Uno de los más importantes activistas del guaraní es separado de su cargo

El plan a 10 años es tal vez uno de los aportes más importantes, a más de una cantidad de medidas que se tomaron para dar jerarquía institucional a una lengua que, si bien tiene rango constitucional, mantuvo –y mantiene- su estatus de idioma “inferior” de “pobres o campesinos”.

“Oñe mo sako pytaíma Políticas Lingüísticas avei”, asume una funcionaria de la institución por la medida asumida.

“Heta añorairo guaraní rapykuei”, nos cuenta Miguel Verón, todavía muy compungido por la decisión.

Miguel estaba al frente de la dirección de Planificación de Políticas Lingüísticas. Miguel Verón es también miembro de la Academia de la Lengua Guaraní, cuyo nacimiento y consolidación se debe, entre otros factores, al gran esfuerzo que él puso en la obra, según nos cuentan varios de sus colegas.

Conocemos muy bien “la condición de gran trabajador, de los ideales y de la responsabilidad que siempre caracterizaron y caracterizan al querido amigo Miguel Verón”, expresa el Ateneo de Lengua Guarani

La pedagoga Elena Martínez entiende que Miguel intentó poner fuerza «en que se vea la situación lingüística como derecho social. Es decir, la inclusion de las lenguas en un espacio culturalmente hegemonico, reconocer el valor de la ley de lenguas como parte de un estado pluricultural».

La ministra de la Secretaría de Políticas Lingüísticas, Ladislaa Alcaraz de Silvero, en entrevista con Ultima Hora, no quiso entrar en detalles de los motivos, por “respeto al colega.

Dice que tomó una decisión de acuerdo con sus facultades.

Comentarios

Publicá tu comentario