¿Cuáles son los más graves problemas estructurales de Asunción Metropolitana?

No hay comentarios

El drama urbano de Asunción está íntima y estructuralmente ligado a los 10 municipios del AMA. Te contamos cuatro acuciantes problemas que con el paso del tiempo van agravándose y a la vez van empeorando la calidad de vida de los habitantes del territorio metropolitano.

Por Arístides Ortiz

 

El agresivo y desordenado crecimiento poblacional del Área Metropolitana de Asunción (AMA) de los últimos 40 años -producto de la migración del campo a las ciudades-, trajo consigo una sostenida acumulación de problemas urbanos que hoy son profundos en sus 11 municipios, resultado, principalmente, de la ausencia de planes de ordenamiento territorial y planes de desarrollo sustentable en esas comunas.

La Avenida Eusebio Ayala que empalma con la avenida Mariscal Estigarribia, uno de los accesos a Asunción. Foto de Miguel Armoa

La Avenida Eusebio Ayala que empalma con la avenida Mariscal Estigarribia, uno de los accesos a Asunción. Foto de Miguel Armoa.

Al compartir vecindad geográfica, transporte y movilidad, recursos naturales, medio ambiente y economía, Asunción y sus vecinos inmediatos del Departamento Central se comportan como una sola ciudad que no respeta límites administrativos-territoriales: no se puede resolver un problema urbano en San Lorenzo, Ñemby o Limpio si no se tienen en cuenta los problemas de Asunción, Fernando de la Mora y Lambaré. Todo está interconectado entre ellos.

De este complejo drama urbano extraemos cuatro aspectos que cada vez hacen más difícil una vida sustentable en el AMA, cuyos datos provienen de tres fuentes: el Plan de Acción del Área Metropolitana de Asunción (Pema), elaborado por técnicos del Banco Interamericano del Desarrollo (BID) en el 2014, el Proyecto Asunción Verde Sustentable, elaborado por técnicos del Programa de la Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en el 2016, y personas entrevistadas por nosotros.

Movilidad y transporte

Una ramificación de vías asfaltadas une a Asunción con sus 10 municipios vecinos hacia el este, el sur y el norte. Alrededor de 600 mil automóviles, 2.500 buses del transporte público y más de 100 mil motocicletas mueven sobre estas rutas a la población del AMA hacia y desde Asunción.

Cañerias cloacales rotas o desbordadas por el mal uso abundas por las calles de Asunción. Foto de Miguel Armoa.

Cañerias cloacales rotas o desbordadas por el mal uso abundan en las calles de Asunción. Foto de Miguel Armoa.

El impacto del transporte en la calidad de vida de la gente y el medio ambiente del AMA es de grandes proporciones.

Entrar o salir de Asunción vía motorizada dura un promedio de 11 kilómetros por hora, sea en transporte público o vehículo privado (en las motos es más rápido). Un habitante de Ñemby o Luque o Limpio que trabaja en Asunción puede vivir 3 horas y media de su día en entrar y salir de la cabecera metropolitana. El embotellamiento del tránsito es cada vez más frecuente por el progresivo aumento del parque automotor. La tasa de motorización en el año 2010 en el país era de 67 vehículos por 1.000 habitantes. Se estima que para el 2030 será de 131 vehículos por cada 1.000. Si viajar hoy por las rutas de acceso y salida de la capital es un sufrimiento, en unos cuantos años será un calvario.

En el caso particular del AMA, las unidades vehiculares del transporte público representan tan solo el 1,2% de toda la flota vehicular, pese a que transportan al 52% de los viajantes motorizados de la ciudad.

Este transporte motorizado, sobre todo privado, emite el 37% de los gases de efecto invernadero (que agujerea la capa de ozono del planeta) que se produce en el AMA. Es causa de las 20,9 muertes por 100.000 personas en accidentes de tránsito. De este total de muertes, el 30% proviene de los accidentes en motocicleta.

El vertedero Cateura de Asunción. alrededor de 3500 indigentes trabajan en el basura. Foto abc color.

El vertedero Cateura de Asunción. Alrededor de 3500 indigentes trabajan en el basural. Foto abc color.

El humo negro que expiden los cientos de miles de  motores en las rutas del AMA contamina seriamente el aire que se respira, ya que el combustible utilizado en Paraguay es uno de los peores en calidad ambiental en Latinoamérica, con un alto contenido de azufre y de partículas y dióxido de nitrógeno.

El aumento de las enfermedades respiratorias (incluido el cáncer) está  a la vista. El costo en pérdida de vidas y salud pública a causa del transporte no sustentable es muy elevado para el país.

Las rutas y arterias del AMA casi no tienen infraestructura alternativa para la movilidad no motorizada, como las bicisendas y los pasos peatonales en las arterias. La mayoría de las aceras de la ciudad son incaminables.

Asunción atrapada en la compleja trama de su área metropolitana

Residuos sólidos urbanos (basura)

Los 2.300.000 habitantes del AMA producen un promedio de 1.440 toneladas de basura por día. De este total, el 32% (480 toneladas) no es recogida por el servicio de recolección de residuos sólidos de los municipios. Estas 480 toneladas terminan en los vertederos ilegales, en los cientos de baldíos, al costado de las rutas y en los causes de arroyos, afectando el suelo, el aire y la salud de la gente. Además, contribuyen a agravar la obstrucción de los causes pluviales y consecuentemente empeoran las inundaciones en épocas de lluvia intensa.

Las basuras recogidas son depositadas en dos vertederos  parcialmente regulados: Cateura, donde van las basuras de Asunción, y El Farol, en Villa Hayes, en el que se depositan los residuos de los demás municipios del AMA.

Raudales en Asunción luego de lluvias intensas por falta de alcantarillado pluvial. Foto de abc color.

Raudales en Asunción luego de lluvias intensas por falta de alcantarillado pluvial. Foto de abc color.

Estos dos vertederos semi regulados emiten gases de efecto invernadero generados por la descomposición de los residuos, que producen principalmente gas metano (CH4) con una emisión anual de 11,53 Gg (Gigagramos). Se calcula que 5.000 personas viven en los alrededores de Cateura, y 3.500 trabajan en el basural como recicladores o gancheros.

Manejo y tratamiento de aguas residuales (cloacales)

Tan solo el 21% de la población del AMA está conectado al servicio de alcantarillado sanitario encargado de recoger las aguas residuales o negras de los hogares. El dato resultante es dramático en términos de salud pública y deterioro del medio ambiente: el 79% de la población de esta área (1.840.000 personas) tira sus residuos y evacuaciones en pozos ciegos, letrinas, cámaras sépticas y causes de arroyos, contaminando el suelo, las aguas subterráneas del Acuífero Patiño y el aire.

Roberto Lima, ingeniero sanitario y docente universitario, recordó que el AMA no tiene ninguna planta de tratamiento de aguas negras para depurar aquel 21% de cobertura del alcantarillado sanitario, razón por la cual todo lo recogido por el servicio se derrama en los causes de arroyos y en las aguas del río Paraguay, contaminándolas.

Según datos oficiales difundido por el topógrafo Néstor Roa, gerente de alcantarillado sanitario de la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay, 16 grandes bocas de expendios de esta empresa derraman  aguas cloacales en el río Paraguay. “En términos de escasa calidad sanitaria en el continente americano, Paraguay está al nivel de Haití”, informó Roa.

Se calcula que tan solo el 4% de las aguas negras recogidas por el servicio formal son tratadas y purificadas por pequeñas empresas de tratamiento privadas ubicadas en Asunción y otros municipios.

Entre los municipios de Área Metropolitana, Asunción tiene el 73% de cobertura; pero de éste porcentaje, se deben cambiar 60.000 metros lineales de colectores (cañerías) cloacales de cerámica rotos, instalados en 1959, los primeros que tuvo Asunción. Estas cañerías tenían una vida útil de 30 años. Es decir, debían haber sido cambiados en 1990. Estos miles de metros lineas de colectores rotos u obstruidos provocan pérdidas de agua negra que se derraman en los asfaltos y empedrados de Asunción.

La cobertura de alcantarillado sanitario en los demás municipios está muy por debajo de la de Asunción. Lambaré tiene un 22% de cobertura, y  Luque 11,7%; el  resto de los municipios no alcanzan el 5% de cobertura sanitaria.

Manejo y tratamiento de aguas pluviales (inundaciones)

La cobertura del sistema de alcantarillado pluvial tiene niveles aún más bajos que el sanitario en el AMA. Asunción tiene cubierto apenas el 19% de sus cuencas o cursos de agua. Los demás municipios del AMA tienen cobertura cero. Los 11 municipios comparten  26 cuencas de agua por donde corren los raudales en días de intensa lluvia. Este casi inexistente sistema de canales pluviales desborda la superficie de las ciudades con grandes raudales que terminan inundando sus calles y avenidas.

El topógrafo Néstor Roa explicó que toda aquella cantidad de cursos de agua se mueven de acuerdo a las altas y bajas de la superficie del AMA, discurriendo el líquido de acuerdo a la gravedad.

La topografía de la superficie de Asunción y sus 10 vecinos es una sola. Por ésta razón, “…para el asunto pluvial, no se puede resolver solo el problema dentro de los límites administrativos de la capital sin abordar el todo metropolitano. Necesariamente deben ser tratados dentro de un sistema pluvial interconectado”, explicó Roa.

El AMA tampoco tiene planta de tratamiento de las aguas pluviales, para depurarlas de los residuos sólidos urbanos que caen en sus cursos. Esta falta empeora la contaminación de arroyos, lagos y ríos, donde finalmente van a parar las basuras luego de las grandes lluvias. También empeora las consecuencias de las inundaciones, al taponar las cañerías, canales naturales y tubos los residuos.

Comentarios

In : Destacados