“A mi hermano Isidoro Barrios lo mataron e hicieron desaparecer los brasileños”

No hay comentarios

Asunción. (Cuarto Poder 4P Radio TV). “El sueño de Isidoro Barrios era recuperar la tierra ancestral de los avá guaraní, donde habitaron sus padres y abuelos, pero los pistoleros brasileños lo ejecutaron peor que a un animal e hicieron desaparecer su cuerpo”, relata con dolor en el alma y entre lágrimas, su hermano mayor, el profesor Emiliano Barrios, en su carpa de hule y cartón, en la Plaza de Armas, frente al Congreso. Se cumplen tres meses de la desaparición y ejecución, del estudiante indígena de antropología, que ocurrió tras el ataque violento hecho a la comunidad Takuara’i, de Corpus Cristi, Canindeyú, por sicarios al mando de Fabio Sequeira y Karina Correa, el domingo 16 de setiembre del 2018, para despojarles sus tierras. Emiliano Barrios, denunció que el fiscal Cristian Bartomeu, de Saltos del Guairá, habría ordenado a los policías de criminalística que paren con las investigaciones. Los policías de criminalística, de Salto del Guairá, habían manifestado a los familiares que los restos encontrados en la zona, corresponderían a un ser humano, pero que no podían continuar investigando el caso, por orden del fiscal interviniente, que a todas luces intenta proteger a los brasileños.

Isidoro-Barrios-1

Isidoro Barrios, ya pasaron tres meses de su desaparición. Se sospecha que fue asesinado por los sojeros brasiguayos.

“Lo mataron y tiraron como a un animal, en una fosa común”, señala entre lágrimas su hermano Emiliano. Isidoro Barrios, ya no podrá respirar la suave brisa en su tierra, despertar a las mañanas al escuchar el trinar de los pájaros, disfrutar el perfume del monte, de hierbas mojadas y el polen del campo. Le cortaron sus sueños, como se arranca una flor en la primavera de una vida. La risa le borraron con balas y de sus labios brotaron hilos de sangre. Tenía las mismas utopías de otros jóvenes, recibirse, conquistar el derecho a vivir y morir en la tierra de sus antepasados, ser útil a su pueblo avá guaraní, pero le truncaron sus sueños y antes que vivir en su tierra, abrieron un pozo de unos pocos centímetros y ahí lo tiraron inerte. Hasta el ganado de los brasileños tenía más tierra donde pastar que los indígenas. A Isidoro Barrios, le alcanzó solo unos centímetros de tierra, donde sepultaron sus sueños.

Herida

Isidoro Barrios, es parte de una familia numerosa avá guaraní, integrada por 8 hermanos, cuyos padres ya habían fallecido. Tenía 32 años y estaba cursando la carrera de antropología en la universidad. La herida abierta es muy dolorosa para sus hermanos y familiares, porque ni siquiera tuvieron el derecho de retirar su cuerpo de manos de los sicarios brasileños y enterrarlo dignamente en su propia tierra.

El profesor Emiliano Barrios, continúa levantando las banderas de lucha de su hermano Isidoro, en su carpa de resistencia con los indígenas de la Plaza de Armas, en Asunción. “vine con los indígenas de Takuara’i a exigir justIsidoro-Barriosicia, la vida humana debe respetarse, cualquier animal por Ley ahora debe ser respetado en su derecho a la vida, sin embargo, mi hermano no es considerado siquiera un animal”, expresa con tristeza, mientras se enjuga las lágrimas del rostro.

Isidoro Barrios, luchó por la recuperación de un pedazo de tierra, que le corresponde legal y legítimamente al pueblo avá guaraní. Su comunidad Takuara’i, continúa su lucha, levantando las mismas banderas. En ese sentido, dijo que “Isidoro quería un pedacito de tierra para sus hermanos, sobrinos, familia y su pueblo avá guaraní.

Extranjeros en su propia tierra

“En Paraguay a los indígenas les tratan peor que a los animales”, dijo lamentándose. “Debemos lograr una nueva conciencia en la sociedad, para que se respete los derechos de los pueblos indígenas y devuelvan nuestras tierras”, indica Emiliano Barrios. Lo que más duele es que para los indígenas no hay justicia en Paraguay, la investigación sobre el crimen no avanza y no hay castigo a los responsables. La policía, fiscales, jueces y el Gobierno están complicados con los empresarios brasileños en la muerte de Isidoro Barrios, denuncian los indígenas.

“Nos tratan como invasores y delincuentes a los indígenas con imputaciones, desalojos y persecuciones judiciales, pero los invasores son los extranjeros. En este país nos tratan como si fuéramos extranjeros en nuestra propia tierra”, finalizó Emiliano

Comentarios