Abogado del cártel de Sinaloa presenta denuncia contra políticos antienmienda

No hay comentarios

Investigaciones de medios mexicanos habían revelado que la Tabacalera del Este (Tabesa), propiedad del presidente Horacio Cartes, obtiene amplias ganancias con la comercialización de sus productos de parte de los cárteles mexicanos de Sinaloa y Los Zetas.

El abogado Marcos Estigarribia, supuestamente a título personal y como ciudadano indignado por los hechos de violencia ocurridos el viernes 31 de marzo, presentó una denuncia contra Efraín Alegre, del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), y Rafael Filizzola, del Partido Democrático Progresista (PDP). El abogado sostuvo que la quema del Congreso fue la concreción de amenazas realizadas hace meses y en que anunciaban derramamiento  de sangre si el presidente Horacio Cartes insistía en su proyecto de ser reelecto a través de la enmienda constitucional.

El diario Última Hora informó que la denuncia fue formulada por daños a obras construidas y medios de trabajo, perturbación de la paz pública, amenaza de hechos punibles, incitación a cometer hechos punibles, producción de riesgos comunes, coacción a órganos constitucionales y coacción al Presidente de la República y a miembros de órganos constitucionales.

Por su parte, Alegre acusó a José Ortiz, gerente de Tabesa (propiedad de Cartes), de haber ordenado el ataque a la sede del PLRA, que terminó en la muerte de Rodrigo Quintana, dirigente de la Juventud Liberal. Según la versión del titular del PLRA, Ortiz dio la orden al comisario Tomás Paredes Palma para ingresar violentamente, sin ninguna orden judicial, y realizando disparos al interior de la sede liberal supuestamente en búsqueda de personas que habían cometido hechos vandálicos.

Ortiz, en tanto, anunció a través de un comunicado que presentará querella por difamación, calumnia e injuria contra Alegre. El gerente de Cartes argumentó que la confrontación política que vive el país no debe ser razón para mentir e inventar situaciones para ganarse adeptos.

Los cárteles mexicanos y los cigarrillos Cartes

Detrás de su imagen de ciudadano preocupado por la institucionalidad del país, el abogado Estigarribia es un abogado dedicado a la representación jurídica de narcotraficantes como Jimmy Wayne Galliel, señalado como jefe del Cártel de Sinaloa y acusado de operar empresas de fachada en Paraguay para traficar drogas a Europa, y de Sergio Lima Dos Santos, un ciudadano brasileño procesado por el crimen del narcotraficante Jorge Rafaat.

La denuncia de un abogado defensor de integrantes del cartel de Sinaloa viene a coincidir con el hecho de que favorece el proyecto de reelección de Cartes y, a su vez, las operaciones del cartel mexicano que se dedica a comercializar en el mercado negro los cigarrillos fabricados por la tabacalera del presidente dejante ingentes ganancias a Tabesa.

“El presidente de Paraguay, Horacio Cartes, se está enriqueciendo a manos llenas con el contrabando de tabaco a México. Seis de las marcas de cigarrillos ilegales que más se venden en el país son producidas por su empresa, Tabacos del Este SA (Tabesa), y de forma directa e indirecta obtiene grandes beneficios con el creciente mercado ilegal en territorio mexicano”, dice un reportaje del periódico mexicano Milenio, publicado en diciembre de 2014. Subraya que este mercado negro se ha convertido en una importante fuente de ingresos organizaciones del crimen organizado y el narcotráfico como Los Zetas y el cártel de Sinaloa.

Embarques de cigarrillos del emporio de Cartes han sido descubiertos por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y la PGR lo mismo en Mazatlán y Veracruz que Ciudad Juárez y Chetumal, incluso en el Distrito Federal, indican. Sus productos, fuera de norma y sin pagar impuestos, están disponibles en tiendas y puestos de dicho país.

La empresa paraguaya, según indicaciones extraoficialmente, ya acapara el entre 2.5 y 7 por ciento del mercado nacional clandestino de cigarrillos en México. “Sus productos están contribuyendo a un mercado que alimenta a algunas de las más violentas organizaciones criminales, sangra al erario nacional y, por si fuera poco, pone en jaque los esfuerzos por reducir el consumo de tabaco entre la población. En julio pasado, la Cofepris emitió alertas para las siguientes marcas de la empresa de Cartes: Ibiza, Laredo, San Marino, San Marino Rojo, San Marino Verde y Palermo”, añade el informe.

Milenio resalta que las fábricas paraguayas elaboran 67 mil millones de cigarrillos al año, pero sus fumadores solo consumen 2.7 mil millones. “La sobreproducción es evidente: si su población es de 6.8 millones de personas, cada mujer, niño y hombre tendría que fumarse 9 mil cigarros, algo que evidentemente no sucede”, ilustra la nota de prensa.

Los voceros de las tabacaleras del presidente alegan que producen legalmente los cigarrillos para el consumo local, por lo que no es responsabilidad de las firmas que sus compradores se dediquen a meter los cargamentos de manera clandestina a otros países y que este es un asunto que debe ser resuelto por los organismos aduaneros. Sin embargo, la empresa funciona a un ritmo de superproducción a sabiendas de que el 90% de sus mercaderías serán ingresadas de contrabando a otros países.

Comentarios

In : Destacados