“Populismo”, el ¿nuevo? fantasma para el siglo XXI

No hay comentarios

Por Prabhat Pacuá

El “Populismo” y el adjetivo “populista” son términos que gozan de renovada actualidad en el debate político de nuestra región y el mundo. Son de uso recurrente en las tertulias televisivas, en programas de radio, en columnas y artículos de opinión en los diarios. En Youtube el vídeo de habla hispana con más visitas sobre el “populismo” sigue siendo el discurso pronunciado por la politóloga guatemalteca, Gloria Álvarez, en el cierre del parlamento iberoamericano de la juventud a finales de noviembre del 2014.

La promoción mediática de este discurso en los años posteriores jugó un papel relevante para revitalizar el debate en la región y para instalar la figura del populismo como el nuevo enemigo de la democracia y el republicanismo. Recientemente el diario Expansión de México publicó una nota titulada “El peligro del populismo en América Latina”. El autor asegura que “el fantasma del populismo, ya sea de izquierda o el de derecha, recorre occidente”. Queda claro entonces que el discurso mediático más pop-pular del momento es aquel que cataloga al populismo como un peligroso fantasma que amenaza a nuestras democracias.

Ezequiel Adamovski, doctor en Historia por la University College de Londres, docente de la Universidad de Buenos Aires (UBA), nos brinda una aproximación académica del fenómeno ubicando la emergencia de término populismo en tres periodos específicos de la historia moderna. En un artículo publicado en la revista Anfibia pondera el alcance internacional que hoy vuelve a tener dicho fantasma. Recuerda que en los Estados Unidos la Cámara de Comercios, US Chambers of Commerce, declaró que “populistas son todos aquellos que “traten de eliminar el sistema de capital libre y abierto”.

Barack Obama fue acusado de populista por decir que “le gustaría que los millonarios paguen un poquito más de impuestos”. El Wall Street Journal (WSJ) hizo lo mismo con Hillary Clinton cuando la misma sugirió que “el congreso se enfocara en la creación de empleo y en los ingresos de las familias de clase media”. En opinión del WSJ la enfermedad del populismo se manifiesta cuando aparece el síntoma de la preocupación por la “desigualdad de ingresos”.

En Europa las agrupaciones de izquierda Podemos y Syriza son acusadas de populistas, pero también lo es Silvio Berlusconi, según The Economist, ya que su gobierno se apoyaría en “el patronazgo y la corrupción”. Además existe otro rasgo característico del populismo que definiría claramente a Berlusconi como tal: “hablar el lenguaje del hombre común de la calle”.

Tras esta ponderación Adamovsky pasa a enunciar los tres momentos en los que irrumpió el populismo. El primero de ellos corresponde a la Rusia zarista de finales del siglo XIX con la emergencia del movimiento “Narodnichestvo”; término que término deriva de la expresión rusa Хождение в народ que significa “caminar hacia el pueblo”.

El vocablo luego será traducido en otras lenguas europeas como populismo.

35077244_1874785715898649_7168188520241037312_n

Integrantes de Zemlya i Volya donde tuvieron participación los primeros populistas – Rusia – 1879

intentando describir con él a los socialistas que en 1860 y 1870 reaccionaron contra la intelectualidad citadina y fueron al campo buscando realizar la utopía de un socialismo agrario. Los narodniki, más tarde populistas, creían innecesario transitar obligatoriamente por un desarrollo industrial, se podría saltar dicha fase capitalista y engendrar el socialismo desde las comunas rurales, ya que para ellos los campesinos representaban a la clase revolucionaria. De este modo el populismo se utilizó en Rusia para describir a una ola anti intelectualista, un movimiento que luchaba contra las injusticias de las clases altas pero que, a diferencia de los marxistas que luego se refirieron hacia ellos despectivamente, se identificaba con el campesinado y era nacionalista.

El segundo momento se da en los EE.UU con la creación del “People´s Party”, el partido del pueblo (1891-1919). Eran considerados populistas aquellos miembros de este partido de granjeros pobres que, al igual que los narodniki, profesaban ideales progresistas y antielitistas.

Años después en 1956 Edward Shils introdujo el término populismo a la academia otorgándole un sentido más complejo. Para Shils el fenómeno populista poseía múltiples caras y se manifestaba en una variedad de formas como el bolchevismo en Rusia, el nazismo en Alemania y el macartismo en los Estados Unidos. Estas expresiones tenían en común el hecho de movilizar los sentimientos irracionales de las masas para ponerlas en contra de las élites gobernantes.

35078328_1874786252565262_7627331978861215744_n

Miembros del Partido del Pueblo de Estados Unidos, en Nebraska circa 1890

En un tercer momento aparecen los académicos como el sociólogo Gino Germani que en 1960 y 1970 utilizaron el término para referirse a los gobiernos reformistas de América Latina; el Peronismo en Argentina, el Cardenismo en México y el Varguismo en Brasil, entre otros. Esta corriente hacía especial énfasis en la singularidad de sus liderazgos personalistas más que institucionales, emotivo antes que racional y unanimista más que pluralista.

Si bien algunos de estos académicos valoraron positivamente la ampliación de derechos durante estos gobiernos, el grueso de ellos los medía con la típica vara liberal como lo hacía Shils. El término populista fue mutando entonces de una primera caracterización de los movimientos granjeros o campesinos, popular y nacional, hacia una descripción de un fenómeno ideológico y político; alusión a tal o cual movimiento histórico, a un estilo de liderazgo, a un régimen político o a una ideología del resentimiento. En la mayoría de los casos el populismo poseía una carga negativa ya que dichos movimientos, mediante la participación activa de las masas de trabajadores y la consecuente ampliación de derechos, desbordaban las coordenadas clásicas del liberalismo y su concepción normativa de la democracia.

Esbozados estos momentos de irrupción del populismo llegamos al filósofo post marxista Ernesto Laclau quien propuso un uso del término totalmente diferente a los anteriores.

SyN1PU9i7g_930x525

Ernesto Laclau y la principal seguidora de sus ideas, Cristina Fernández, viuda de Néstor Kirchner

Laclau fue el encargado de dotar al populismo de un sentido positivo al formular sus presupuestos a partir de una profunda labor intelectual que implicó la deconstrucción y resignificación de categorías como hegemonía de Antonio Gramsci. Despojado del esencialismo y el determinismo de épocas anteriores Laclau parte de una lógica compleja, nutrida de nuevas lecturas y herramientas ausentes en la tradicional espisteme liberal, llegando a afirmar que “el populismo era el nombre de la necesaria y esperada radicalización de la democracia”.

Trazar una síntesis del entramado legado intelectual de Ernesto Laclau demandaría varias páginas o un ensayo pormenorizado que excedería con creces el espacio de este artículo.

Cabe mencionar sin embargo que sus obras más conocidas escritas en coautoría con su compañera Chantal Mouffe datan ya de 1987 (Hegemonía y Estrategia Socialista) y 2005 (La Razón Populista), y son contribuciones prácticamente desconocidas en nuestra academia y comunidad política. Si usted pregunta a un periodista o analista político sobre el populismo éste le recitará la larga artillería de argumentos provenientes de autores como Edward Shils, Enrique Krauze, Gloria Álvarez o Agustín Laje.

En  caso de que hayan escuchado hablar de Ernesto Laclau y Chantal Mouffe lo más probable es que valoren negativa o superficialmente la contribución de dichos autores sin entrar a analizar a profundidad sus aportes para enriquecer el debate, lo que constituye una clara muestra de parcialismo y conocimiento sesgado sobre el fenómeno.

Las inconsistencias en el relato de Gloria Álvarez

  1. La génesis del populismo: Para la politóloga guatemalteca el populismo es la “nueva estrategia” adoptada por la izquierda luego de la caída del muro de Berlín. Dicha estrategia consistiría, para el caso latinoamericano, en la manifestación de ciertos patrones de conducta político/electorales y en la concreción de una serie de medidas gubernamentales, contempladas en un supuesto manual, que la izquierda iría aplicando por etapas en los distintos países de nuestra región una vez conquistado el poder.

  2. El proceder institucional del gobierno populista: A lo primero que se dedica el populismo es a desmantelar instituciones y a reescribir constituciones para acomodarlas según los antojos de líderes corruptos.

  3. Las consecuencias del gobierno populista: Los líderes populistas anulan toda razón y lógica del campo argumentativo levantando las pasiones, anulando la dignidad de las personas y multiplicando la pobreza. Por tanto el populismo es incompatible con la república.

En el primer punto constatamos que la emergencia del populismo según Álvarez no se corresponde con el discurrir académico del término ni del fenómeno. Basándose en el estudio clásico del historiador Richard Pipes, Ezequiel Adamovsky sitúa la irrupción de dicho fenómeno en la Rusia zarista de finales de siglo XIX con el movimiento Narodnichestvo, término que luego será traducido a otras lenguas europeas como “populismo”.

Más que responder a una nueva estrategia de la izquierda luego de la caída del muro de Berlín, el populismo en las filas de la izquierda es de larga data (1860). Posteriormente dicho término se utilizó para describir a los integrantes del partido del pueblo en los Estados Unidos, en 1956 Edward Shils lo introduce a la academia y seguidamente la línea de tiempo nos catapulta a los académicos que entre los años 1960 y 1970 caracterizaron como populistas a los gobiernos reformistas de América Latina. Gloria Álvarez ignora los 129 años del fenómeno político y los 58 años de abordaje académico sobre el término populismo. No es un dato menor teniendo en cuenta que la licenciada en Ciencias Políticas dice haberse tomado la tarea de investigar el populismo para advertirnos sobre sus peligros.

En el segundo punto cabe destacar algunos elementos del proceso boliviano, por mencionar un ejemplo para matizar el debate. Antes que el Movimiento al Socialismo (MAS) llegara a ser gobierno de la mano de Evo Morales las instituciones en Bolivia excluían simbólica y políticamente a su población mayoritariamente indígena. El gabinete del Ministerio de Asuntos Campesinos se especializaba en estar conformado por representantes de las elites empresariales de las ciudades y zonas más prosperas del país, mientras el 90% de la población rural vivía en la pobreza. Bolivia compartía lugar con Haití y Honduras como uno de los peores países de la región en desempeño humano.

La explotación de sus recursos hidrocarburíferos se encontraban en manos de empresas transnacionales como Repsol y Petrobras con una participación mínima, casi nula del Estado. Las desigualdades estructurales del Estado boliviano tornaban al país ingobernable a tales niveles que entre el 2001 y el 2005 desfilaron cinco 5 presidentes debido al descontento social. La salud institucional y la economía nacional colapsaban a medida que la clase política subastaba la autonomía del país con el mejor postor internacional. En 1999 el Banco Mundial impulsó la privatización del servicio del agua en Cochabamba, la empresa Bechtel (EE.UU) ganó el contrato hasta el 2039. El precio del agua subió un 50% generando protestas masivas en los meses de enero y abril del año 2000 que pasaron a la historia con el nombre poco feliz de “la guerra del agua”.

180122124934-getty-evo-morales-poncho-full-169

Evo Morales, otro “populista” en el poder.

En contraposición durante el primer gobierno de Evo Morales se erradicó el analfabetismo endémico mediante la campaña “yo si puedo”, en una segunda fase se alfabetizó en lengua aymara, quechua, guaraní y otras 3 lenguas originarias. Su primer decreto como presidente fue reducir los salarios de los funcionarios del gobierno y la administración pública, luego destinó los ahorros a una cuenta del Tesoro para la creación de empleo, escuelas y hospitales.

Nacionalizó los recursos hidrocarburíferos del país y estatizó sectores estratégicos de la economía como las mineras, complejos metalúrgicos, petroleras, telefónicas y otros servicios. ¿Desalentó así Evo Morales la inversión privada arruinando la economía? Todo lo contrario, sextuplicó sus reservas internacionales de divisas y duplicó el PIB por habitante superando por lejos las expectativas del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial. Según el mismo FMI en 2008 Bolivia alcanzó el mayor crecimiento económico en 3 décadas, 6,2% alcanzando en el tercer trimestre el tope del 7,1%. Gracias a este crecimiento el Banco Mundial sacó al país de la lista de los países con ingreso bajos ubicándolo en el de países con ingresos medios. Hoy en día Bolivia es líder regional en inversión pública, 12,6% del PIB.

En términos políticos el mayor logro de Morales fue el haber impulsado un referéndum para elegir a los representantes encargados de redactar una nueva constitución. El MAS obtuvo 137 escaños y la asamblea nacional constituyente declaró que Bolivia se constituía en un Estado Plurinacional Unitario y Pacifista, estableciendo la propiedad estatal de los recursos naturales y reconociendo al indígena como sujeto de derecho, además de otorgarle cuotas parlamentarias, sistema judicial independiente, autogobierno y propiedad de los recursos forestales. Así quedaba en el pasado un triste periodo de exclusión al que fueron sometidos los pueblos indígenas durante décadas.

Y ante estos datos constatables por cualquier persona cabe preguntarse ¿En qué sentido el populismo en Bolivia desmanteló instituciones y multiplicó la pobreza? ¿La redacción de una nueva constitución con la intención de ampliar derechos se realizó por el antojo del líder o por la demanda histórica de diversos pueblos indígenas que fueron excluidos durante décadas por el Estado?

En cuanto al tercer punto podemos simplemente continuar con preguntas que sigan interpelando el relato oficial, como por ejemplo: ¿Qué tipo irracionalidad llevó al Pepe Mujica a aplicar un modelo económico que redujo el desempleo al 6,8% de la población ubicando al Uruguay como segundo país con menos pobreza de la región? ¿O qué clase de agitación pasional impulsó a Lula Da Silva a sacar a 28 millones de seres humanos de la pobreza, aplicando recortes en el gasto público y logrando un superávit fiscal del 5% del PIB? Si el populismo es incompatible con el republicanismo ¿Porqué los “líderes populistas” demostraron mayor eficacia que sus antecesores al frente de la república, superando con creces las expectativas en los ámbitos económico, político, cultural y social? De nuevo, en el perímetro de la filosofía política moderna, si el populismo es incompatible con el republicanismo ¿Porqué una figura como Chantal Mouffe estaría interesada en analizar las tensiones entre la tradición liberal de John Rawls y el republicanismo cívico de Michael Sandel argumentando a favor y contra de ambas posturas?

Quizás porque la caricatura del populismo tan común en nuestros días responde a una intención de clausurar el debate con aquellos sectores que fueron relegados durante décadas pasadas. Quizás porque esos sectores manifestaron su abierta disconformidad con la representación política, con las instituciones gestionadas por las elites latinoamericanas y ensayaron proyectos de carácter nacional/popular para conquistar derechos y acabar con ciertos privilegios.

El Populismo según Luciana Cadahia

Luciana Cadahia es Licenciada en Filosofía, Doctora en Filosofía de la Historia por la Universidad Autónoma de Madrid (España), estudiosa y heredera del trabajo de Ernesto Laclau y Chantal Mouffe. Plantea la necesidad de superar el enfoque reduccionista y estigmatizante del populismo, impuesto por el modelo neoliberal, para tener un panorama más claro de los procesos progresistas en América Latina. En una reciente entrevista realizada por alainet.org la misma señala que el populismo es una forma de articular la política y se caracteriza por tres aspectos:

  1. El papel de los afectos en la construcción de un proyecto político

  2. Un antagonismo entre los de arriba y los de abajo

  3. Un vinculo entre lo popular y las instituciones para otorgar una ampliación de derechos a las mayorías

Así mismo habría tres momentos característicos del populismo que ayudaría a distinguir a los populismos de izquierda de los de derecha:

  1. Elementos populistas a nivel discursivo en momentos de elecciones

  2. Un momento de ruptura populista en la que varias fuerzas o proyectos políticos apelan a ello, entendido como un retorno de lo político frente al neoliberalismo

  3. Una gubernamentalidad populista caracterizada por una forma de institucionalidad popular (no liberal) de ampliación de derechos y oportunidades para las mayorías

Gracias a esta descripción del fenómeno resulta fácil percatarse que los populismos de derecha tienen una fuerte tendencia a utilizar el primer y el segundo recurso pero se quedan a medio camino de profundizar el tercero, no contribuyen a ampliar derechos.

En ello estribaría la diferencia sustancial con los populismos de izquierda y las experiencias de los gobiernos progresistas en América Latina. Luciana Cadahia asevera desde una perspectiva teórica que “el populismo es la forma en que los Estados Latinoamericanos consiguieron que las mayorías populares participaran de la vida política y gozaran de derechos” (derecho al voto, a la educación, a la salud, derechos laborales, vacaciones o contratos, derechos civiles, etc.)

Podemos concluir entonces que amerita hacerle un cuestionamiento elemental al discurso mediático/estigmatizante del populismo. Como se mencionó al comienzo, no sólo los movimientos o gobiernos de izquierda son acusados de populismo, Barack Obama y Hillary Clinton fueron acusados de serlo por opinar que los millonarios deberían pagar más impuestos y por sugerir que el congreso se enfocara en generar empleos y cuidar de los ingresos de las clases medias. Entonces ¿Por qué cuando un político o un gobierno, sea de la ideología que fuere, sugiere resguardar o efectiviza Derechos Fundamentales es rápidamente acusado de populista? Este es un discurso peligroso que atenta contra los consensos formulados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y los deberes de los Estados suscribientes del Pacto San José de Costa Rica.

Independientemente a las aversiones o simpatías que puedan generar los movimientos y gobiernos progresistas debemos generar consenso sobre una cuestión primordial. Garantizar y ampliar Derechos Humanos no significa realizar un acto negativo o demagógico, sino todo lo contrario, es obligación del Estado el asegurarlos para toda la población sin distinción de clase, raza, género, sexo o religión. Ninguna clase social, partido político o corporación mediática pueden bajo ningún sentido distorsionar su finalidad jurídica por razones políticas ni mucho menos transgredirlos impunemente.

Es nuestro deber defender esta sufrida conquista de los trabajadores del mundo que significó un avance histórico para nuestras sociedades. Así que con fantasmas a otro cuento y las cartas bien claras sobre la mesa. O transitamos hacia la ampliación de derechos, el reconocimiento de las diferencias, la profundización de la democracia y la defensa de la riqueza nacional, o encaramos la marcha fúnebre rumbo a ensanchar aún más los niveles históricos de desigualdad social.

Referencias

https://www.youtube.com/watch?v=_04ZS7b43eU&t=1s

https://expansion.mx/opinion/2018/01/23/opinion-el-peligro-del-populismo-en-america-latina

http://www.revistaanfibia.com/ensayo/de-que-hablamos-cuando-hablamos-de-populismo-2/

https://blogs.wsj.com/washwire/2014/12/31/2016-populism-on-left-or-right-worries-chamber-of-commerce/?KEYWORDS=%22populist%22

https://www.thenation.com/article/why-economic-populism-winning-strategy-obama/

https://blogs.wsj.com/washwire/2015/01/16/hillary-clinton-strikes-populist-note-in-tweet-on-financial-regulation/?KEYWORDS=%22populist%22

https://blogs.wsj.com/washwire/2015/01/19/defending-the-middle-class-takes-central-role-in-2016-race/?KEYWORDS=%22populist%22

https://www.economist.com/node/682010

https://books.google.com.ar/books?id=HmKtBAAAQBAJ&pg=PA44&lpg=PA44&dq=berlusconi+populist&source=bl&ots=tGxV7sYNh3&sig=rwp5VrLUOByJ1b21X-ctaROL96A&hl=es&sa=X&ei=16XXVLS2DsS7ggSTuYK4BA&ved=0CGoQ6AEwCQ#v=onepage&q=berlusconi%20populist&f=false

http://www.jstor.org/stable/2492683?seq=1#page_scan_tab_contents

http://seejps.lumina.org/index.php/volume-ii-number-1-2-populism-and-its-metamorphoses/69-populism-and-neo-populism-as-the-main-characteristics-of-the-xxist-century-politics

https://sociologiadeldesarrolloi.files.wordpress.com/2014/11/105969971-populismo-y-contradicciones-de-clase-gino-germani-torcuato-di-tella-octavio-ianni.pdf

http://perio.unlp.edu.ar/catedras/system/files/laclau_hegemonia_estrategia_socialista_3.pdf

https://www.amazon.es/razon-populista-Ernesto-Laclau/dp/9681680561

https://www.eluniverso.com/noticias/2017/02/13/nota/6045985/hay-populismo-ambos-lados-izquierda-derecha

http://content.time.com/time/specials/2007/article/0,28804,1733748_1733757_1735592,00.html

https://www.semana.com/buscador?query=onu%20declara%20evo%20morales%20heroe%20mundial%20madre%20tierra

https://web.archive.org/web/20091208102251/http://www.publico.es/internacional/275881/economia/boliviana/crecio/evo/tres/decadas

http://www.bbc.com/mundo/economia/2010/08/100810_0235_bolivia_banco_mundial_gz.shtml

http://www.la-razon.com/economia/BM-Bolivia-paises-mayor-desarrollo_0_2199380094.html

https://www.elespectador.com/noticias/elmundo/el-uruguay-de-mujica-tras-cuatro-anos-de-gestion-del-ma-articulo-523496

https://www.semana.com/mundo/articulo/asi-saco-gobierno-lula-da-silva-28-millones-brasileros-pobreza/244371-3

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/internacionales/lula-destaca-superavit-de-las-reservas-por-encima-de-la-deuda-internacional-1047208.html

http://www.perio.unlp.edu.ar/catedras/system/files/mouffe_chantal_-_el_retorno_de_lo_politico.pdf

https://www.alainet.org/es/articulo/192828

http://lasillavacia.com/silla-academica/pontificia-universidad-javeriana/petro-no-promueve-el-odio-de-clases-sino-que

http://lasillavacia.com/iq/pontificia-universidad-javeriana/populismo-y-democracia-una-alternativa-emancipadora-65918

https://www.youtube.com/watch?v=jNM_hj5OCvk

Comentarios