Ex miembros de las Ligas Agrarias celebran “velorio colectivo”

No hay comentarios

Un grupo de ex miembros de las Ligas Agrarias Cristianas, líderes de organizaciones campesinas, obreras, mujeres combatientes de la década de los ’70 del siglo pasado, decidieron vivir sus propios velorios ahora, en vida, denominando la acción como un “Velorio colectivo de futuros difuntos”.

La actividad fue desarrollada en el domicilio de Gregorio Gómez (Pirulo), ubicada en la compañía Guada Kora de Villeta con la finalidad de recordar el proceso vivido durante la dictadura en Paraguay bajo gobierno del dictador Alfredo Stroessner, en particular la experiencia de las LAC.

“Recientemente murió Bernardo Torales, antes ya partieron Mauricio Alcaraz, Arnaldo Gutiérrez, Victoriano Centurión, entre otros tantos ex combatientes. Somos sobrevivientes de la Pascua Dolorosa, de San Isidro del Jejuy, de la Comunidad Acaray Mí, del Caso Caaguazú, entre otras causas”, comentaba Gregorio.

El próximo 2 y 3 de febrero conmemorarán los 30 años de la caída de la dictadura de Alfredo Stroessner y el inicio de la transición democrática.

Participaron Constantino Coronel, Gregorio Gómez, José Gil Ojeda, Arcadio flores, Emilio Barreto, Waldina Soto, Cristina Olazar, entre otros y otras que irán confirmando en el transcurrir de los días.

“Queremos rendirnos homenaje a nosotros mismos”

Así lo reseñò el periodista Oscar Rubén Cáceres Jiménez: “Para los organizadores de este encuentro no es muy difícil entender el sentido del encuentro que cualquiera podría considerar como una acción “macabra”. Son personas que durante toda la vida han vivido con intensidad, buscando y luchando por un vivir mejor, una vida plena, íntegra. Muchas hasta dieron sus vidas por sus ideales. Han sido las perseguidas por la dictadura, las que vivieron y sufrieron estos tiempos tan oscuros.

“Nos damos cuenta que nosotros vamos muriendo, vamos desapareciendo. Muchos desaparecen en el más profundo olvido. Otros siguen siendo combatientes, otros somos ex combatientes. Por eso haremos este velorio para festejar nuestra vida, para, de algún modo, rendir homenaje a nosotros mismos”, expresa Gregorio Gómez.

50074657_2132216403483184_3548305545330950144_n

Este es un hecho que genera muchas preguntas y curiosidades. Para algunos es una forma de vivir la vida, de reírse de sí mismos. Otros dicen que es una obra teatral. Sin embargo, para el poeta de Guasu Cora, Gregorio Gómez, se puede tomar desde distintos lados, pero es para ellos un momento “solemne, parte de la vida. De algún modo es anticiparnos a un eventual velorio en el cual nosotros, seguramente, no podremos participar personalmente ante la muerte individual de compañeras y compañeros”.

Tienen muy presentes las posibles y diversas interpretaciones que pueden surgir de este acto. Aunque para algunas personas constituya un evento complicado de entender, complejo, hasta inaceptable, “a nosotros nos gusta, no estamos presagiando nuestra muerte, no somos mal agüeros, no estamos apurando nuestra muerte. Sí, estamos seguros, con absoluta claridad, que en algún momento vamos a morir y que la vida nuestra se une a la muerte, de algún modo, pero nuestra vida también se une a una historia que escribimos nosotros, en nuestra lucha”.

Entre estas personas que, en verdad son combatientes, están quienes hasta hoy trabajan por el desarrollo cultural, aportando con pensamientos a través de sus escritos, o escribiendo poesías, como el caso de Gregorio Gómez; otros son filósofos, constituyen el “karaku” de nuestra vida social, en especial del ser y estar social crítico.

En nuestro velorio leeremos nuestras biografías, de las personas que participaron y participan en este Velorio colectivo. Son biografías muy breves que cuentan la vida nuestra; yo no leeré mi biografía, será otro compañero o compañera; así yo leeré la biografía de otros

El viernes, al día siguiente, daremos a conocer el contenido del manifiesto “sobre nuestro actuar, como sobre nuestras reflexiones acerca de la vida y los hechos que hemos protagonizado, en el velorio colectivo de los sobrevivientes de 70”, explica Gregorio, uno de los anfitriones”.

Comentarios