Le pidieron a Zuccolillo que resguarde a sus corresponsales, pero no hizo nada

No hay comentarios
Parte de la nota del SPP remitida al director de Abc Color en abril pasado.

Parte de la nota del SPP remitida al director de Abc Color en abril pasado.

El 7 de abril de este año, el Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP) remitió una nota al director y propietario del diario Abc Color, Aldo Zuccolillo, solicitando resguardar la integridad física de los periodistas en zonas de cobertura riesgosa, como el departamento de Canindeyú y otros.

El SPP le expresó la “profunda preocupación” por la “salud, la vida misma de muchos compañeros, afiliados o no, que desarrollan sus actividades en el interior de la República”, en zonas de influencia del EPP, tanto en los departamentos de Concepción, Amambay y otras zonas riesgosas como Itapúa, San Pedro, Alto Paraná, Canindeyú, o en la misma zona central. Pidieron proteccción para los que estaban realizando coberturas de actividades Altamente Riesgosas, en la búsqueda de criminales “comunes o narcotraficantes”.

El gremio solicitó “resguardar la integridad físico de los compañeros, tanto para el presente como para el futuro».

En dicho sentido, solicitaron el cumplimiento de varios de los artículos del Contrato Colectivo de los periodistas, que hacen referencia a la seguridad, tales como el Artículo 38 que exige a las empresas periodísticas establecer pólizas de seguro que cubran el riesgo de muerte o incapacidad permanente, para periodistas en misión de trabajo. También los referentes a que deben proveer vestimentas especiales para los que están en zonas de coberturas de riesgo, así como capacitaciones en materia de seguridad.

“No existe ninguna duda de la responsabilidad empresarial en esta cuestión, debiendo ser prioritario abordar este planteamiento, en el menor tiempo posible, a los efectos de darle una salida contractual y legal”, señala en otra parte la nota.

Pasaron más de 6 meses, y propietario del medio, Aldo Zuccolillo no tomó las medidas solicitadas.

A las 14:20 horas del pasado 16 de octubre, Pablo Medina fue asesinado junto a su asistente Antonia Almada. Todos los indicios apuntan a la mafia del narcotráfico.

Por su trabajo periodístico, Medina vivía bajo amenazas, razón por la cual estuvo por un tiempo con custodia policial.

Los empleadores de Medina se dieron por enterados de su situación de resguardo recién en una conferencia de prensa (17/10) del comandante de la policía Francisco Alvarenga, quien admitió que le quitaron la custodia policial en setiembre de 2013. Argumentó que le sacaron para “reorganizarse”, y que posteriormente no obtuvieron orden judicial para restablecerle la custodia.

Aldo Zuccolillo ni sabía que su periodista estaba sin custodia hace más de un año.

Otra de las páginas de la nota dirigida a Zuccolillo.

Otra de las páginas de la nota dirigida a Zuccolillo.

Comentarios