Deuda pública: 12 bancos locales en negocio de más USD 600 millones

No hay comentarios
  • “Sin tener consolidados los proyectos que se van a financiar, se está trayendo dinero”.

  • “Es producto del lobby. Y esto porque hay una comisión de cobro en ello”.

La gran deuda que se ha generado en los gobiernos de Federico Franco y Horacio Cartes, con la emisión de bonos soberanos no solo es a nivel externo (USD 1.718,4 millones), sino también a nivel interno. La deuda interna de Paraguay a enero de 2015 es de USD 1.718,4 millones, nos señala la economista Lila Molinier, en base a datos proveídos por el Ministerio de Hacienda. De hecho, volvieron a emitir nuevos bonos en febrero. Sumados a las demás deudas generadas en bancos multilaterales y bilaterales la cuenta pública se dispara a más de 5400 millones de dólares.

Los acreedores de los bonos internos.

Los acreedores de los bonos internos.

12 bancos en el negocio de la deuda

En el grueso número de la deuda interna, más de 616 millones se generaron por medio de Bonos del Tesoro en Circulación del Ministerio de Hacienda. De los cuales, en 2012 se emitieron por 232.2 millones, en 2013 por 240 millones  y en 2014 por 233 millones.  “Y esto va subiendo cada año”, dice Lila. “En poder de acreedores hay más de 616.5 millones de dólares, a nivel interno, en los bancos nacionales y extranjeros ubicados en el país”.

Estos bonos internos están en manos de unos 12 bancos y 2 instituciones financieras locales, internacionales en su mayoría y públicas. Según datos de Hacienda, a enero de 2015, encabeza la lista de “Tenedores de Bonos del Tesoro”, el Banco Itaú con más de USD  137 millones en bonos. Le siguen el Fondo de Garantía de Depósitos –público- por más de USD 118 millones, Banco Regional con más de USD 81 millones, Banco Bilbao Vizcaya Argentaria Paraguay S.A. con más de USD 63 millones, Banco Continental con más de USD 49.4 millones, Banco GNB Paraguay con más de USD 40.7 millones de dólares, Banco Nacional de Fomento-Público-con más de USD 30.9 millones, Visión Banco con USD 27.9 millones, Bolsa de Valores y Productos de Asunción S.A.-iniciativa privada- con USD 28.6 millones, Sudameris Bank con USD 14 millones, Citybank N.A. con USD 8.6 millones, Banco Familiar con USD 9 millones, Banco Atlas con USD  5.1 millones, Banco Itapúa con USD 1.2 millones.

Los bancos asentados en Paraguay lograron utilidades por más de 411 millones de dólares en 2014. Casi 2 billones de guaraníes.

Los bonos del tesoro son adjudicados por medio de licitaciones que se realizan a través del Banco Central del Paraguay (BCP). El banco seleccionado adquiere los bonos y obtiene ganancias de los intereses. En el caso de la deuda interna contraída entre 2012 y 2015, los plazos establecidos van de 1,5, 3, 4, 5 a 7 años entre los más prolongados. Las tasas de interés más bajas se obtuvieron son de 6,25 %, mientras las más altas son de 11,75 %. Los bonos soberanos tienen un mecanismo distinto, y los plazos establecidos van de 10 a 30 años, fueron colocados a una tasa de 4.6 y 6.2. Paraguay terminará pagando por esto último más de 2000 millones de dólares solo en intereses. 

Intermediarias

La banca también obtiene ganancias como intermediaria. “Está sustituyendo al Estado en el cobro de casi todo, impuesto servicios… Son un intermediario importante en este momento. También para realizar transferencias de pagos, de programas de la SAS, también son intermediarias en los préstamos para las viviendas.  “Ganancias bastante fáciles, sin ningún riesgo”.

La ley de presupuesto permite a Hacienda emitir los bonos para el pago de déficit del mismo, es decir, “le permiten el bicicleteo de los recursos” a un alto costo.

En contrapartida, el gobierno se resiste a aplicar o subir impuestos a los sectores más poderosos económicamente en el país.

En materia de bonos externos, para su intermediación en la colocación de los primero 500 millones el Citybank cobró una comisión de 0,4 % por el monto emitido. De los 1000 millones, el Bank Of América y el JP Morgan cobraron un 0,10 %.

dolaresProducto del lobby

Molinier cuestiona la necesidad de endeudar al país de esta manera, y más aun, sin que se tenga un fin bien estudiado. “Esto es producto del lobby del sector financiero, que ofrecen y convencen que hay condiciones muy favorables. El mismo ministro de Hacienda anterior había dicho que no es que haya una gran necesidad, sino que les ofrecen los prestamos y en condiciones muy favorables”.

“Sin tener consolidados los proyectos que se van a financiar, se está trayendo dinero. Una especie de plan Marshall, pero privado”, advierte.

Y eso que ahí no están las inversiones más grandes en carpeta, como el proyecto Metrobus, el Plan CHA-de más de 400 millones de dólares-, que tienen previsto desarrollarse con préstamos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Además hay otros préstamos recientes del Banco Mundial, de unos 100 millones de dólares para producción agrícola, el cual además recibiría unos 50 millones de los bonos.

Espiral de endeudamiento

“Es un espiral de endeudamiento, ojala me equivoque y esto no genere un estrangulamiento externo, y que a raíz de esto el gobierno no pueda moverse a nivel externo”. A modo de ejemplo, indicó que  durante el gobierno de Nicanor Duarte Frutos, por una moratoria parcial de 94 millones de dólares en la deuda externa, el gobierno ya no se pudo mover. Esto puede ser mucho peor.

“Se acumula la deuda externa, no solo por volumen, sino por los intereses. Los bonos fueron colocados a 4.6 y 6.2 % de interés, se pagarán semestralmente, por 10 y 30 años. Además hay que cargarle los intereses de los bonos nacionales”, recalca.

“No sé si son conscientes (Ejecutivo y Congreso), de lo que implica este endeudamiento. Están en una carrera de endeudamiento. Acá hay un trabajo de lobby espectacular. Vamos a tener que hacer más advertencias. No es para hacer discurso, esto es muy riesgoso para el mediano plazo”.

Renuncia a soberanía jurídica

Por otra parte, la economista señala que Paraguay con la emisión de los bonos soberanos en el exterior, por decreto, renunció “a su soberanía jurídica”, sometiéndose a leyes y tribunales de EEUU, en caso de pleitos con los bonos. “Lo mismo que pasó en Argentina con los Fondos Buitres”.

“Están abriendo todas las compuertas, diques de contención que teníamos. Esto es peligroso. Y el Congreso no se puede lavar las manos.  La coyuntura es surrealista total totalmente”, ironiza Molinier.

Es mucho más alto

Otro aspecto no menos importante es el de los intereses y amortizaciones. “Aun cuando digan que consiguen muy barato los prestamos con los bonos, es mucho más alto que los intereses que nos cobran bancos multilaterales, muchos más alto, que el BID por ejemplo. Además, en los multilaterales los intereses se calculan sobre saldos, es decir lo que va quedando tras los pagos periódicos, no sobre la deuda nominal. En los bonos externos, sin embargo, se calcula sobre la deuda contratada total. Los bonos recientemente emitidos no son amortizables. El interés es sobre el total, no hay restas. Lo único que se puede hacer en un momento dado, es pedir renegociar, sino no quieren espera los 40 años. La única posibilidad de quita es negociar sobre lo que vale en el mercado en ese momento”.

No son necesarios

Lilia asegura que no necesitamos traer los bonos en las cantidades que se sacaron, sin tener proyectos bien definidos, bien valuados, lo que exige cualquier banco multilateral, Banco Mundial, BID. “La mayor parte del dinero va para infraestructura, y el MOPC está cambiando todo el tiempo de directores, ministros, y las cosas no quedan concluidas. Se da todo en medio de ese desorden”, señala a modo de ejemplo. Los multilaterales “te piden el proyecto, se discute, se valida, los proyectos se trabajan por un año, no de la noche a la mañana, aunque igualmente fracasan muchas veces. No hay necesidad, esto es producto del lobby. Y esto porque hay una comisión de cobro en ello. Una intermediaria que cobra”.

La alternativa, propone, es seguir con préstamos más baratos, de organismos multilaterales, regionales, que se traigan bonos pero en menos cantidad, y vayamos acumulando experiencia. “Atendiendo siempre a necesidades reales, pero con mucho control”.

Comentarios

In : Economía