La muerte del PlanCHA

No hay comentarios

*Por Vladimir Velázquez Moreira

El Plan Maestro del Centro Histórico de Asunción (PlanCHA) fue cancelado por sus propios promotores, el Gobierno Nacional y la Municipalidad de Asunción. Su deceso, que sucedió por inanición, reitera un patrón de comportamiento institucional que consiste en interrumpir procesos impulsados por una administración precedente. No solo se “archivó” un instrumento estratégico de gestión, sino que se reforzó la idea – generalizada en el país –  de que la planificación es inútil en Paraguay.

La predominancia del pensamiento sectorial, que reduce la acción en la costanera a un proyecto vial; el pragmatismo exacerbado, que favorece la acción concreta antes que la gestión de procesos complejos; la apetencia por los negocios inmobiliarios, que induce emular Puerto Madero en la zona portuaria de Asunción, antes que invertir en la ciudad histórica; el debilitamiento crónico de la Municipalidad de Asunción, que le impide ejercer el liderazgo cuando, paradójicamente, lo reclama; las profundas resistencias para la coordinación de iniciativas, pese a que se la invoca todo el tiempo, fueron algunos de los motivos que están detrás de la muerte del PlanCHA.

Muerte que desaprovecha, una vez más, la oportunidad para revertir el deterioro del espacio fundacional de la república, el Centro Histórico de Asunción, donde existen más de 220.000 m2 desocupados o subutilizados, y solo 20.000 residentes.

Las significaciones del PlanCHA

Foto: Juanjo Ivaldi Zaldívar

Foto: Juanjo Ivaldi Zaldívar

El proceso del PlanCHA inició en el 2013, a través de una alianza entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo, el Gobierno Nacional y el Gobierno Municipal. El Colegio de Arquitectos del Paraguay participó en el gerenciamiento técnico, varias organizaciones civiles se involucraron activamente, mientras que otras, como laAsociación de la Movida del Centro Histórico de Asunción (AMCHA),fueron creadas a raíz de los espacios de diálogo ciudadano convocados durante su formulación.

La Alianza Interinstitucional, liderada por la Secretaría Nacional de Cultura y la Municipalidad de Asunción, promovió un Concurso Público Internacional de Ideas para un plan maestro, que posicionó a la ciudad y al país en importantes escenas del globo. Un jurado interinstitucional seleccionó la propuesta de Ecosistema Urbano, un estudio español de amplia y reconocida trayectoria que, consorciado con un profesional paraguayo, trabajó en la formulación de un plan de largo plazo, con un horizonte temporal que va hasta el 2037, cuando la ciudad cumplirá 500 años.

El plan elaborado comprende un análisis situacional, un marco conceptualque dialoga con aprendizajes y experiencias de distintas partes del mundo; una agenda programática con 10 estrategias institucionales, de la cual se desprenden perfiles de proyectos; y una propuesta de modelo de gestiónbasada en la interacción entre estado y ciudadanía. Asumió como objetivos el aumento de la población residencial en el centro histórico;la polifuncionalidad, esto es, la convergencia de las actividades residenciales, comerciales, de servicios y burocráticas; la promoción de múltiples formas de movilidad, priorizando la peatonal; la dinamización de los usos ciudadanos del espacio público y la promoción de economías urbanas que privilegien la innovación, el emprendedurismo de las nuevas generaciones y la producción cultural.

Pero fue el criterio de la articulación su principal atributo: el PlanCHA planteaba convertirse enun marco propicio para que los distintos esfuerzos, provenientes del sector público y de la sociedad civil, no terminen en acciones aisladas, con baja repercusión, o en intervenciones contradictorias. De estar vigente, la gestión del estacionamientopudo haber sido abordado desde una óptica más amplia, que enlace esa medida con otros aspectos de la gestión urbana, como la mejora del transporte público, la revalorización del espacio público, la participación ciudadana, la promoción de otras formas de movilidad y el incentivo al comercio.

Foto: Juanjo Ivaldi Zaldivar

Foto: Juanjo Ivaldi Zaldivar

El gobierno nacional instauró, en enero del 2015, un Consejo del Poder Ejecutivo para el PlanCHA, con la participación de varias carteras, bajo la presidencia del MOPC y el secretariado ejecutivo a cargo de la Secretaría Nacional de Cultura. Esta instancia suscribió un convenio de cooperación con la Municipalidad de Asunción parareafirmar la alianza que dio origen a la formulación y garantizar la labor conjunta en la fase ejecutiva.

Una cooperación financiera de Itaipú Binacional con la Secretaría Nacional de Cultura permitió poner en funcionamiento un equipo humano exclusivo para el gerenciamiento del Plan, mientras una cooperación técnica con CAF (Banco de Desarrollo de América Latina),posibilitó el intercambio con saberes y expertos de otros países en materia de movilidad, economía urbana y comunicación.

Durante su funcionamiento, el equipo técnico del PlanCHA,además de promover  – no siempre con éxito – la coordinación entre los principales proyectos urbanos, emprendió varios trabajos, entre los que se destacan el diseño de una propuesta de proyecto piloto residencial, con SENAVITAT; la propuesta de recuperación del Parque Caballero y su entorno; el inicio del proceso de Ventanilla Única entre la Secretaría Nacional de Cultura y la Municipalidad de Asunción para los temas patrimoniales; el apoyo a iniciativas de la sociedad civil, como las promovidas por AMCHA, colectivos de artistas o iniciativas como “Asunción en las Calles”; el diseño del proyecto “Escuelas ciudadanas”, que planteaba la puesta en valor de las escuelas públicas que funcionan en edificios patrimoniales y su interconexión comunitaria a través de la diversificación y ampliación de sus servicios.

La interrupción

La destitución de la entonces Ministra de Cultura, Mabel Causarano, en setiembre del 2016 cambió la coyuntura. Con su salida, se anuló el principal motor político del PlanCHA. Se hicieron evidentes las resistencias en la actual administración municipal de Asunción en asumirlo y, más aún, liderarlo; la nueva administración en la Secretaría Nacional de Cultura no pudo o no quiso dar continuidad al proceso; el MOPC, que nunca asumió su rol de presidente del Consejo del PlanCHA, no hizo más que seguir con su agenda, restringida a los proyectos a su cargo (Reconversión del Puerto, Metrobus, Avenida Costanera). El Gabinete de la Presidencia, como Poncio Pilato, se lavó las manos.

Es así que, desde setiembre del 2016, el Gobierno Nacional y la Municipalidad de Asunción prácticamente omitieronen el discurso políticola referencia al PlanCHA. Ninguna reunión del Consejo presidido por el MOPC, fue realizada; el proyecto de ordenanza que plantea la aprobación del plan maestro, promovida por el Concejal Federico Franco-Troche, nunca fue tratada por la Junta Municipal; el equipo técnico del PlanCHAno fue aprovechado ni por el MOPC, ni por la Secretaría Nacional de Cultura ni por la Municipalidad. El mismo fue subutilizado hasta que quedó desmantelado por el cese del financiamiento, en marzo del 2017. Sus diferentes propuestas no fueron tenidas en cuenta por las instituciones citadas.

Una convocatoria a la ciudadanía para generar un grupo de apoyo al PlanCHA, organizada en febrero del 2017, con participación de directivos de la Municipalidad y la Secretaría Nacional de Cultura, no ha recibido continuidad. Quienes participaron en dicha ocasión tal vez recuerden que la Directora de Centro Histórico de la Municipalidad de Asunción informó que la institución estaba formulando “un nuevo plan para toda la ciudad”,AsuViva, y que, en ese marco, se abordaría la situación del centro histórico. Luego de 6 meses de realizarse esta reunión, se desconoce el nuevo planteamiento del gobierno local.

Preguntas, consecuencias y prevalencias

¿Por qué las autoridades de ambos niveles de gobierno decidieron desechar el proceso del PlanCHAque proporcionaba un marco para la orientación de las acciones en el centro histórico? ¿Por qué la Municipalidad de Asunción no asumió efectivamente el liderazgo del plan maestro? ¿Acaso éste no podía ser reorientado en aspectos discursivos y estratégicos, buscando cautelar el camino andado? ¿Qué razones poderosas hicieron que la Secretaría Nacional de Cultura y la Municipalidad de Asunción desaprovecharan un equipo técnico de alto nivel, conformado por más de 10 personas, habida cuenta de que la carencia de recursos humanos es uno de los principales déficits institucionales?

Siendo junio del 2017, la propuesta de crear la Ventanilla Única Patrimonial no ha logrado materializarse, postergándose la necesaria armonización de criterios, procedimientos y mecanismos entre la Secretaría Nacional de Cultura y la Municipalidad de Asunción en torno a la puesta en valor del patrimonio histórico-arquitectónico, a la luz de la nueva Ley de Patrimonio, recientemente promulgada.

Los principales proyectos urbanos (Continuidad de la Avenida Costanera, Reconversión del Puerto, Recuperación del Parque Caballero, Revitalización deChacarita Alta) siguen su ejecución de forma aislada. Cada uno con sus apremios, objetivos específicos y cronogramas.

La movida nocturna, cuyo dinamismo empieza a encontrarse con las amenazas propias de un espacio desatendido, sigue sin contar con una estrategia integral que favorezca su evolución enlazada con una mirada más amplia del desarrollo urbano.

Los espacios públicos están abandonados o subutilizados. Las múltiples iniciativas ciudadanas, principalmente culturales, siguen huérfanas de un marco institucional que amplifique su impacto. La inseguridad, real o imaginaria, prevalece como una inquietud generalizada; el trabajo informal no observa horizontes concretos de inclusión; y, pese a la amplia superficie desocupada, aún no se dan las condiciones para atraer residentes al principal espacio urbano del país.

El deceso del PlanCHA no despertó reacción en la prensa ni en la ciudadanía. Nadie lamentó su deceso. Tal vez porque no logró calar en el sentimiento colectivo de la ciudadanía.  Tal vez porque sus acciones aún se encontraban en un nivel preliminar, con baja incidencia en las condiciones concretas de uso y vivencia del espacio urbano. Tal vez porque el deterioro del CHA está tan naturalizado (como la desigualdad social) que nadie imagina una situación diferente.

La certeza es que la praxis política de “comenzar siempre de nuevo” se reproduce con prolífica eficiencia. Es transversal a las ideologías políticas profesadas.

 

*Exsecretario ejecutivo del Plan CHA y exjefe de gabinete de la Secretaría Nacional de Cultura

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios