Presidente turco pretende reinstalar pena de muerte convocando a referéndum

No hay comentarios

La oposición denunció fraude y pide la anulación del referendo que aprueba una enmienda constitucional que otorga amplias atribuciones al presidente Recep Tayyip Erdogan.

Tras su victoria en un referéndum que aumenta sus facultades y podría ampliar la duración de su mandato hasta el 2029, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, dijo el domingo que el próximo paso sería llamar a otra consulta popular con el fin de reinstalar la pena de muerte en el país eurásico, informó la cadena rusa de noticias en inglés RT News.

En este sentido, Erdogan señaló que si el Parlamento aprueba una ley para reinstalar la pena de muerte la promulgaría de manera inmediata. Sin embargo, si esta ley no es aprobada aseguró que llamaría a otro referéndum para concretar su iniciativa.

“Si una ley del Parlamento llega a mí, lo voy a aprobar. Pero si esto no es aprobado por el Parlamento, ¿qué debemos hacer? Entonces deberemos convocar a otro referéndum para ello”, expresó Erdogan.

De esta manera, el mandatario estaría renunciado de manera definitiva a sus intenciones de que Turquía sea aceptado como miembro de la Unión Europea y pondría fin a las dilatadas negociaciones, que se complicaron aún más luego de la “desproporcionada represión”, según diplomáticos europeos, desatada contra opositores luego del fallido golpe de Estado de julio de 2016. En efecto, el objetivo es castigar con la pena capital a las personas que habrían estado involucradas en el movimiento que intentó derrocar a Erdogan.

El reporte añade que con la mayoría de los votos computados se dio un ajustado triunfo del Si –51% (unos 25 millones de votos) contra 49% del No– para realizar una enmienda constitucional que otorga poderes parlamentarios al presidente y abre la posibilidad de que la duración de su mandato se extienda hasta el 2029. Los resultados definitivos serían dados a conocer dentro de diez días.

Algunos de los cambios de la enmienda constitucional habilitan al presidente a gobernar por decreto, declarar el Estado de excepción sin acuerdo del Parlamento, nombrar ministros y jueces, disolver el Parlamento y abolir la figura del primer ministro, con lo cual podría permanecer en el poder hasta el año 2029.

Erdogan sostiene que el sistema parlamentarista es una traba a la buena gestión gubernamental, pues pone en contra al presidente y al primer ministro. Asimismo, indicó que con las reformas tendría las herramientas para poner en orden el país luego del intento de golpe.

Denuncias de fraude

Por su parte, la oposición denunció fraude durante las votaciones y solicitó que los resultados sean anulados a fin de convocar a otro referendo. Algunas de las irregularidades denunciadas fueron la existencia de papeletas sin los sellos oficiales que fueron validados en el conteo, la falta de privacidad de los votantes al momento de sufragar y que en algunos centros el escrutinio se realizó de manera secreta sin participación de representantes de la oposición.

Erdal Aksunger, del Partido Republicano el Pueblo, declaró que han detectado al menos 2.500.000 papeletas en situación irregular y añadió que entre el 37 y 60% de los votos debían ser sometidos a un nuevo conteo. El partido opositor también denunció la intención del gobernante de instalar un régimen unipersonal.

Foto: Anadolu Agency

Comentarios