Takuara`i, recién hoy pude llorar

No hay comentarios

Viví muchos días desde el domingo, vivimos muchos días quienes acompañamos un poco más de cerca la resistencia de Takuara’i.

Cuando llegué con Diego Pusineri a la plaza, temprano en la mañana del domingo, encontramos a Derlis López tirado en el suelo, pataleando, gimiendo un rabioso e inacabable jahe’o. Más abajo, en la entrada a La Chacarita, al ladito del Cabildo, estaba Ña Ildefonsa, gritando otra vez su rabia y dolor, dolor, pyahê, con el cuerpo de Francisco en sus brazos. Una piedad.

El cuerpo estuvo ahí hasta cerca de las 8. En todo ese tiempo intentamos casi con desesperación dar con un medio de prensa, conseguir un o una periodista de turno que cubriera lo que pasó. Un imposible. Una de las señoras de la comunidad logró ingresar una llamada al aire en Ñanduti. El conductor escuchó el relato y le dijo que ya más tarde el equipo de la radio averiguaría mejor lo que pasó.

La policía ingresó a la Chaca y arrestó a la primera persona que encontró. En esa, vimos a alguien con el distintivo de Última Hora, era un fotógrafo. Nos acercamos casi felices y le preguntamos por el periodista. Su respuesta: yo saco las fotos, después el periodista llama a la comisaría. Pero nosotros queremos que vengan a hablar con la gente acá, le dijimos. No, es que así funciona.

Así funciona, ese es el periodismo que nos «informa», un repetidor de partes policiales. No sé tu, pero yo no quiero quedarme con el parte policial.

Hasta ahora, no quise hablar y no hablé del dolor que vi en Derlis y Ña Ildefonsa, es un dolor que rebela la sangre contra todo, todo lo que hay. No quise, no quise victimizarlos, porque ese dolor visceral no los derrota. Pero, mierda, ¿cuánto dolor más, cuánta muerte más, cuántas desapariciones y expulsiones más deben vivir, debemos vivir, antes de entender que hay causas que deben sumarnos a todos y todas, que la brutalidad sistemática no puede, no debe, seguir golpeándonos y manipulándonos como marionetas?

Takuara’i nos necesita a todos y todas. Hoy, desde ayer, Takuara’i debe ser causa de todos y todas.

Recién hoy pude llorar.

Comentarios

In : Blogs