Lágrimas, excusas y promesas en discurso presidencial en el Congreso

No hay comentarios

Asunción. (Tiempo Central). https://tiempocentral.com.py

Fue la segunda vez que se recuerde que Mario Abdo Benítez llora en público. La primera, fue el 16 de agosto de 2006 en Brasilia, en el funeral del dictador Alfredo Stroessner, el jefe de toda la vida de su papá. En aquel entonces, Abdo Benítez estaba iniciándose en la vida política y no imaginaba seguramente que la suerte y la dinámica colorada lo pondrían en el Palacio de López.

Hoy, casi en el final de su discurso de una hora y quince minutos en el inicio de un nuevo período de sesiones del Congreso, Abdo Benítez volvió a quebrarse; esta vez, cuando hacía referencia a lo que definió como “la industria del secuestro” y el fallo de la CIDH contra los políticos de izquierda refugiados en Brasil, Juan Arrom y Anuncio Martí, que su gobierno considera un “hito histórico” de la diplomacia paraguaya.

“Maria Edith (Bordón) tu fortaleza nos ha inspirado a seguir esta lucha”, dijo entre lágrimas el jefe de Estado, interrumpiendo por unos segundos su alocución para enjugarse los ojos.

El lapsus surtió efecto (¿buscado?) y enseguida se hicieron oír los aplausos del pleno. Fue, por así decirlo, la “nota emotiva” de un informe de gestión que evitó cualquier referencia a dato alguno que pudiera empañar un listado de acciones gubernamentales desconectadas de la dramática realidad socio económica que vive el país, con pobres expectativas de crecimiento, precarización, desempleo, aumento de la pobreza y represión de las protestas sociales.

Abdo Benítez hizo como si estuviera todavía en el programa de su amigo Gemavi y se despachó con un relato pletórico de obras, inversiones y promesas de bienestar y desarrollo futuros.

Hendy la crisis

En materia económica se desmarcó de cualquier responsabilidad culpando de una crisis que se siente cada vez más en los bolsillos de las capas medias y bajas de la población a “la cuestión climática, la situación en Argentina y Brasil, la incertidumbre”.

“Formamos parte de una realidad internacional, el conflicto entre Estados Unidos y China repercutió en los precios de la soja y la carne; el clima hizo bajar la productividad de la soja, de 3,500 kilos a 1.200 kilos”, explicó.

Dijo que su gobierno ha “tomado medidas para minimizar estos efectos negativos, con una inversión global de 1.500 millones de dólares” para el desarrollo de infraestructura pública, apoyo a la producción y el comercio, protección social y transferencias para la agricultura familiar campesina.

Defendió en tal sentido la reforma tributaria recientemente aprobada en el Congreso, que popularmente se conoce como “impuestazo”, argumentando que “nos permitirá medir con mayor exactitud la capacidad contributiva de los distintos sectores de la sociedad”.

Aseguró que su gobierno está empeñado en mejorar la “calidad del gasto público”, con “propuestas a corto, mediano y largo plazo para hacer nuestro gasto más austero y eficiente”, aunque no detalló ninguna de ellas.

Educación y salud

En materia de educación, aseguró que su gobierno está llevando a cabo una “verdadera transformación educativa”.

Destacó la extensión de la jornada escolar para 30.500 estudiantes, la entrega del “100 por ciento de los kits escolares”, y la instalación de aulas prefabricadas en 100 escuelas del país para mitigar “el atraso en infraestructura”.

En lo que hace a Salud, hizo un recuento similar. Reconoció tangencialmente carencias en materia de insumos y medicamentos, pero afirmó que están trabajando en “la incorporación de tecnología para garantizar stock y que los medicamentos lleguen a la gente”.

Aseguró que a fines de 2019 habrá 100 USF en funcionamiento y 94 camas más de Terapia Intensiva en todo el país. “No descansaremos para ir cumpliendo con estas deudas estructurales que tenemos”, prometió.

Más Internet

Abdo Benítez le dedicó buena parte de su alocución a la “creación de la red nacional de fibra óptica”, proyecto en que “estamos trabajando para desarrollar una internet de alta velocidad que acorte la brecha digital que tenemos”. “Queremos conectar a los no conectados”, afirmó.

Dijo que disponen de un presupuesto de 130 millones de dólares del BID para “este plan de gobierno digital”.

La descripción sonó a ciencia ficción. Habló de “cables submarinos en el (Océano) Pacífico para conectar con Bolivia y Perú”, y un “tendido de fibra óptica bajo el río Paraguay hasta Las Toninas, en Argentina”.

Logros y anuncios

En materia de logros, mencionó la “lucha frontal” contra el narcotráfico y el crimen organizado, citando los operativos Berilo y Polaris; y el operativo Brillante, llevado a cabo en el Detave, como parte de sus acciones contra la corrupción en el Estado.

Habló de los nuevos puentes acordados con Brasil, y de la nueva ruta Transchaco, que harán que “Paraguay pase de ser un país sin litoral, a ser un conector de dos océanos”.

Anunció la duplicación de las rutas 3 y 7, el inicio de las obras del puente Asunción– Chaco´í en 2020, la modernización del aeropuerto Silvio Pettirossi con 188 millones de dólares de fondos propios de la Dinac, y una inversión de 1.400 millones de dólares en el sistema eléctrico nacional de aquí al final de su mandato.

Sobre el cierre, y después de secarse las lágrimas por los secuestros, el presidente afirmó que desea que lo recuerden “por haber estimulado el cambio de nuestra cultura política”.

Comentarios