En memoria del pa’i Maciel

No hay comentarios
 Por Bernardo Neri Farina*
Una noche de febrero de 1975, una fuerza militar de 2.000 efectivos a cuyo mando estaba el teniente coronel José F. Grau, atacó la comunidad rural de San Isidro de Jejuí, en el Departamento de San Pedro). Dicha comunidad, centro de la coordinación de las Ligas Agrarias del norte, era para el régimen nada menos que “un campamento guerrillero” y fue salvajemente desmantelada por el ejército. En el ataque hirieron de bala al sacerdote Braulio Maciel, que servía en el asentamiento, y arrestaron a un obispo norteamericano, monseñor Roland Bordelon, que trabajaba para Cáritas. Otro norteamericano capturado ahí fue Kevin Cahalan, representante residente en el Paraguay de la Catholic Relief Service. Ambos sufrieron tratos inhumanos en prisión.
Los pobladores varones fueron apresados en su mayoría y traídos a Asunción, mientras las mujeres y los niños permanecieron durante varios días cercados por los soldados. Otro hecho que acentuó el terror fue el saqueo que llevaron a cabo las fuerzas militares en Jejuí. Desaparecieron 8 mil dólares que habían sido donados por Cáritas y se llevaron animales (15 vacas lecheras, 20 cerdos y 600 gallinas), frutos de la cosecha y hasta los enseres, herramientas, muebles y utensilios domésticos. Las casas fueron arrasadas y todos los labriegos expulsados. Tiempo después, el Instituto de Bienestar Rural vendió las tierras a otra gente. La experiencia comunitaria agrícola de Jejuí sucumbió destrozada.
Pocas semanas después, la barbarie hizo lo mismo con otras colonias: Acaray, en Alto Paraná, y Tuna, en Santa Rosa, Misiones. Tres pobladores de la primera murieron torturados en Investigaciones. En la segunda, varios misioneros españoles que enseñaban en la escuelita del lugar se vieron obligados a irse del país bajo un consabido cargo: comunistas.
Del libro del autor “El último supremo: la crónica de Alfredo Stroessner”
* Es presidente de la Sociedad de Escritores del Paraguay (SEP) y académico de número de la Academia Paraguaya de la Lengua Española.

Comentarios