Arnaldo Samaniego y la parálisis del tractor amarillo

No hay comentarios

A casi 3 años de haber asumido, la actual administración municipal de la capital no ha mejorado el estado de la ciudad. 

 

Afiche de campaña del intendente de Asunción, Arnaldo Samaniego.

El intendente de Asunción, el colorado Arnaldo Samaniego, había desarrollado su campaña electoral montando una imagen de político obrero con casco y manejando un  tractor con la promesa de desarrollar obras de infraestructura y mejorar el estado de la ciudad. Sin embargo, a más de dos años de su gestión no se vislumbran mejoras visibles en la solución de los problemas que afectan a la ciudad.

Más allá de que pocos se hayan tomado en serio su promesa de terminar con los baches en las primeras 48 horas de su gestión, es preciso denunciar la burla y recordar que estos no solo siguen allí, sino que mantienen una tendencia a empeorar. Este aspecto resulta más notable cuando se considera la intención de promover la Inspección Técnica Vehicular (ITV). Si bien es cierto que existen vehículos que circulan en un estado inadmisible escupiendo densas humaredas negras y que se deben realizar los controles pertinentes, no es menos cierto que el previsible resultado de dicho instrumento será el de la mera extorsión.

En este sentido es preciso remarcar que los principales contaminantes son las unidades del transporte público, que circulan con total impunidad bajo el amparo de los políticos que mantienen vínculos con los propietarios, siendo muchos de estos dirigentes partidarios. La principal muestra de que no existe voluntad de solucionar el problema es el reiterado aplazamiento dela implementación del metrobús eléctrico. Si bien este de por sí no solucionará el problema, sería un importante avance para descongestionar la avenida Eusebio Ayala, uno de los corredores más poluidos de la ciudad.

Respecto a esto Samaniego había prometido organizar la ciudad de tal forma que se pueda realizar el trayecto de la “periferia” al centro de la ciudad en 12 minutos. No sabemos a qué “periferia” se refería el intendente, pero lo cierto es que para llegar desde ciudades vecinas como Fernando de la Mora, Villa Elisa, San Antonio y Ñemby el trayecto lleva más de una hora con tendencia a aumentar por el cada vez más caótico tránsito. Solo las tres cuadras de la avenida Rodríguez de Francia desde Próceres de Mayo hasta Perú puede llevar más de cinco minutos.

Un verdadero espero de agua se formó en la calle Avai (Segunda).

Continuando con el tema de la vialidad, Samaniego planteó durante la campaña la ampliación a 6 carriles de las avenidas de ingreso a la ciudad como Artigas, Fernando de la Mora y Félix Bogado.  Sin embargo, a casi tres años de haber asumido la intendencia no se ven siquiera preparativos para ampliar dichas vías.

“Asunción limpia”

Otro problema dramático es el de la basura, que no se reduce a un problema estético, sino a una cuestión básica de salud pública. Por estos días en una zona muy poblada, en las intersecciones de las calles Nuestra Señora de la Asunción y Delfín Chamorro, en la vereda de una plaza, se desplegaba el insalubre paisaje de un denso basural. Samaniego había prometido un plan llamado “Asunción limpia”, que contemplaba la adquisición de más camiones recolectores de basura para mejorar el servicio. En cambio, el problema de la suciedad empeora cada vez más.

Basural en plena vía pública en la intersección de las calles Nuestra Señora de la Asunción y Delfín Chamorro.

“Una sociedad saludable es básicamente una ciudad limpia”, postulaba Samaniego en su programa de gobierno.  “Una ciudad donde no le damos ventaja a las enfermedades”, agregaba. Cabe recordar que este año se registró la peor epidemia de dengue de la historia teniendo precisamente a Asunción como uno de los principales focos. Además de esto el intendente había prometido una ciudad inclusiva y aun convertirla en “capital de la salud” con programas para niños, jóvenes y adultos de la tercera edad.

“Vamos a construir una ciudad segura, moderna, ordenada, limpia y alegre. Trabajemos”, decía Samaniego en un vídeo de campaña con su típico casco.

Sobre la insuficiencia de espacios verdes, su propuesta de solución fue exonerar el pago de entrada en el Jardín Botánico de manera de mejorar el promedio de metros cuadrados de espacio verde disponible por habitante. Sin embargo, esta medida escondía una trampa, ya que al eliminar la entrada de 2.000 guaraníes al Botánico se aumentó el precio correspondiente al Zoológico a 5.000 guaraníes quedando las cosas prácticamente de la misma manera.

Con respecto a medidas más complejas como la recuperación de los predios municipales ocupados por seccionales de su partido, no se tuvieron avances tangibles más que declaraciones sobre supuestos acuerdos para que los ocupantes paguen por esos terrenos.  En contrapartida, la única medida concreta realizada hasta ahora fue restringir el acceso a los espacios verdes como el enrejado en la Plaza Uruguaya.

Samaniego también había anunciado la postulación de Asunción para ser designada la Ciudad Verde Iberoamericana, pero la medida más visible fue la poda y tala indiscriminada de árboles en la ciudad, ya sea por acción u omisión.

La «ciudad verde» iberoamericana. Para proteger el cableado se cortó el problema casi de raíz sobre la avenida EE.UU. c/ Cerro León (Novena).

Finalmente, mejor ni hablar del proyecto de construcción del puente sobre el río Paraguay para unir la capital con el Chaco. Si ni siquiera se puede hacer algo tan elemental como recoger la basura no se entiende cómo se puede aspirar a concretar un megaproyecto como ese. Hasta ahora el tractor amarillo parece haber quedado estancado en el pantano.

Comentarios