El Che cumple 91

No hay comentarios

Por Fernando Del Corro

El “Che” Guevara fue “el ser humano más completo de nuestra época”. Jean Paul Sartre.

El 14 de junio de 1928, en la ciudad de Rosario, nació Ernesto Guevara, más conocido como el “Che”, uno de las personalidades más importantes del Siglo XX a nivel mundial, recordado con admiración u odio pero no ignorado, sobre quién se han escrito numerosas libros y artículos, se han realizado filmaciones, se crearon museos, se han bautizado calles y hasta se lo ha tomado como referente para uno de los vinos más apreciados por su calidad.

Asesinado en La Higuera, Bolivia, el 9 de octubre de 1967 cuando solamente contaba con 39 años fue capaz en su paso por este mundo de labrar una leyenda que lo ha inmortalizado ubicándolo largamente por encima de la mayor parte de aquellos que se hicieron famosos en su momento incluyendo importantes jefes de estado y en algún caso, como el del ex presidente boliviano René Barrientos recordado como responsable del asesinato.

Su ejecución se llevó a cabo en forma clandestina por el ejército boliviano y la CIA tras haber sido capturado en circunstancias en que llevaba adelante la lucha armada en ese país del altiplano luego de haberlo hecho en el Congo cuando a partir de 1965 se retiró de su cargo en el gobierno cubano tras siete años de participación en el mismo como principal ladero del presidente Fidel Alejandro Castro.

Con éste había llegado a Cuba como parte de un grupo de 82 guerrilleros embarcados en el yate Granma en el que habían partido de México el 25 de noviembre de 1956 para dar inicio a la Revolución Cubana triunfante dos años después. Junto con ellos estuvieron Raúl Modesto Castro, hasta hace poco presidente de su país, Juan Almeida y el carismático Camilo Cienfuegos fallecido un año después de la victoria cuando el avión en el que viajaba desapareciera en el Mar Caribe.

Tras la victoria de la Revolución se desempeñó como presidente del Banco Central de Cuba entre el 26 de noviembre de 1959 y el 23 de febrero de 1961 cuando ya, desde el 11 de febrero del mismo 1961, había asumido como ministro de Industria, cargo que desempeñara hasta el primero de abril de 1965 cuando abandonara la burocracia estatal para salir a recorrer el mundo generando nuevas organizaciones guerrilleras, la última de las cuales le costó la vida.

Cabe señalar que el “Che”, apelado así por su uso de esta acostumbrada forma de conversación argentina, fue un gran impulsor de ese ministerio ya que consideraba necesario encarar el proceso de industrialización de Cuba, desarrollando una economía más amplia que no dependiese exclusivamente del monocultivo del azúcar y, por lo tanto gozar de más autonomía de su gran socia, la entonces Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas y del entonces también socialista bloque de países de Europa Oriental.

Mientras desempeñaba esos cargos promovió la creación de movimientos guerrilleros en diversos países de África, América Latina y Asia. En el caso de Latinoamérica se generaron fundamentalmente en la Argentina, Colombia, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Perú, Uruguay y Venezuela de los cuales, aunque bastante tiempo después, en Nicaragua llegó a la victoria el Frente Sandinista de Liberación actualmente en el gobierno de ese país centroamericano presidido por José Daniel Ortega.

Esa postura, que discrepaba con la postura de la URSS en pro de la coexistencia pacífica con los gobiernos pro imperialistas hizo que también se distanciase de los partidos comunistas latinoamericanos que se mantenían fieles a los lineamientos establecidos por el gobierno soviético.

En el caso de la Argentina organizó un grupo que se entrenó en Cuba y que a cuyo frente estaba Jorge Masetti, un periodista de origen peronista que había dirigido la agencia de noticias Prensa Latina, cargo que debió dejar por su mala relación con la dirección del Partido Socialista Popular, nombre del partido comunista cubano. En 1963 Masetti, conduciendo el Ejército Guerrillero del Pueblo, se instaló en la Provincia de Salta con apoyos logísticos desde Bolivia, Buenos Aires y Córdoba pero en 1964 fue finalmente derrotado.

En una fecha indefinida entre marzo y abril de 1964 el “Che” se entrevistó en Madrid con el ex presidente Juan Domingo Perón en Madrid. El encuentro que se mantuvo en secreto fue develado tiempo después por el periodista argentino Rogelio García Lupo. Guevara entregó a Perón fondos para facilitar su retorno a la Argentina lo que fue frustrado tiempo después por el gobierno brasilero quién hizo regresar al ex presidente a Madrid. El 2 de diciembre de 1964 Perón fue hecho descender del avión que lo transportaba y lo reembarcó hacia España desde el aeropuerto de El Galeao en Río de Janeiro. A todo esto el propio Perón hasta 1973 dio su apoyo a movimientos guerrilleros argentinos luego unificados en Montoneros.

Su primera acción tras dejar el gobierno en Cuba fue en 1965 en el Congo tras el asesinato de Patrice Lumumba pero fue derrotado y debió retirarse. Pasaron 31 años desde que su principal colaborador, Laurent-Désiré Kabila, tomara el poder y se convirtiese en el líder de la República Democrática del Congo. Tras vivir un tiempo en Praga, el “Che” tomó la decisión de iniciar la guerrilla en Bolivia, su última acción.

Siendo estudiante de medicina y luego ya recibido de médico el “Guerrillero Heroico”, como luego se le dio en llamar, de joven jugador de rugby, a bordo de una vieja motocicleta Norton de 500 centímetros cúbicos de cilindrada, conocida como “La Poderosa”, había realizado dos giras por el continente americano acompañado por sus amigos Alberto Granado y Carlos “Calica” Ferrer, respectivamente. Las mismas le permitieron tomar conocimiento sobre las realidades de numerosos países y conocer a importantes dirigentes todo lo cual fue clave para su futuro accionar.

En la actualidad hay museos que honran su memoria en Cuba (dos), Bolivia (tres), Tanzania y la Argentina en Alta Gracia, Caraguataí, Rosario, San Martín de los Andes y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en Rojas y la vía del Ferrocarril Sarmiento dirigido por Eladio González. En vida fue distinguido por los gobiernos de Egipto, Checoslovaquia y el Brasil y post mortem por los de Libia, Nicaragua y la ciudad de Rosario, mientras que en México se le otorgó el Doctorado Honoris Causa en Ciencias Médicas.

De su presencia en la cultura lo más conocido es la canción de Carlos Puebla “Hasta siempre comandante” mientras en la Argentina con “Nada más” lo honró Atahualpa Yupanqui. Son varios los filmes que le fueron dedicados como “Diarios de motocicleta”, de Walter Salles. Son también varios los poemas que le fueron ofrendados entre los que se cuentan de escritores como Julio Cortázar, Mario Benedetti y Pablo Neruda y en la novela “Donde la muerte te encuentre”, de Fernando Otero, ganadora en 2012 del “Premio Ateneo Joven de Sevilla”.

También la historieta biográfica de Héctor Germán Oesterheld y Enrique y Alberto Breccia; el videojuego “Guerrilla War”; el cuadro del pintor alemán Wolf Vostell y el del ecuatoriano Oswaldo Guayasamín; y muchas otros aportes que destacan la importancia de su paso por este mundo. Hay calles en la Argentina que llevan su nombre pero también en otras partes del mundo como, por ejemplo, en Santa Cruz de Tenerife.

Él dejó escrito algunos versos, libros y una cantidad de artículos. Descendiente de una familia de colonizadores notables, haciendo uso de su estilo burlón alguna vez dijo: “Seguro que yo heredo lo socarrón que hay en mí de ese vasco Guevara que llegó con Mendoza, o de cualquier gaita turrazo que se coló en mi árbol genealógico macerando dulces indias guaraníes; porque de mis ancestros irlandeses y guaraníes no lo he heredado. Tan truculentos son los unos como los otros, aunque los guaraníes aderecen su truculencia con mucha simpatía… Este nombre de Ayacucho en quechua significa Valle de la Muerte. Aquí mismo, mi tatarabuelo materno, el virrey De la Serna, se chupó una gran paliza”. Seguramente con un similar talante socarrón hubiese simpatizado al ver la aparición de ese excelente vino de la Bodega del Fin del Mundo denominado “La Poderosa” con el que expresamente se le rinde homenaje como lo señala la parte posterior de la etiqueta.

Comentarios