Desaparecidos en tiempos del Tiranosaurio

No hay comentarios

La escritora Maribel Barreto analiza la novela Baila, Dinosaurio escrita por Lourdes Talavera.

Desaparecidos en tiempos del Tiranosaurio

El número tres es la base estructural de la visión del mundo en la novela de Lourdes Talavera. Baila dinosaurio está dividida en tres partes, cada una de las cuales está dedicada a tres temas básicos: en la primera, las actividades de los miembros del Partido Comunista del Paraguay; en la segunda, la persecución de la policía estronista: muerte, cárceles, tortura, destrucción y eliminación. En la tercera, la búsqueda de desaparecidos durante la dictadura de Stroessner. La persecución en el Paraguay abarca también tres regiones: Asunción, Caaguazú y Misiones, cuyo foco es Santa María. Son tres los lugares de las organizaciones campesinas: Yhú, Jejuí y Tuna. También son tres las organizaciones atacadas: el Partido Comunista, las Ligas Agrarias y la Organización Político-Militar, todas ellas acusadas de conspiraciones para el derrocamiento de Stroessner y del estronismo. Tres son las cárceles en que transcurren varios episodios: la cárcel de Emboscada, la de Tacumbú y el Departamento de Investigaciones. Tres, los protagonistas: Isabella, Federico y Marta; tres las familias destruidas y tres, las sombras siniestras: el delator, el torturador y el traidor.

La esencia de la narración es la lucha contra el olvido, este se presenta como una red adiposa y agigantada, que cubre las capas de la sociedad volviéndolas encallecidas a causa de las calamidades físicas y morales volcadas sobre las personas, provocándoles la astenia del vigor físico y la indiferencia como una oxidación de los sentimientos y las emociones.

La autora describe con certeza sin igual la desintegración de la persona cuando es despojada de su dignidad en las sesiones de tortura, la crueldad con que actúa la Policía de Investigaciones, las muertes horrendas de hombres y mujeres indefensos ante el poder omnímodo del Dictador. La cosmovisión de la autora resulta totalmente coherente porque sus personajes no están idealizados, ellos asumen las consecuencias de sus actos sustentados por la doctrina comunista abrazada con total libertad de conciencia y de acción. Tanto Isabella como Federico y Marta aceptaron con estoicismo la cárcel, las torturas sin declinar su ideología; ni traiciones ni negación ni delación. Todos ellos enfrentaron con coraje a la dictadura.

Isabella despidió a muchos seres queridos. La muerte la despojó de su amor, pero no le robó sus recuerdos de lo vivido con Federico, vio morir a muchas mujeres por tortura en sus celdas, pero eso no la acobardó; perdió a sus padres y asus amigos, pero atesoró la fuerza y la energía que le transmitieron. Isabella es valiente, difunde la doctrina entre estudiantes y obreros, así como Federico enseña en las escuelas de las Ligas Agrarias, con la firme convicción de que lucha por una sociedad más justa.

La policía que persigue y ataca, el partido Comunista que extiende sus tentáculos hacia la clase trabajadora, hacia los estudiantes y a las Ligas Agrarias. Lourdes Talavera recurre a un recurso, a la intertextualidad como un atenuante en los episodios de intensa angustia a causa de los sucesos dramáticos, cuando escoge versos de García Lorca para transmitir sensaciones, aromas o policromía de las flores, hace también referencia a las novelas de Pérez Galdós y Emilia Pardo Bazán.

La repetición de un acontecimiento o de una situación en distintas circunstancias, escenas dramáticas que se refuerzan con la multiplicidad de personajes succionados por la vorágine de los distintos frentes del universo narrativo.

La selección de voces narrativas no es fija; para los capítulos dedicados al entorno del poder el narrador se expresa en tercera persona. Por Isabella nos enteramos de las andanzas de Federico; cuando ella lo recuerda   o interroga a su amado, usa la segunda persona, pero cuando sueña, divaga, protesta o condena al Dictador, emplea la primera persona. Lourdes trabaja con maestría los estados de conciencia; para las añoranzas y recuerdos un monólogo, pero el monólogo interior altera la lógica y el nivel de conciencia que conduce a la soledad, al abandono, a la desesperación o a la desesperanza, las terroríficas pesadillas y a veces los raptos de amor de Isabella que piensa y se expresa con una prosa muy clara y correcta. Cuando idealiza sobre nuestro país que espera el imperio de la justicia y el reino de la paz, la escritora Talavera consigue una prosa poética que llega a emocionar. Comunica con exactitud los sentimientos contradictorios; placer y dolor, pavor y serenidad, el estupor que deja atónito o el temor que paraliza, recurriendo a la oscuridad de la noche o a la confusión, al horror en las sesiones de tortura o al espanto que nubla el razonamiento y con el candor de un niño o con la ternura de la maternidad consigue lo sublime.

Lobreguez y soledad, grandeza y profundidad, caos e inmensidad se encontrará con la lectura profunda de este libro testimonial de una época sombría de nuestra historia reciente que rememora a muchas Isabellas de la cárcel de Emboscada, tantas muertes como la de Marta, numerosos pequeños abandonados, huérfanos como Bosco, padres trastornados como Pablo, quien no se resigna a la ausencia de su hijo, muchos jóvenes soñadores, ilusos que soñaban con construir una nueva sociedad; en fin, numerosos desaparecidos como Federico a quienes sus familiares, hasta hoy, buscan localizar sus tumbas anónimas ocultas en algún rincón agreste de nuestra geografía.

La novela puede contribuir a una reflexión sobre los ingratos efectos de violación de los derechos humanos en tiempos del tirano, así como a una comprensión piadosa sobre el destino de las víctimas del dictador Stroessner.

Comentarios

In : Baldío