El Cabildo: de un simple programa cultural legislativo a una institución con capacidad ministerial

No hay comentarios

En los hechos, la estructura administrativa y financiera del Centro Cultural de la República montada por los legisladores, de la mano de Margarita Morselli, durante 15 años lo acerca a las funciones políticas ejecutivas propias de la Secretaría Nacional de Cultura.

Aunque parece innecesario recordar algo tan básico sobre los poderes de un Estado: el Legislativo debe hacer leyes y el Ejecutivo debe ejecutarlas, así como el Judicial velar por su cumplimiento, es sin embargo oportuno en este caso, porque lo que los diputados y senadores hacen con El Cabildo es darle, en la práctica, facultades ejecutivas del Estado en materia de cultura a un programa legislativo, que no debe invadir funciones del Poder Ejecutivo.

El presupuesto del Cabildo, como programa cultural del Congreso, ha tenido un sostenido e ininterrumpido  aumento desde su mismo año de creación: según los presupuestos del Congreso Nacional alojados en la página web del Ministerio de Hacienda, de 500 millones de guaraníes en el 2004 trepó a 16.694 millones en el 2012 y a 34.925 millones de guaraníes en el 2013, para luego descender en el 2017 a 21.518 millones de guaraníes.

El actual presupuesto del Cabildo casi triplica al Fondo Nacional de la Cultura y las Artes (Fondec). Este organismo cuenta este año con un escaso presupuesto de 8.361.264.208 de guaraníes, aún cuando es el que debe responder a las grandes necesidades que tienen artistas, colectivos y organizaciones culturales de la sociedad civil de que el Estado financie sus proyectos, mediante concurso público.

Además, según consta al pie de su página web institucional, El cabildo recibe dinero en concepto de patrocinio y/o auspicio de las siguientes empresas: Pulp, Personal, Grupo Editorial Atlas, Petrobras, Rochester Digital, Big Manzana, y de la Embajada de Taiwan. El Banco Itaú y Copaco también auspician actividades culturales puntuales de El Cabildo. Estos recursos del sector privado aumentan aún más la capacidad institucional del programa cultural.

Todo este  presupuesto anual -excesivo para un simple programa administrativo- le ha permitido al Cabildo contar con una importante dotación de funcionarios permanentes y contratados: según una publicación del martes 30 de setiembre del 2014 firmada por el periodista del diario Ultima Hora, Sergio Noé, El Cabildo contaba entonces con 146 funcionarios públicos, entre permanentes, contratados y comisionados. A la fecha, no se tienen datos actualizados de la cantidad de funcionarios. Se estima que hoy sobrepasa los 200 funcionarios.

Sus recursos anuales también le han permitido a su directora, Margarita Morselli, apoyar con dinero innumerables proyectos, ediciones y actividades artísticas y culturales en el país, lo que le ha valido una visibilidad muy superior a la del actual ministro de la Secretaría Nacional de Cultural, Fernando Griffith.

Como resultado de su extraordinario crecimiento institucional, el Cabildo hoy cuenta con 5 casas bicentenario: las de música, artes visuales, teatro, Danza y el observatorio cultural, todas instaladas en sedes edilicias de gran porte. Morselli tiene bajo su dirección a 5 asesores, 5 directores y 4 coordinadores de área.

Comentarios

In : Baldío