Uruguay y Perú, puntos de madurez

Metáforas de un equipo listo para una final y otro que se ha superado a sí mismo.

La copa América ya tiene su primer finalista.Uruguay venció a Perú 2 a 0 y pasó a la final.

Si hay una ciencia que me sorprendió observar en el equipo uruguayo anoche (no lo había percibido en sus anteriores partidos, sí durante el mundial) fue la geometría. Cuando se defiende forma arcos perfectos que tienen su centro casi siempre en la pelota. En las transiciones forma rombos y triángulos que, dinámicos, ordenan al equipo según la jugada lo requiere. Cuando ataca parece más confuso –ya que las decisiones deben ser más rápidas– pero las diagonales de Suárez y Forlán, las paralelas de los dos Pereiras a ambos lados de la cancha y los puntos de apoyo de los mediocampistas me recuerdan más a Pitágoras que a Guardiola, Mourinho, Bilardo o Martino, sin dudas.

La equidistancia de los uruguayos entre sí a la hora de marcar tiene como base un profundo conocimiento de la ubicación de cada compañero con respecto a los demás, sin necesidad del sentido de la vista. En la contrapropuesta de ataque, más dinámica, parecen ejercitar lo mismo, pero con el objetivo de encontrar espacios en vez de cerrarlos.

Malsana envidia de tener un técnico como Tabárez, que, juntando futbolistas consagrados con otros poco tomados en cuenta –o en el comienzo de sus carreras–, armó un equipo no sólo aguerrido como buenos descendientes de Obdulio, sino pragmático, flexible, paciente y contundente, casi una metáfora de un hombre ideal.

El caso del Perú

Del otro lado de la cancha, Sergio Markarián, en su proceso de reordenar la selección peruana, sufrió los limitantes por todos conocidos para este torneo. Un plantel corto y sin demasiada experiencia no fue suficiente para este rival en una instancia de definición.

Anoche Uruguay pudo resolver el cerco defensivo recién en el segundo tiempo, aprovechando una jugada atípica en el partido. Perú se animó a más solo cuando Tabárez dispuso cerrar el partido un poco más atrás, cuidando el campo propio.

Por este torneo, Markarián parece haber bosquejado un Perú como lo supo hacer con Paraguay en los noventa. Puede no ser muy ofensivo o vistoso (como aquellos grandes equipos peruanos de los setenta), pero se ha vuelto mucho más efectivo. Como primer paso, creo que lo han dado con una firmeza insospechada.

Si Uruguay se asemeja a una metáfora muy madura de hombre, Perú puede ser la de unos hijos que tras andar confundidos, encuentran un padrino para reinterpretar el legado de sus antepasados, para empezar a andar certeros por el fútbol.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.