Proponen aumentar impuestos a soja y tabacaleras para financiar crisis de pequeña agricultura campesina

No hay comentarios

 

Los senadores del Frente Guasu (FG)se manifestaron a favor de “enfrentar la grosera injusticia tributaria para abordar la grave crisis que afecta a los pequeños productores campesinos”, indicando que allí tendrá foco la agenda político legislativa del Frente, tal como lo demostraran desde el inicio de este periodo parlamentario.

Los grandes empresarios de la producción y exportación de soja en grano y las empresas tabacaleras -cuyo primer productor es el propio presidente Horacio Cartes-, generan miles de millones de dólares anualmente; en el caso de la soja, su aporte al fisco es insignificante, y más aun: sus productores reciben subsidio.

Para enfrentar esta injusticia tributaria, presentaron el proyecto de ley que aumenta el impuesto al tabaco “rubro que cuenta con la carga impositiva más baja de nuestra región”. De ser aprobado, éste pasaría del 16% al 30%, una cifra aún mucho menor que el promedio regional, y que significaría el ingreso de más de 70 millones de dólares anuales.

Esperanza Martínez y Carlos Filizzola, en conferencia de prensa realizada ayer en el Senado, hicieron de voceros de la bancada del FG que propuso a su vez avanzar en el impuesto a la exportación de soja “que significaría el ingreso de alrededor de 180 millones de dólares anuales, que pueden ser destinados a la promoción de la agricultura familiar campesina, la inversión social para paliar la grave carencia en sectores como salud y educación, en zonas claves como son las rurales, y que ostentan los números más altos de pobreza y de donde provienen las hortalizas y alimentos que consumimos diariamente, y que cada día que pasa, aumenta su importación y su encarecimiento, afectando el costo de la canasta básica familiar”, indicaron.

Ambos legisladores del FG también pidieron revisar la ejecución presupuestaria en “un examen exhaustivo de toda la ejecución presupuestaria y financiera de este gobierno que incluye la emisión de bonos multimillonarios de deuda”. En ese marco calificaron de “absurdo” a las declaraciones de la Ministra de Hacienda, Lea Giménez, donde alegaba no disponer de recursos para implementar la ley de rehabilitación financiera para los pequeños productores campesinos.

En la presentación de ayer hicieron notar que “esta situación es producto de las políticas fallidas desde el Ministerio de Agricultura y del modelo de Estado que provoca el desarraigo de los compatriotas y la extranjerización de nuestro territorio”, apuntaron.

Explicaron que “la grosera injusticia tributaria que persiste en el Paraguay, hace que el funcionamiento de nuestro estado se sostenga sobre las espaldas de aquellos compatriotas que menos tienen y en contrapartida, privilegia a aquellos grupos económicos que concentran la mayor riqueza y que realizan aportes minúsculos al fisco, y que incluso están siendo subsidiados en muchos casos, como por ejemplo con la multimillonaria devolución de créditos fiscales a los empresarios sojeros”, señalaron en un pronunciamiento.

Expusieron a su vez “la grave situación que sufre la agricultura familiar campesina y que afecta a miles de familias campesinas en el marco de un modelo de producción económica que estimula la agroexportación empresarial y que genera un dramático fenómeno de descampesinización, un éxodo de compatriotas que al no contar con políticas de estado que contemplen su subsistencia, pasan no sólo a engrosar los cinturones urbanos de pobreza de nuestro país, sino también de los países vecinos”.

Consideraron que “el actual gobierno de Horacio Cartes no sólo no ha trabajado en una política de cambio, sino que ha profundizado este modelo de exclusión que hoy se materializa en los datos estadísticos que grafican de manera explícita el aumento de la pobreza, la extrema pobreza, la pobreza rural y la desigualdad social”.

Señalaron entonces que “junto a otros miles de compatriotas tenemos la firme convicción de que el desarrollo sólo es posible en un país que incluya a los 7 millones de paraguayas y paraguayos” para finalmente dedicarle un párrafo a los gremios empresariales: “En el mismo sentido lamentamos también la mezquindad de algunos potentados grupos económicos, varios de los cuales han recibido o reciben subsidios en diferentes modalidades, y que hoy exigen que estos compatriotas no sean asistidos, incluso ante la situación climática que agrava la ya precaria realidad en la que subsisten”.

Comentarios