiporu guasuete aipyhýtava. Upeguive oguatava’ekue chendive che ñe’ë moköi.

Igual que a toda la gente de mi generación y de muchas generaciones de este país, a mi lengua materna, que señala mi herencia más profunda, se agregó otra lengua que si bien tuvo un valor diferente, este valor siempre fue alto para mí. Si la primera significaba ese cuenco incanjeable que guardaba la memoria y los valores antiguos de mi pueblo, así como el acento entrañable de mi infancia, la segunda se erigió frente a mí como puente hacia los saberes y cosmovisiones del mundo. Me tocó la suerte de heredar dos lenguas, y si hoy estoy aquí, es por ellas.

He’ïva niko ñande ypykue mbyá guaraní:
Ñamandu Ruete Tenondegua ojapo hague ijehegui ha imba’ekuaágui, pe tatarendy ha tatatina osëtahágui upéi opaite mba’e porä… Ha umívagui oguerojera hague pe yvypóra ayvu, upéi ñambohérava ñe’ë. Pytü yma mbytépe omoheñöi hague pe mba’e guasuete, ayvu…

De ese misterioso ayvu primigenio viene nuestra palabra, ese soplo sagrado que nos hace seres humanos, dueños de este don extraordinario que nos permite decir nuestra intimidad más honda y decir el mundo que percibimos. Y ese don se convierte en herramienta y también en norte para quienes amamos la palabra, así sea en su forma más espontánea y natural, como en la forma cultivada, que se atreve a soñar con la belleza.
Como ese Yva ka’aguy del que nos hablaba Emiliano, al decir:
Yva ka’aguy nerakä yvatéva/ araka’etémo che rohupyty/ pyhare ha ára nderehe ajeréva/ hi’ägui anga chéve ku roguerojy…

El fruto precioso que guarda la selva profunda de la lengua se convierte en utopía irrenunciable. Y ya se sabe que entre los frutos apetecibles de esa selva, la más ansiada es la poesía. Como ya nos lo dijera ese maravilloso caballero andante de la palabra, que no se cansará de fatigar los caminos de la verdad que se hace verbo y del verbo que se hace verdad, cuando le dice a su fiel Sancho:
La poesía, señor hidalgo, a mi parecer, es como una doncella tierna y de poca edad, y en todo estremo hermosa, a quien tienen cuidado de enriquecer, pulir y adornar otras muchas doncellas, que son todas las otras ciencias…

Palabra utopía, palabra poesía, frente a la cual, muchas veces nos sentimos pequeños, torpes… Pero han venido a nuestro auxilio, muchas voces, algunas de las cuales al menos queremos recordar y agradecer esta tarde:
Como la de Juan Rulfo que nos advirtió alguna vez que nos hemos atrevido a un territorio cargado de historias y voces antiguas, que seguirán hablándonos por siempre, en ese texto que sacudió nuestra sensibilidad por lo que hubieran sacudido cien libros, Pedro Páramo:
Este pueblo está lleno de ecos –nos dijo-. Tal parece que estuvieran encerrados en el hueco de las paredes o debajo de las piedras.

He’i voíngo ñandéve ñaneirü Gregorio Gómez Centurión:
Ñe’ë ndaha’éi tyapu rei/ ñe’ëko hete, ijuru, hesa,/ ñe’ë ikorasö, hi’äga, ipyapy…
Ha sapy’ánte ha’etéramo ku ikangyetereíva pe ñane ñe’ë, ndikatuimo’äiha omomÿi mba’eve ko yvy apére, oúma ñane akäme Teodoro Salvador Mongelós ñanemomandu’ávo ikatuha ipytúpe ojera Ko’ë pyahu:
Vokóinte ikatu okáre ipytu omyasäi/ ko’ëpyahuja/ ha umi chokokue tesarái memby vokóinte avei/ hy’aikue ohecha…

Y esa inmensa poeta argentina y latinoamericana, Olga Orozco, nos advirtió a su vez sobre la esquiva joya del tiempo, al que reclamaba, doliente:
No pude embalsamarte ni conseguí extraer tu corazón/ como una manzana de oro.

Y se sumaron otras voces de pueblo, como la de esa Violeta agreste y dulce de los Andes, para revalorizar el instrumento que tenemos el privilegio de haber recibido, cuando dice:
Gracias a la vida que me ha dado tanto,/ me ha dado el sonido y el abecedario…

Junto a la que puede resonar en justicia la de una auténtica poeta ka’aguy en el mejor sentido de la palabra, líder de su comunidad campesina de Alto Paraná, cuando dice a sus congéneres kuñanguéra:
Iporämante kuña, jaheipópe jaiko, jajetyvyro…

Y la palabra se erige entonces como herramienta liberadora. Los caminantes de esta ruta, aventureros de la palabra, caminamos entre el atrevimiento y la sensación de estar siempre balbuceando, entre la pasión y la decepción, con el sueño que sobrevive una y otra vez, improvisando un ritual interminable para el que no hay guión ni receta.

Pero en este recuento resumido de las voces que abonaron mi voz, no puedo olvidar la de nuestro karai guasu Roa Bastos, quien en ese muestrario mayor de la palabra paraguaya y latinoamericana –Yo el Supremo-, decía:
Tendría que haber en nuestro lenguaje palabras que tengan voz. Espacio libre. Su propia memoria. Palabras que subsistan solas, que lleven su lugar consigo.
Ñe’ë renda, ñe’ë ojehuhápe, upéva jaheka va’erä…

Hetave ñe’ë niko omoheñói va’ekue ha omongakuaa ohóvo, ku mitäicha, che ñe’ë. Ha katu ndikatúi cheresaráivo ko ka’arúpe, ko’ävagui.

Estas voces, nacidas en los dos acentos que me tocaron en la vida, marcaron el camino de mi palabra, que siempre se sentirá niña. La veneración que siento por uno de estos acentos, nunca se contrapuso al aprecio que siento por el otro. Si uno llegó a nuestras tierras con una historia dolorosa, esa historia, lamentablemente es similar a la que han vivido muchas lenguas del mundo, las cuales, si por una parte se convierten en instrumentos de colonización, por otro lado son vehículos de antiguos y riquísimos saberes. Creo que no se puede despreciar este rasgo en ninguna lengua del mundo, al mismo tiempo que no se debe perder la conciencia de las antiguas y nuevas colonizaciones que nos toca sufrir aquí como en cualquier parte del planeta, a través de estas herramientas. La historia de las lenguas, como la historia de la humanidad, no tiene un solo signo.

Chéveramo guarä, natekotevëi ñamboyke pe ñe’ë ouva’ekue España-gui, terä ambue ñe’ë ojeporúva ñane retäme, opavavéva ikatu jaiporu jaheka haguä ñe’ë iporä ha ipypukúva. Katu tekotevë ñañangareko ha jaiporuve pe ñe’ë oñembotapykue va’ekue ohóvo, ñamboykue ñanemborayhu ha ñande ry’áipe. Ñe’ë guaraní, che ahechaháicha, oikove ha oñemombareteva’erä ambue ñe’ënguéra ykére, oñemongetahápe hendivekuéra. Ñe’ë guaraní ndoikóiva’erä ñemboyke rembiporúramo, ndojapóva’eräi ojejapova’ekue hese. Heta oñembotapykue va’ekue ha katu ko’äga ñanembopy’arory jahechávo mba’éichapa oñakärapu’ä ha ojajái rei ohóvo ñande rekópe.

Creo que vivimos en una innegable Babel, de la que sería ingenuo e inútil renegar, inmersos en muchos otros acentos que son vehículos de culturas, y que el escritor de hoy tiene esta compleja y conflictiva arcilla en las manos, con el desafío irrenunciable de intentar con ella una estética que nunca puede desligarse de la ética. Para balbucear nuestro enmarañado tiempo, plagado de mezquindades, y para deletrear una y mil veces ese antiguo y profundo ayvu que late y nos ilumina desde la memoria.

Amohu’ävo ko che ñe’ë, heta oï amboaguyjeva’erä ko ka’arúpe. Iñepyrurä, che rogayguakuérape, oïva chendive ko ka’arúpe. Oï avei umi omoïva’ekue kuatia ári hetaite che remiandu haipy: EditorialArandurá tenonderá, hetave ojapo haguére aranduka ikatúva ko’äga ahechauka, ha katu avei Servilibro, El Lector ha Atlas, ombojerovia va’ekue che rembiapo; karaikuéra Jurado-pegua, oiporavóva che rembiapo ko Jopói Guasu ñane retämeguápe guarä; cheirünguera haihára ha opavave omomba’e ha oykekóva umi amoïmíva henondepekuéra:

A todos, quiero decirles esta tarde: con ustedes y por ustedes yo camino y he llegado hasta aquí. Les debo lo que soy, y el galardón que hoy recibo es de ustedes.

Penendivéko che aguata, pende ati’ýre ajeko añemombarete haguä ahávo, peë rupínte aguahë ko’ápe, ha penendive aguatáne gueteri ikatuhápeve, oguehápeve che pytu.
Aguyjevete opavavépe. Muchas gracias a todos.”

Comentarios