Ecuador, el gobierno de Lenin Moreno acorralado

No hay comentarios

Ante la llegada de 20 mil indígenas a Quito, Lenin Moreno muda sede de gobierno a Guayaquil.

Por Miguel Ángel Méndez

En la segunda semana de protestas contra el decreto presidencial que elimina el subsidio a los combustibles; lo cual elevaría al doble el costo de vida de los ecuatorianos, cerca de 20 mil indígenas de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) procedentes de todo el país se llegaron a la capital andina para exigir la derogación del decreto.

En la semana pasada ante los graves disturbios ocasionados por el polémico decreto recomendado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) el poder ejecutivo declaró el estado de excepción por 60 días, como respuesta a esta acción del ejecutivo la CONAIE también declaró su propio estado de excepción en los territorios indígenas manifestando que no dejará ingresar a ellos a militares ni policías, y que de hacerlo serían detenidos y juzgados bajo la ley indígena, cabe indicar que, según algunas fuentes, medio centenar de militares ya se encuentran detenidos por los indígenas en sus territorios ancestrales.

Las calles de la capital andina se han transformado en verdaderos campos de batalla entre manifestantes indígenas, trabajadores, educadores, estudiantes y sindicalistas obreros contra las fuerzas del orden: militares y policías. Ante esta situación de inseguridad en la capital y especialmente en los alrededores del palacio presidencial de Carondelet el presidente Lenin Moreno mandó desalojarlo por completo el pasado lunes y trasladó su gobierno en pleno a la ciudad de Guayaquil donde las protestas son menores, desde aquí Moreno dirigió un mensaje llamando al diálogo, diálogo al cual la CONAIE se niega hasta que se derogue el decreto que pone fin al subsidio a los combustibles.

Extraoficialmente ya se habla de al menos 9 muertos y más de 700 manifestantes detenidos, además de centenares de heridos por la brutal represión. La situación en todo el país, y especialmente en la capital, es caótica con vías nacionales e internacionales cerradas por las manifestaciones y enfrentamientos, daños al patrimonio público y privado, y suspensión de clases escolares, sin embargo la prensa hegemónica corporativa (Teleamazonas, Ecuavisa, Diario el Mercurio y el Telégrafo) no dan cuenta de ello y hablan de un “estado de normalidad”, por lo cual el papel de los medios comunitarios y alternativos ha cobrado gran importancia en la visibilización de la actual crisis. En horas de la tarde del día martes se allanó la sede de Pichincha Universal, única radioemisora que brindaba información fidedigna sobre la difícil situación.

Para algunos, la salida constitucional a esta crisis, que tiene acorralado al gobierno de Moreno, estaría dada por el llamado a elecciones anticipadas, lo cual puede ser hecho tanto por el presidente como por la Asamblea Nacional de contar con los dos tercios de su plenario. Recordemos que entre 1996 y 2006, debido a situaciones económicas similares el país andino tuvo 7 presidentes. Analistas internacionales hablan que Moreno no llega a diciembre de este año.

Para el día de hoy miércoles la CONAIE, una vez llegados todos los pueblos indígenas a la capital, tiene planeada la entrada al centro histórico rumbo al Palacio de Carondelet, sede del gobierno que como ya se mencionó fue evacuada por el ejecutivo ante la posible toma por parte de los pueblos originarios. Es de mencionar que al finalizar la tarde del día martes los indígenas ya tomaron la sede de la Asamblea Nacional, órgano legislativo. También para hoy miércoles se ha llamado a un paro nacional total por parte de los sindicatos obreros.

El escenario es por demás tenso en Ecuador, la poca visibilidad en medios informativos locales e internacionales tal vez se deba a que la ciudadanía ecuatoriana está dando un “mal ejemplo” contra los gobiernos neoliberales que siguen las recetas del FMI.

Comentarios