En la búsqueda del original de “Yo el Supremo”

No hay comentarios

El cine made in Paraguay avanza. Bedoya, luego de dirigir de Luna de Cigarras, se impone la tarea de rodar una película de 90 minutos con una base argumental de eruditos. El largometraje sobre el manuscrito de Roa Bastos se basará en un guión del escritor Javier Viveros, que ganara el premio -con el guión mencionado- de la Fundación Augusto Roa Bastos. Este guión, además, se inspiró -aunque ya casi nada que de ello- en un cuento de Blas Brítez.

Acá, una entrevista con Javier.

-Javier, contanos en qué consiste el argumento de la película de Bedoya

El guion es una versión libre, modificada y extendida de un cuento del escritor Blas Brítez. Se trata de una alemana, máster en Literatura, que viene a Asunción tras la pista de los originales de la novela cumbre de Augusto Roa Bastos. Aparte de amante de las letras, ella es una coleccionista y el manuscrito se convierte en una obsesión. La acompaña el periodista Julio Santacruz y juntos vivirán mil peripecias tras los pasos del supremo manuscrito.

  -Tramas sobre manuscritos y originales son súper preciadas en varias obras literarias…

La presencia del manuscrito de la novela roabastiana vertebra el cuento en el que está inspirado el guion.

  -¿Cuál es el papel de Roa hombre y escritor en la obra.

Roa no aparece directamente como personaje, pero su nombre y obra permean las páginas del guion.

Javier Viveros, centro, con otros autores, en una exposición en Santiago, Chile.

Javier Viveros, centro, con otros autores, en una exposición en Santiago, Chile.

 -Una alemana llega a Asunción a buscar los manuscritos a la Chacarita ¿Por qué un aterrizaje tan brusco?

Ella ya había venido antes a Paraguay, allí había contactado con estudiosos de la obra roabastiana, porque su tesis de maestría se basó en un aspecto particular de la obra de nuestro Premio Cervantes. Ella viene a Paraguay a publicar su tesis, con apoyo de la Fundación “Roa Bastos”, pero su principal motivación es hacerse con los manuscritos de esa novela suprema.

-¿Por qué es importante encontrarlo?

Son los originales de “Yo, el supremo”. En el prólogo de “Mis reflexiones sobre el guion cinematográfico”, Roa afirma haber quemado esos manuscritos en Buenos Aires, por miedo a que los jerarcas de la dictadura argentina lo encontraran en su poder. A través de la llamada telefónica de un contacto, Hanna, la protagonista se entera de que el manuscrito existe y está en venta. Para ella es de suma importancia tener esos papeles, por lo que representan para una amante de la literatura y sobre todo para una coleccionista como es ella.

Comentarios

In : Cine