El Eco del Payo

No hay comentarios
Estos últimos días han sido, para el análisis político paraguayo, los días de Payo. Muchas y variadas ideas, desde la ultraderecha hasta la plusultraizquierda. Una de las más interesantes puede ser la de José Duarte Penayo en Tereré Cómplice desde el democratismo electoral. Planteo algo complementario, sin ánimo de contradecir nada.
Paraguayo “Payo” Cubas actúa en un escenario que es el Senado. Allí habla, interpela, insulta, denuncia. Es, en el Senado el gran denunciador. Qué no se cumplen los horarios, que lo que debiera ser abierto es cerrado, que las multas, que el orden de la palabra, que el poder de la prensa. Su accionar es interno (salvo alguna referencia a lo que sucede en Ciudad del Este) pero ejemplarizante. Los privilegios que denuncia en esa Cámara, son del mismo estilo que todes quisiéramos denunciar: la rutina de la injusticia basada en la desigualdad.
La actuación es eficaz porque tiene un eco. Un eco que trabaja para él y con él.
Este eco no son los que pelean con él (aunque también, a veces como el payaso que recibe las bofetadas para hacer reír al público). No los Enrique Riera, Javier Zacarías Irún, etc. Su eco está conformado por quienes le dan la victoria de confirmar sus quejas.
Esos, en el Senado, que van haciendo abiertas reuniones que eran previamente cerradas, que van poniendo multas a comportamientos rutinarios aunque no reglamentarios, que van dándole razón práctica, titulares de prensa y triunfos que mostrar.
Por eso es que Payo tiene, sépalo o no, un equipo trabajando para él en el Senado que incluye a quienes no le sancionan ni le denuncian. Ese equipo de apoyo silencioso se ha ido conformando en tanto se ha visto como provechosa la actuación de Cubas.
Provechosa para devolver la centralidad política al Congreso (que la calle había quitado mediante las acciones de escrache y la propia quema del Congreso en la que estaba presente el mismo Payo) y a la política institucional, poniendo punto final mediante la polémica a los años de centralidad de los poderes fácticos que encarnaron los ministerios empresariales de Cartes.
Este apoyo, este equipo persistirá mientras Payo mantenga el ritmo (¿5 años de cintarazo?) y se mantenga deseable para los medios. El actual gobierno por ejemplo tiene varias coincidencias programáticas e ideológicas con Cubas y en lo práctico le ha servido para quitar espacio político y mediático al cartismo, a la calle y a la oposición parlamentaria, incluso a quienes le imitan como Katya González.
Paraguayo Cubas no está solo en el Senado, aparte de este equipo silencioso que trabaja para él pensando en el futuro, está la prensa que trabaja para él pensando en el presente. Porque 2023 está más cerca de lo que pensamos porque para ese equipo ya hay un candidato.

Comentarios

In : Blogs