¿Quiénes son los dueños del Centro Histórico de Asunción?

No hay comentarios

Tras la consulta de más de 4.800 cuentas corrientes en la base de datos del Servicio Nacional de Catastro, en este artículo te contamos quiénes son los cinco principales propietarios de inmuebles en el Centro Histórico de Asunción.

Por Paulo César López

En las entregas anteriores hemos ofrecido una panorámica sobre las razones del despoblamiento del Centro Histórico de Asunción (CHA) así como algunas medidas que podrían ser tomadas para revertir esta tendencia. Tras conversar con arquitectos, urbanistas y concejales, hemos identificado entre las principales causas de la problemática la especulación inmobiliaria, la falta de una política fiscal que incentive la conservación del patrimonio histórico y castigue los inmuebles ociosos, la debilidad del Estado para hacer cumplir las normativas y los litigios legales pendientes en materia de sucesión. Además de ello, las propias entidades públicas, como el Instituto de Previsión Social (IPS), contribuyen al paisaje de los inmuebles desocupados y derruidos o que son subutilizados como estacionamiento.

Entre las multiplicidad de causas, las fuentes consultadas coincidieron en poner en primer lugar la especulación inmobiliaria. Es decir, los pocos propietarios que concentran inmuebles en el centro están aguardando que estos aumenten de valor –fundamentalmente bajo el impulso de inversiones públicas– o que los edificios patrimoniales terminen por derrumbarse para disponer de los terrenos sin las regulaciones que protegen el patrimonio histórico.

Pero antes de avanzar delimitemos el área de la cual nos ocuparemos. El CHA se extiende al Norte hasta la avenida Costanera, al Este hasta el Parque Caballero y las calles Artigas y Brasil, al Sur hasta las calles Fulgencio R. Moreno y Humaitá, y al Oeste hasta la calle Don Bosco y su trayecto hasta la Bahía de Asunción. Este perímetro comprende unas 300 hectáreas.

Tras la consulta de más de 4.800 cuentas corrientes en la base de datos del Servicio Nacional de Catastro, hemos hallado que los cinco principales propietarios son la familia Sabe, Aldo Zuccolillo, el Instituto de Previsión Social (IPS), la familia Saba y la familia Bendlin.

No obstante, es preciso advertir que numerosas cuentas catastrales fueron actualizadas hace más de diez años, en otros casos no consta la última fecha de actualización o no están consignados los nombres de los propietarios. Esto, a su vez, demuestra el total descontrol del mercado de los bienes inmuebles en la capital. Sin embargo, a pesar de la falta de números exactos, consideramos que podemos dar cuenta del contexto general y de quiénes son los principales propietarios del centro, pues esta zona se caracteriza por la falta de dinamismo y la constante disminución de sus habitantes.

Es decir, en el transcurso de los años la cantidad de propietarios y habitantes en el centro histórico no ha aumentado, sino todo lo contrario. En el año 2002, el censo de la Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos (DGEEC) registró 31.746 personas habitando en el CHA. Una década después, la medición de la misma oficina estatal arrojó que esta población disminuyó a 22.017 personas. De estas, 10.761 personas viven en el barrio de la Chacarita, cuyo territorio sería catastrado recién en este 2017.

Los cinco principales

1. El primer lugar de la lista –en la que hemos priorizado la cantidad de inmuebles por sobre la superficie– está ocupado por la familia Sabe, propietaria de Sabe SAC y Sabe Hermanos SA, firmas dedicadas al rubro de la construcción, importación y mercado inmobiliario. Estas empresas acumulan 47 inmuebles, que suman en total 26.393 m² de superficie. Si a esto agregamos las propiedades que están registradas a nombre de distintos integrantes de la familia Sabe, se añaden otros 46 inmuebles y 18.773 m².

En el portal de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP) figuran como representantes de Sabe SAC Rodolfo Sabe Tuma, Juan Alfredo Sabe Bittar y Juan Antonio Sabe Bittar. Además de sus inmuebles, la empresa es proveedora del Estado y ha sido adjudicada para servicios de ceremonial, gastronómicos y funerarios para la Cámara de Senadores, la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) y el Ministerio de Relaciones Exteriores (MRE). En 2012 la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac) pagó al Sabe Center Hotel la suma de G. 5.015.000 para el alquiler de un salón de eventos. (En esta ocasión nos circunscribiremos a adjudicaciones relativas a bienes inmuebles).

Por su parte, desde 2010 al 2015, según la DNCP, Sabe Hermanos SA, representada por Ramón Alfonso Cazzola Martínez, firmó seis contratos con el Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert) en concepto de alquiler de locales en la capital y varias agencias del interior por un total de G. 303.401.000.

A pesar de ser una importante proveedora del Estado y titular de numerosos inmuebles, Sabe SAC no tiene página web con información institucional y cuenta apenas con una fanpage de una importadora de tejidos.

A pesar de ser proveedoras del Estado y titular de numerosos inmuebles, Sabe SAC y Sabe Hermanos SA no tienen página web con información institucional y cuentan apenas con una fanpage de su importadora de tejidos.

2. Sin dejar de tener una cantidad importante de propiedades, un total de 19 inmuebles, el centro ha dejado de ser prioridad para Aldo Zuccolillo, quien se ha enfocado en la zona de Villa Mora, el eje corporativo de Santa Teresa y numerosos loteamientos en ciudades del departamento Central. Zuccolillo acumula en el CHA 15.476 m² a nombre de diversas empresas como Inmobiliaria del Este, Banco Atlas, Constructora Atlas, Pety SA, Mercurio SRL y Editorial Azeta, que edita el diario ABC Color.

3. El tercer lugar es ocupado por el Instituto de Previsión Social (IPS), que tiene 16 inmuebles que ocupan una superficie de 16.159 m². Muchas de estas propiedades no cumplen funciones relacionadas al seguro social y están abandonadas o arrendadas a operadores de estacionamientos.

4. El cuarto en la lista es la firma Elías Saba SA Inmobiliaria, de Gustavo Saba. La empresa debe su nombre a Elías Saba, fundador y padre del actual propietario del grupo. Al extinto empresario se le atribuyen vínculos con la dictadura de Alfredo Stroessner. Sin embargo, sus descendientes han negado que el fundador del grupo se haya enriquecido gracias a los negocios con Stroessner, pero mantienen hasta la actualidad los contratos con el Estado.

La inmobiliaria es titular de 16 propiedades en el CHA, que suman 12.302 m². Otras dos propiedades figuran a nombre de integrantes de la familia Saba con una superficie de 1.307 m2. La firma alquila al Estado varios inmuebles. Uno de sus mayores clientes es el propio órgano recaudador del Estado, el Ministerio de Hacienda. El portal de la DNCP registra que desde 2010 la inmobiliaria ha firmado con el fisco seis contratos de alquiler por un total de G. 813.180.000. Entre los inmuebles que el Estado alquila de Elías Inmobiliaria se destaca la sede de la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET), ubicada en la esquina de las calles Iturbe y Eligio Ayala. Este edificio es una réplica de La Scala de Milán y es conocido como el Teatro de los López, puesto que su construcción fue iniciada durante la presidencia de Carlos Antonio López. Además, Elías Inmobiliaria alquila oficinas al Ministerio de la Mujer, a la Dirección de Migraciones y al Congreso Nacional totalizando contratos por un monto de G. 1.176.081.570.

El conocido como Teatro de los López, donde funciona la SET, es propiedad de la Inmobiliaria Elías Saba SA.

El edificio conocido como Teatro de los López, donde funciona la SET, es propiedad de la Inmobiliaria Elías Saba SA. Foto: SET

5. En el último lugar de nuestra lista figura la familia Bendlin, propietaria de la importadora de automóviles de lujo Perfecta SA y que incluso fue involucrada en el tráfico ilegal de armas. Esta tiene 12 inmuebles en el centro que abarcan 4.056 m2. Cabe recordar además que durante la dictadura de Alfredo Stroessner el empresario Enrique Bendlin adquirió 4.499 hectáreas de tierras fiscales en el departamento de Canindeyú, sin ser sujeto de la reforma agraria, a cambio de una avioneta. Al momento de realizarse la transacción, en 1969, la aeronave fue tasada en G. 3 millones, al igual que las tierras. Sin embargo, la operación es rechazada por la Organización de Lucha por la Tierra (OLT), que ocupó la finca en 2012 denunciando el proceso como fraudulento y reclamando que las tierras sean destinadas a la reforma agraria.

Finalmente, durante el relevamiento nos hemos encontrado con la sorpresiva ausencia del grupo Mendelzon-Varzán entre los primeros lugares. De acuerdo a las versiones, este es dueño de la mitad de las casas del microcentro. En cambio, Aníbal Miranda, en su “Dossier Paraguay. Los dueños de las grandes fortunas”, señala que estas afirmaciones encierran “algo de exageración”. Entre los inmuebles de los propietarios de Unicentro y otros centros comerciales se encuentra el abandonado edificio del ex Cine Victoria. En parte esta ausencia puede explicarse por el subregistro en la base de datos de Catastro, que no proporciona los nombres de los titulares de numerosas cuentas corrientes.

Foto de portada: Juanjo Ivaldi Zaldívar

NOTAS RELACIONADAS

¿Por qué los propietarios dejan caer sus inmuebles en el Centro Histórico de Asunción?

¿Qué hacer para que la gente vuelva a vivir en el Centro Histórico de Asunción?

 

Comentarios

In : Destacados