Sobre la necesidad de recuperar el sentido histórico de lucha del 1 de Mayo

No hay comentarios

“La lucha y resistencia a esta contradicción capital /trabajo, seguirá siendo el motivo que nos une como clase que vive del trabajo y que debe recuperar su fuerza, su capacidad de ser convocante y combativa, desde la re-organización del movimiento sindical desde una perspectiva de clase”, considera Celeste Houdin Gómez, trabajadora social, investigadora y docente de la Universidad Nacional de Asunción (UNA) al reflexionar sobre el 1° de Mayo.

“Hay que recuperar, mantener y trasmitir la memoria histórica, porque se empieza por el olvido y se termina en la indiferencia”, apunta señalando la necesidad de profundizar las raíces históricas del Día Internacional del Trabajador y de la Trabajadora.
“En Paraguay, la historia de lucha contra la explotación capitalista también está impregnada de sangre y muerte: en persecución, violencia, exilio, y tortura, a dirigentes trabajadores y a campesinos y campesinas, por defender derechos del pueblo, derechos de las mayorías”, recordó.
“¡Cuántas mujeres asesinadas y sometidas cotidianamente a las peores formas de explotación y acoso sexual, en las maquiladoras, call center, supermercados, comercios, o como las criaditas, trabajadoras domésticas y también como las esclavas sexuales. Con todas estas aberraciones que atentan contra la dignidad de las personas tenemos que acabar, para eso es necesario organizarnos, formarnos y actuar”, comenta.
“Esta lucha contra la explotación y dominación capitalista es y debe ser la lucha de cada trabajador y trabajadora, de cada, estudiante, de cada joven, de cada campesino y campesina, de quienes trabajan en el hogar y no reciben paga, de quienes no tienen trabajo, de quienes lo tenemos pero somos explotados cada día. Debe ser una lucha de todas y todos quienes sólo tenemos nuestra fuerza de trabajo para sobrevivir.
Sabemos que todas estas formas de dominación y explotación son el resultado del sistema capitalista voraz y asesino al que seguiremos enfrentando”, expuso la también militante de Acción Sindical Clasista. La profesora  hizo un llamado “a sumarnos todas y todos a los reclamos, que hoy volvemos a levantar como bandera de lucha, muchos de ellos ya colocados por nuestros compañeros y compañeras hace 60 años, en la Huelga General de 1958 a saber:”
– Libertad sindical y de sindicalización
– Cumplimiento de los contratos colectivos
– Reajuste salarial del 30%
– Defensa de las empresas públicas
– Igual salario por igual trabajo para mujeres y hombres
– Tolerancia cero al acoso laboral en todas sus formas
– Cese del terrorismo patronal contra los trabajadores y trabajadoras
– Protección a las trabajadoras madres.
– Por la reincorporación a sus puestos de trabajo a los/s compañeros despedidos,
especialmente los dirigentes sindicales.
– Salud y educación de calidad y gratuita
– Reforma agraria integral.
– Derecho a la tierra y el territorio”, recordó.

Sobre el 1 de Mayo

Aquí un documento que la Acción Sindical Clasista compartió estas reflexiones sobre el sentido histórico del 1° de Mayo y buscan reivindicar y honrar la lucha de miles de trabajadoras y trabajadores
que viven de su trabajo:
“La clase que vive de su trabajo ha sido combativa y ha luchado contra la dominación y explotación capitalista en todos los tiempos. Conmemoramos el Día Internacional del Trabajador y de la Trabajadora, en homenaje a los mártires de Chicago que aquel 1 de Mayo de 1887, en heroicas luchas han defendido con sus vidas el derecho a las jornadas de 8 horas laborales.
La historia de la sociedad humana, hasta hoy, es la historia de la lucha de clases. Aunque, hoy en día, hay sectores interesados que no quieran hablar de la existencia de estas clases opuestas e irreconciliables, la realidad nos muestra que existen y cada vez más crece los niveles de desigualdad entre ricos y pobres.

Escuchamos muchas veces que nuestro país es muy rico, sobre todo en tierra y recursos energéticos, y lo es, además es uno de los mayores productores de granos pero: ¿quiénes pueden disfrutar de esta riqueza? Solo unos pocos, los datos estadísticos indican que aproximadamente en el país 2.500.000 de
personas viven en condiciones de pobreza y casi 1.000.000 en pobreza extrema, es decir sobreviven con menos de 1 dólar diario (5.500 guaraníes). Y por el contrario unas muy pocas familias concentran toda la riqueza, entre ellas están los dueños de los medios de comunicación (Vierci, Zucolillo, Rubín, Cartes) que instalan temas y crean opinión pública según sus intereses económicos.
Ante esta innegable y violenta realidad los dueños del capital, las pocas familias ricas, los patrones, los empresarios, los explotadores tienen que recurrir a muchas trampas para mantener sus privilegios, una de esas trampas y muy eficaz es la de falsear la historia, de hacernos creer que siempre hubo ricos y pobres, que es “natural” que así sea, y además que debemos aceptar y resignarnos ante esta situación, porque es imposible de cambiar.

Para eso utilizan algunas herramientas como sus medios de prensa (radio- diarios- televisión) que estimulan el consumismo, alientan programas que nos atontan y no nos permite pensar; la iglesia que profundiza la psicología de dar la otra mejilla, perdonar al que te hace daño y el reino de los cielos es de los pobres; la escuela que promueve el individualismo, el cada uno para sí, mata la creatividad y la cooperación, enseña a obedecer y no a reflexionar sobre nuestra realidad; o la filosofía del derecho que promueve la farsa que todos somos iguales ante la ley.

Lo peor de todo esto es que creemos lo que dice la prensa, la escuela, la iglesia y el derecho.
Por todo esto y mucho más, desde la Acción Sindical Clasista sostenemos que es una tarea fundamental recuperar la historia, la que escribieron y escriben las y los trabajadores que son los que producen la riqueza todos los días, de los cuáles el patrón se aprovecha y le paga un salario de hambre. Recuperar la historia del movimiento obrero organizado que con sus luchas, huelgas, logró conquistar mejores condiciones de vida para su clase.
Recuperar la historia del sindicalismo de clase, la que salía a luchar y no conciliaba con el patrón, la historia de los verdaderos dirigentes sindicales que su prioridad es el bienestar de sus compañeros y no su bienestar personal.
Este siglo XXI, hace eco y se vanagloria de tantos avances científicos y tecnológicos y sin embargo hay millones de personas muriendo de hambre en el mundo cada día. Hambre que podía haberse evitado con el uso de los avances en ciencias y tecnología para las mayorías y no para el capital.

El informe de la FAO del 2013, dice que en el mundo se desperdician 1,300 millones de toneladas de alimento anuales. Mientras 870 millones de personas pasan hambre. Una de las muestras más claras de la contradicción capital/ trabajo, pues son obreros y obreras, campesinas y campesinos, quienes producen con su trabajo los alimentos, pero no pueden vivir de ello, mueren de hambre, a pesar de su
trabajo.

Por ello decimos, ¡Basta precarización y flexibilización laboral!.”, concluye el documento.

Comentarios