“Tu piercing no, mi corbata si”: La lincecracia

No hay comentarios

Texto del colectivo Noimbai Psiquiatras Desmanicomiales       
“Personalmente estoy en contra del piercing, es no cuidar tu cuerpo. Incluso está considerado como una de las enfermedades mentales modernas (…)”. Estas habrían sido las palabras de un ministro del poder ejecutivo paraguayo.
Como organizaciones que trabajamos en el campo de la salud y la salud mental, podríamos discutir sobre cuanto los diagnósticos médico – psiquiátricos funcionan en alianza con un control social que impone una única forma de existencia (exitista, desvinculante, desconfiante del otro). También podríamos discutir cómo se validan unas particularidades por sobre otras; por ejemplo, puedo anudarme un pedazo de tela al cuello pero no puedo colocarme un trozo de metal en la nariz. Su arbitrariedad, su segregación.
Pero sobretodo queremos poner hincapié en una perspectiva: los modelos represivos como forma de gestionar la vida y sus conflictivas. Nos alarma que como sociedad, un sector importante entienda que dos encapuchados y escopetados en moto, dentro de una institución como la policial que aún tiene muchos pendientes por resolver (como su autoritarismo, moralismo y clasismo), sea la salida para tremendos problemas sociales borrando toda posibilidad reflexiva.
Aún no hemos resuelto los efectos de una dictadura de 35 años; al contrario, una persona íntimamente vinculada pareciera que va a ocupar la presidencia de la república.
Así, mientras abordemos conflictos sociales o el sufrimiento psíquico con prácticas fundadas en el amenazar, el aterrorizar o el encerrar, entendemos que seguiremos de espaldas a la comprensión de los presentes, la reparación de los pasados y la generación de nuevos futuros, imposibilitando reconocer esa delincuencia que nos roba la vida y lo vital a través de humanos derechos con corbatas y trajes pagados por el trabajo incansable de un pueblo privado de la libertad, engrillado en la eterna batalla de la sobrevivencia.

Comentarios

In : Blogs