Disparos en Ciencias Sociales, la amenaza fascista

No hay comentarios

#EnSusZapatos

Viernes de lluvia y rayos. Ella había pasado a saludar a sus compañeros que habían decidido tomar la Escuela de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Asunción. Acababa de proclamarse la única lista que se había presentado a las elecciones: la oficialista, la colorada. Poco más de las 21:00 horas. La prensa que hacía cobertura, la policía, se retiran. Ella queda en la esquina del Café Martínez -en el centro de Asunción- hablando con unos compañeros cuando todo se vuelve confuso: gente que corre, gritos y explosiones.

Un grupo de jóvenes a quienes nunca había visto ni cruzado en los patios de la Escuela de Ciencias Sociales toma la valla que la policía había traído para proteger el edificio y con la valla rompen la puerta. “Estos tipos son de la Facultad de Derecho”, dice. Recuerda haberlos vistos en los actos oficiales que ella cubre como periodista. Sus compañeros que están adentro la llaman por teléfono desesperados, piden ayuda. “Nos están atacando, nos están atacando”. Ella corre hacia la puerta “¡hey, hey, hey!”, dice. Pero ellos son más. “¡No más facultades para comunistas!”, gritan y prenden fuego a montón de 12 x 1 y cebollones. Ella pasa desapercibida, a ellos les interesan los de adentro. Ella puede ver cómo ponen los cebollones y los 12×1 directo al cuerpo, directo a la cara. En medio de las explosiones escucha dos disparos de arma de fuego. Ella corre hacia otra calle. Llama a la policía. Corre, corre como puede, corre hasta su casa.

Desde casa llama por teléfono. Aunque hay heridos, todos siguen vivos. Es lo único que le importa confirmar. Suspira, tiembla. Ella que siempre escribe, que siempre hace coberturas importantes, esta vez, no puede escribir, no puede. “Es que tengo miedo”, dice.

“Zurdos” y “Coloretes”, estos insultos escucha siempre en la Facultad. Ella es periodista y no pertenece a ninguno de los dos movimientos que este año disputan las elecciones. “No podía decir que eran colorados como decían los otros, nunca les pedí su afiliación, pero hace poco voy a cubrir un acto de Santi Peña y Deisy Ramírez, la presidenta del Centro de Estudiantes, estaba ahí en la seccional”, dice. “Los colorados este año se pasaron de la raya: excluyeron a 52 estudiantes del padrón y el jueves, cuando estábamos en la fila para la asamblea, decidieron que estos 52 estudiaantes no podían participar de la asamblea, porque era para el balance administrativo y los que no pertenecemos al grupo de la presidenta Deisy Ramírez éramos más. Entonces, el Movimiento Renovemos decidió tomar la facultad y nosotros -que no pertenecemos a ninguno de estos movimientos -apoyamos porque nos parecía un abuso excluir a 52 estudiantes”, dice.

La Escuela de Ciencias Sociales depende de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Asunción. La universidad pública en Paraguay nunca tuvo una Facultad de Ciencias Sociales y en época de dictadura colorada de Alfredo Stroessner, la carrera de sociología fue perseguida y censurada. Derecho es la carrera donde los políticos de Paraguay hacen su inserción en el poder con los dos partidos tradicionales.

Es media noche. Tiembla aun recordando los sonidos de disparos. Lee y relee los mensajes de la tarde: “Algo hay que tirar ahí”, decían en un grupo de Whatsapp unos estudiantes de Derecho que se llaman “líder” como lo hacen los jóvenes colorados. “Dos heridos, pero no tan graves”, confirman desde adentro. Alguien le envía un mensaje: “un grupo contratado por el concejal que alguna vez apareció comprando votos durante las elecciones puede atacar en la madrugada del sábado”. Ella no duerme. Tiene miedo, siente que son capaces de todo. “Usan armas, son capaces de matar y es por eso que tengo miedo”, dice.

Comentarios