ANR, una máquina electoral que adopta la ideología de cada tiempo

No hay comentarios
Por Roberto González
Asociar al Partido Colorado con el socialismo sigue generando rechazos en la agrupación. En tiempos del stronismo adherir a ideas de izquierdas era un pecado que se expiaba con la cárcel, el exilio o la muerte.
Roberto Moreno, candidato a senador por el cartismo, recordó días atrás que su desencanto con la política y el país había llegado al paroxismo cuando el nicanorismo declaró socialista a la ANR.    Moreno, en un reciente acto de inauguración de mejoras en la Procuraduría General de la República (PGR) con presencia del presidente Horacio Cartes y representantes de otros poderes del Estado, relató que cuando cayó la dictadura stronista en 1989 su generación, que a la sazón entraba a la adolescencia, tuvo una gran esperanza de que venía un tiempo mejor para el Paraguay, pero que de a poco, con la repetición de vicios y males como la corrupción, se fueron desilusionando de la política, del sector público y del país en general. “Le empezamos a perder fe al Paraguay”, dijo.
Explicó que esa situación llegó al paroxismo cuando en el 2007 el nicanorismo “usando a Ignacio A. Pane” le “declaró al Partido Colorado socialista, mientras se violaban los mandamientos más sagrados” que el propio A. Pane dejó para ser “buen paraguayo y buen colorado”.
Refirió que la única condición que A. Pane le puso a Bernardino Caballero para afiliarse al Partido Colorado fue que no sea la típica asociación política que promueve “sociedades leoninas de ganancias presupuestivas”. Moreno agregó que lo que veían durante la transición democrática precisamente era que todos los partidos políticos se convertían en esas sociedades para generar ganancias.
El procurador, que hacía un recuento de su gestión como despedida del cargo ya que se vio obligado en dejarlo por ser precandidato número 11 en la lista cartista al Senado, agradeció al titular del Ejecutivo por haberle devuelto la confianza en el país y en la gestión pública al llamarle a ocupar la PGR sin ninguna condición o pedidos torcidos.
Otro ejemplo de rechazo a las ideas socialistas o de izquierdas en la ANR fue lo manifestado por Blas Chamarro, un burócrata colorado desde los tiempos del stronismo que estaba reciclado en el tribunal electoral colorado. En el 2012 expresaba que el Partido Colorado tenía las mejores condiciones para volver al poder porque había motivado de nuevo a su pueblo y porque había extirpado de su seno la “lacra ideológica” del progresismo, según alegó. Se refería también a la convención del 28 de abril del 2007 en que el movimiento interno liderado por entonces presidente de la República Nicanor Duarte Frutos declaró que la línea ideológica de la ANR era el “socialismo humanista”.
En diferentes periodos de la historia de la ANR siempre aparecieron líderes que sostuvieron que la agrupación adhería a las ideas socialistas. Entre ellos está Waldino Ramón Lovera, el reconocido dirigente antiestronista y líder del Mocopo ya fallecido. Los de esta corriente afirmaban que la doctrina colorada del “Estado servidor del hombre libre” pertenece a una concepción socialista.

Comentarios