Caso Pindó: condenan a siete años de cárcel a Rubén Villalba

No hay comentarios

Hoy finalizó el juicio de dos días contra Villalba, que se llevó a cabo en la sede de la Universidad Nacional de Canindeyú, en la ciudad de Saltos del Guairá. En el mencionado episodio, una comitiva fiscal-policial había irrumpido en el lugar para garantizar que las violaciones a las leyes ambientales se sigan cometiendo. Las pulverizaciones de los cultivos se realizaban cerca de una escuela y contaminaban las fuentes de agua de la comunidad.

El tribunal de sentencia –integrado por Ramón Trinidad Zelaya, Samuel Silvero y Arminda Alfonso– condenó a Villalba por los cargos de coacción, coacción grave y privación de libertad por una supuesta emboscada contra una comitiva policial y judicial en 2008.

El tribunal aceptó la inclusión de pruebas que no fueron presentadas en la audiencia preliminar, que es la instancia en la que se impugnan o se aceptan medios probatorios tras la presentación de los elementos de cargo  y descargo. Se trata del testimonio de propietarios, asistentes fiscales y policías que aseguran que Villalba estuvo presente en el lugar y en el monento en que supuestamente se efectuaron disparos.

Los testigos de la acusación cayeron en varias contradicciones en sus testimonios sobre la supuesta presencia de Villalba en el lugar. Por ejemplo, el abogado Saúl González, abogado y supuesto propietario de uno de los inmuebles, señaló que una turba con machetes había desarmado y disparado cerca del oído del asistente fiscal Hugo Valdez. Dice que luego de huir del lugar una comitiva con refuerzos reingresó a donde quedaron algunos retenidos. González aclaró que no volvió a entrar la segunda vez pero al mismo tiempo dijo que en esta segunda ocasión fue en la que reconoció a Villalba como el supuesto autor de los disparos.

Otro punto confuso es que el abogado relató que se encontraba en el asiento de atrás de espaldas, junto con otros tres acompañantes, pero que supuestamente igual pudo reconocer con claridad a Villalba.

El propio abogado se encargó de dejar en evidencia que tiene la posesión irregular del inmueble, pues dijo que lo adquirió del Indert. Es preciso remarcar que el estatuto agrario solo permite que personas que se dediquen a la agricultura sean beneficiarios de los inmuebles del ente agrario.

El fiscal Néstor Cañete recibió un llamado de atención por pasar riéndose durante el relato de los testigos. Foto: Gentileza.

El fiscal Néstor Cañete recibió un llamado de atención por pasar riéndose durante el relato de los testigos. Foto: Gentileza.

Por su parte, los testigos de la defensa señalaron que Villalba llegó luego de que se haya parado para hablar a la comitiva fiscal-policial.

Extinción

Los abogados Gustavo Noguera y Cristian González ejercieron la representación legal del labriego acusado. La defensa técnica solicitó la extinción de la causa, que data del 2008, por haberse sobrepasado ya los plazos para un juzgamiento razonable.

El dirigente soportó en total una prisión preventiva de 28 meses. En abril de 2014 Villalba había sido beneficiado con la prisión domicialiaria, junto con otros cuatro labriegos, luego de una huelga de hambre de casi 60 días. Sin embargo, al llegar a Curuguaty fue remitido nuevamente al penal de Tacumbú tras una maniobra del juzgado a cargo de Yanine Ríos, que sacó del cajón la causa por el caso Pindó.

Comentarios