Round 1, Por la defensa de los fondos jubilatorios

No hay comentarios

Por Santiago Ortíz*

El Proyecto de Ley que crea la Superintendencia de Jubilaciones y Pensiones y su Consejo Asesor es, quizá, el primer desafío que se presenta ante los/as trabajadores/as de cara al nuevo gobierno que asumirá en agosto próximo.

Como es casi habitual el gobierno saliente de Horacio Cartes dispone de estos últimos meses de mandato para hacer el trabajo sucio y dejar el camino allanado a su sucesor, Abdo Benitez, para continuar con los ajustes de corte neoliberal en nuestro país. Como Federico Franco abrió la canilla apra la emisión de bonos, que luego continuó Cartes endeudando al país por más de 30 años, hoy es HC y su mayoria parlamentaria quien prepara la ruta para el saqueo de los fondos previsionales.

De convertirse en ley este proyecto todas las cajas de jubilaciones y pensiones pasarán a estar bajo control del Poder Ejecutivo, dejando de lado a los aportantes directos, es decir, los trabajadores no tendrán control respecto al uso del dinero que mensualmente se descuenta de su salario. La Superintendencia y su Consejo Asesor, podrán desponer sin mayores trámites de los fondos jubilatroios de las diferentes cajas. En este aspecto el IPS es la gallina de los huevos de oro según establece la ley los fondos podrán usarse para comprar, por ejemplo, bonos del tesoro iniciando una una calesita financiera que puede acabar en el vaciamiento absoluto de los fondos jubilatorios poniendo en riesgo el futuro de miles de aportantes e incluso de futuras generaciones de aportantes.

Por otra parte el Consejo y la Superintendencia tendrán la potestad de establecer beneficios y obligaciones a los afiliados a cada ente previsional. Volviendo al caso de IPS, esta ley estaría abriendo el camino para aplicar las modificaciones que Benigno Lopez, actual presidente del IPS y hermano de Mario Abdo Benitez, viene reclamando desde hace tiempo, es decir, aumento de la edad jubilatoria, aumento del aporte del trabajador, fin del modelo de reparto solidario. Estas modificaciones acabarían afectando a miles de trabajadoras y trabajadores paraguayos que deberán trabajar más años para obtener pensiones cada vez mas bajas.

El gobierno que se va, al igual que el que viene, esta conducido fundamentalmente por “empresarios”, por patrones, que como es normal defienden los intereses de su clase, les interesa poco y nada el futuro y el presente de la clase obrera, lo que pretenden con esta ley es apropiarse de los fondos jubilatorios del IPS para su acostumbrada timba financiera, con la que pretenden llenarse los bolsillos dejando en la quiebra a los trabajadores. Esto ya ocurrió con el Banco Nacional de Trabajadores, donde se dieron prestamos a “empresarios” que terminaron huyendo con la plata de los trabajadores y quebrando el unico banco obrero del país. Está pasando, ilegalmente, hoy con los prestamos de IPS a multinacionales como TIGO o Bancos que no tenemos certeza alguna de que vayan a retornar estos fondos.

Es innegable la necesidad de reformas que tiene el sistema de jubilaciones y pensiones en Paraguay, particularmente el IPS, sin embargo esas reformas deberían apuntar en otro sentido. Ampliar la base de contribuyentes al sistema, es decir evitar que las patronales sigan evadiendo el seguro social obligatorio debe ser un primer paso, esto aportaría mucho a la sanidad económica de ente. Dentro del sector prensa por ejemplo decenas de patronales evaden el seguro social del IPS, haciendo trabajar en el régimen de “factura”, privando además de otros beneficios sociales y derechos laborales a los trabajadores.

Oponerse al uso de los fondos jubilatorios y a las reformas contrarias a los intereses obreros que se pretende realizar con la Ley de Superintendencia, es una tarea vital para las organizaciones sindicales y para las trabajadoras y trabajadores en general. En esa disputa se juega nuestro futuro, la posibilidad de tener una vejez digna, con acceso a una pensión adecuada y atención eficiente en salud o pasar más años trabajando para acabar con pensiones de hambre y atenciones cada vez más deficitarias.

*Secretario de Organización del Sindicato de Periodistas (SPP)

Comentarios