Oscurantismo en la UCA: Expulsan a Dante Leguizamón por postear en FB a favor de la legalización del aborto

No hay comentarios

El consejero del Mecanismo de Prevención de la Tortura, Dante Leguizamón, fue expulsado de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica de Asunción por haber posteado en Facebook, un gráfico a favor de la legalización del aborto.

Así lo explicó el damnificado: «Hace más de un año, la Facultad de Derecho de la Universidad Católica inicio un “procedimiento” donde se me solicitó una explicación por una publicación realizada en una de mis redes sociales, hoy (12/4/2019) no me dejaron entrar a dar clases en la cátedra de Derechos Humanos porque no me habían renovado el nombramiento como docente.
Desde el 2016, a invitación de Soledad Villagra, colaboro con ella en varias cátedras de DDHH de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica, inclusive en su momento fui tutor del equipo de la competencia interuniversitaria “Moot court de Juicios Orales con énfasis en DDHH.
Hoy cuando me presento para dar las lecciones que me corresponden, me anuncian que no puedo ingresar al aula porque no me nombraron para ser docente este año.
En marzo de 2018, el Decano de la Facultad me envió una atenta nota –que adjunto- solicitando le conteste un “traslado” en el plazo de 3 días sobre una publicación que compartí en el Facebook haciéndome recordar sobre algunos artículos del reglamento de la Universidad.
La publicación se refería textualmente a educación sexual, uso de anticonceptivos y legalización del aborto.
Resumiendo el contenido de mi descargo… le consulté al decano y al consejo directivo de la Facultad que tipo de procedimiento me estaban siguiendo para poder ejercer mi defensa. También manifesté que no sabía de qué exactamente se trataba la acusación por la falta de información de la nota remitida.
Por otro lado, cuestioné que se me inicie un “procedimiento” por un posteo en Facebook -espacio virtual que comparto solo con las personas que elijo-, además de las afectaciones a mi derecho a la libre expresión, más todavía cuando esas expresiones nada tienen que ver con mi labor como docente de la facultad.
Finalmente aclaré que mis expresiones se referían a derechos que deben ser reconocidos a las mujeres y que es un despropósito que la facultad cercene a sus estudiantes la posibilidad de debatir y conocer los alcances de las- discusiones y posicionamientos internacionales en materia de derechos sexuales y reproductivos, educación sexual, el uso de anticonceptivos y la legalización del aborto.
Esta nota jamás fue contestada, nunca me informaron formal o informalmente sobre la decisión y sus argumentos o alguna determinación que hayan tomado.
Lo cuestionable de la situación no es si me dejaron o no entrar a dar clases, es el comportamiento de las autoridades, alejado del respeto de los derechos que teóricamente debe enseñarse en esa casa de estudios.
Si la institución se comporta de esta manera, claramente no tengo ningún interés en continuar formando parte de la misma. Enseño porque disfruto de ese proceso que permite generar en lxs estudiantes ganas de aprender y sobre todo de cuestionar los paradigmas que se imponen como verdades absolutas.
Eso si, esto confirma que las autoridades de la Universidad Católica y de la Facultad de Derecho son sumamente coherentes en todas sus últimas acciones», consideró.

Comentarios