Forense de la FTC soporta denuncia de mala praxis

No hay comentarios

Eliana Isabel Pereira Cantero, madre de un bebe que murió durante una intervención quirúrgica, exige el cambio de los integrantes de la Junta Medica que determinará si el médico Sixto Barrios incurrió o no en mala praxis.

De acuerdo al expediente, Pereira tuvo su bebe, el año pasado, en parto normal y luego de 45 días lo llevo para control post natal, de rutina. En esa ocasión, el Dr. Sixto Barrios diagnostico que el niño tenía una hernia por lo cual debía operarse de manera urgente dado el alto riesgo que supuestamente representaba. Posteriormente, el citado medico realizo la intervención quirúrgica durante la cual falleció la criatura.

El hecho investigado ocurrió el año pasado en Horqueta, departamento de Concepción. La afectada argumenta que no hay garantías de imparcialidad dada la existencia de vínculos laborales, comerciales e inclusive políticos entre los miembros de la Junta y el galeno denunciado.

En ese sentido, cabe destacar que los médicos que integran la junta, Roberto Barrios y Mario Urbieta Cuevas trabajan en la misma clínica que el denunciado e inclusive son socios comerciales en la administración del sanatorio San Antonio. Además prestan servicios a la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC).

36933358_2004628026236184_7969671912081063936_n

Roberto Barrios con Sixto Barrios fueron parte del mismo equipo político del Partido Colorado, del cual también formaba parte el ex intendente de Horqueta, el también médico, Arturo Urbieta, que es el hermano de Mario Urbieta Cuevas. A partir de vínculos preexistentes entre dos de los tres profesionales de la Junta y el denunciado, la objetividad y el rigor se encuentran comprometidos de antemano, sostiene la parte querellante.

La madre había exigido que se practique la autopsia correspondiente la cual determino que el bebé no tenia hernia alguna y que se trataba de un caso de mala praxis. El análisis fue realizado por un equipo médico del Hospital Regional de Concepción.

El caso toma aristas muy preocupantes cuando se considera que el profesional en cuestión, Sixto Barrios, ya afrontó un juicio anteriormente, acusado por tráfico de órganos, según denuncias periodísticas del 27 de febrero de 2012.

En esa oportunidad, una adolescente de 14 años fue operada de un quiste. La intervención fue realizada de manera gratuita, en la clínica San Antonio, en el mes de abril del año 2009. El problema es que surgieron complicaciones posteriores y los estudios revelaron que a la joven se le habría extirpado un riñón. Los familiares habían asegurado que no hubo autorización ni siquiera una comunicación previa para disponer del citado órgano. El proceso judicial aparentemente concluyó con un acuerdo económico.

En cuanto al caso del bebé, la denunciante se encuentra viviendo en un convento, en Asunción, como medida de seguridad. La misma lamenta que la justicia no se preocupe de integrar la junta con médicos creíbles que garanticen imparcialidad. Por esa razón, hizo un pedido formal de sustitución de todos los médicos de la Junta Médica, además que se cambie la carátula de la causa penal, de Homicidio Culposo accidental a Homicidio Doloso Eventual.

Por su parte, la Fiscalía no demuestra interés en la denuncia y hasta el momento no ha planteado ninguna acción para dilucidar el caso, denunció la actora. “Se desentiende completamente del tema”, dijo Francisco Huerta, presidente de la mesa de Derechos Humanos de Concepción. El citado organismo acompaña el proceso judicial y apoya el pedido de una Junta Medica imparcial para evaluar una denuncia tan grave como la realizada por la joven madre.

Para mayor información contactar con: Eliana Pereira (0984 336 806), fiscal Pablo René Zarate (0971 800 305), Francisco Huerta (0331 243 228, 0971 982 297), Roberto Barrios (Clínica San Antonio, de Horqueta)

Comentarios