Por carne, Paraguay se abstuvo de reconocer derechos al pueblo palestino

205 Views No hay comentarios

En octubre Israel reanudó la exportación de carne paraguaya, y es uno de los que mejor paga. La votación paraguaya en la ONU marca un drástico giro diplomático teniendo en cuenta que en el 2011 había reconocido oficialmente a Palestina. Ya en 1947 Paraguay había tenido un triste papel aprobando la resolución que despojó de gran parte de su territorio a los palestinos, para la creación del Estado de Israel. 

Se exportó por casi 1000 millones de dólares en 2010.

Carne, uno de los fuertes argumentos diplomáticos del gobierno franquista.

La Asamblea General de la ONU reconoció este 29 de noviembre a Palestina como Estado observador no miembro de las Naciones Unidas en una resolución adoptada con 138 votos a favor, 41 abstenciones y nueve votos en contra.

Los palestinos necesitaban una mayoría simple de 97 votos favorables para aprobar su solicitud en la Asamblea de 193 miembros.

Los nueve votos en contra fueron de Israel, Estados Unidos, Canadá, Panamá, República Checa, Islas Marshall, Micronesia, Nauru y Palau.

Por su parte, Paraguay estuvo entre los que se abstuvieron. Esto marca el posicionamiento respecto a este tema del actual gobierno impuesto tras un golpe parlamentario perpetrado en junio de este año. En 2011, Paraguay, durante el gobierno de Fernando Lugo reconoció oficialmente a Palestina como Estado. Esta votación marco un nuevo giro diplomático.

Los intereses del poder económico aliado al gobierno de Franco primaron. En octubre pasado Israel reanudó la importación de carne paraguaya. Esta se había interrumpido debido a que los rabinos que supervisaban la faena de los animales viajaron a su país. Con su regreso se reanuda el envío de la proteína roja que en este caso implica un previo trabajo que consiste en el sacrificio del animal en cumplimiento del rito kosher, que reduzca al mínimo el estrés del bovino, también se tiene en cuenta un sangrado adecuado en el proceso y otros factores condicionantes para que el producto sea aprobado por los sionistas.

Frigorífico Concepción, Frigochaco y Frigomerc son las empresas que están habilitadas para la exportación de carne a Israel, que es uno de los mercados que paga uno de los mejores precios. En el 2011 llegó a pagar  6.181 dólares por tonelada, según la Asociación Rural del Paraguay (ARP).

Palestina, una nación sin ejército profesional, vive una permanente ocupación bajo el hostigamiento permanente del quinto ejército más grande del planeta.

Los empresarios de origen judio tienen también un importante peso en este gobierno. También en octubre, Federico Franco ofreció al empresario Max Haber, titular del Centro de Exportadores y cónsul honorario de Israel en Paraguay, el puesto de embajador paraguayo en el país de Oriente medio.

Paraguay ya tuvo un triste desempeño en 1947, apoyando la resolución que creó el Estado de Israel en las Naciones Unidas, despojando a los palestinos de gran parte de su territorio.

A principios del Siglo XX, el movimiento político nacionalista denominado Sionismo, utilizando argumentos religiosos (la tierra prometida, el pueblo elegido por Dios) promovió la colonización masiva del territorio Palestino por parte de judíos europeos principalmente. Palestina integraba el imperio Turco Otomano hasta la primera Guerra Mundial, para pasar a manos del mandato inglés posteriormente. Los sionistas inauguraron las acciones terroristas en Oriente medio, promoviendo atentados para atemorizar a la población nativa y presionar a los ingleses para que permitieran la creación de un Estado judío.

Con el peso del holocausto Nazi a sus espaldas, los países occidentales aprobaron la creación del Estado de Israel, dando pie al conflicto de Oriente medio y la tragedia palestina. Esto daría inicio a las guerras árabe israelíes, en las cuales los sionistas extenderían su territorio incluso excediendo al establecido por la partición de las Naciones Unidas. En la que los israelíes denominan guerra de “independencia”, fueron borrados del mapa pueblos palestinos enteros generando el problema de los refugiados. Algunos pueblos fueron masacrados, como el caso de Deir Yassim, como parte de la guerra psicológica que instaba a los nativos a abandonar sus hogares.

Ese 15 de mayo en que recuerdan la “independencia” los israelíes, los palestinos recuerdan la Nakba, el día del éxodo. Hasta hoy, los antiguos desplazados y sus descendientes siguen portando las simbólicas llaves de las casas de donde fueron expulsados.

 

 

 

 
 

Deja un Comentario

Tu email no sera publicado. Los campos marcados (son requeridos)