¿Porque la gente sigue queriendo a Lugo?

No hay comentarios

Por Ramón Duarte

Así como es claro y contundente que la Constitución lo inhabilita a ser re-electo en la presidencia de la República, también es indiscutible que la mayoría de la gente de este país quiere que repita el mandato presidencial. Cuáles son las razones.

Lo que dice la Constitución Nacional sobre la reelección, en su artículo 229, de la duración del mandato no deja márgenes de duda, salvo que se acepte la interpretación que cada lector haga de acuerdo a su interés.

“El Presidente de la República y el Vicepresidente durarán cinco años improrrogables en el ejercicio de sus funciones, a contar desde el quince de agosto siguiente a las elecciones. No podrán ser reelectos en ningún caso. El Vicepresidente sólo podrá ser electo Presidente para el período posterior, si hubiese cesado en su cargo seis meses antes de los comicios generales. Quien haya ejercido la presidencia por más de doce meses no podrá ser electo Vicepresidente de la República”, dice literalmente el texto constitucional.

Sin embargo, a la gente común de este país, la que anda a pie o en auto por las calles del país, poco le importa lo que dice la Constitución. Quiere que el excura y presidente de la República del 2008 al 2012, Fernando Lugo, vuelva a la presidencia.

En marzo del 2015, el director de la empresa de medición de intención de votos First, Análisis y Estudios, Francisco Capli, difundía por los medios del país la novedad de que el exobispo de San Pedro -como resultado de una encuesta que él dirigió- aparecía con una popularidad del 60%, más alta incluso de la que tenía cuando fue echado de la Presidencia: 44%.

A aquel primer guarismo siguieron otros resultados de encuestas difundidos que solo confirmaban, o aumentaban, el nivel de popularidad de Lugo.

¿Porqué?

Un sondeo karape que realicé entre personas de mi entorno personal, laboral y familiar, me arrojó como resultado algunas respuestas comunes, las que tal vez sean apenas indicadores del porqué. De aquellas respuestas, cito escuetamente las cuatro más comunes:

Con Lugo se vivía mejor. Durante el gobierno de Lugo había más trabajo, había mucho movimiento de dinero entre la gente y los precios de las cosas (comida, pasaje, educación y salud) eran más bajos.

Había más salud. Los hospitales públicos y el IPS daban remedios gratis y la atención era mucho más eficiente que ahora: las consultas eran rápidas, la atención médica era en todo momento y se pagaba casi nada.

Había más seguridad. Durante aquellos años, había menos asaltos y robos por las calles; se podía salir de la casa con menos miedo comparado con ahora.

Había más ayuda económica del Estado. El Estado, a través del Poder Ejecutivo de entonces, ayudaba más a la gente con pensiones, transferencia de dinero condicionado, viviendas y alimentos.

Comentarios

In : Política