Uno de cada diez paraguayos económicamente activos se encuentran fuera del país

La migración es uno de los fenómenos sociales con mayor implicancia en la calidad de vida.

Por : Rogelio Juan Pablo Ibañez Candía.

La dinámica poblacional posee determinadas características entre los que se destaca la migración.  Esta característica es comprendida como el desplazamiento geográfico de individuos o grupos, generalmente por causas económicas o sociales. En las dos últimas décadas paso a constituirse en uno de los fenómenos sociales con mayores implicancias en la calidad de vida de las personas, con importantes  efectos a nivel económico, político, social y cultural.

Se estima que las familias receptoras de remesas provenientes del exterior superan los 1 millón de personas, según estudios realizados por la Organización Chilena Corporación Latino barómetro en el año 2010.

Las personas que migran lo hacen por los siguientes motivos: mejores condiciones de empleo, aspiraciones de ingresos, deseos de mejora en necesidades como alimentación, salud, educación, vivienda y seguridad. Al respecto, según un estudio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)  del año  2009, el 92%[1] de los que salieron del País, tienen como principal razón de salida lo laboral. remesas

La búsqueda de trabajo y de condiciones de vida más dignas moviliza, en mayor medida, a mujeres, jóvenes de menos de treinta años de edad y en algunos casos a los adultos de entre 30 y 45 años de edad. En este sentido, la Dirección General de Estadísticas, Encuestas y Censos (DGEEC) estima que una de cada diez personas de la Población Económicamente Activa (PEA) está fuera del país, principalmente jóvenes que podrían estar produciendo para el País.

Como consecuencia de lo anterior, podemos decir que entre los aspectos positivos del fenómeno migratorio a nivel económico, se destaca la emigración como una importante fuente de envío de remesas de dinero. Éstas inciden en la macroeconomía por el ingreso de divisas, como dinamizador de la economía, y en la condición de vida de las familias mejorando sus ingresos. Se estima que las familias receptoras de remesas provenientes del exterior superan los 1 millón de personas, según estudios realizados por la Organización Chilena Corporación Latino barómetro en el año 2010.

Una de las razones por la que interesa el estudio y análisis de los ingresos derivados de las remesas a los tomadores de decisiones del gobierno y al sector financiero tanto público como privado es el comportamiento creciente que se ha registrado en los últimos años, según se observa en el siguiente cuadro:

De acuerdo a los datos oficiales del Banco Central del Paraguay (BCP), las remesas representaron un 2,4%% del Producto Interno Bruto (PIB) del Paraguay en el año 2009. Si tomamos el mismo registro para el año 2010, vemos que la participación respecto al PIB orilla los 4 %, lo que se aprecia en cierta medida en el grafica anterior.

En enero de este año se ha registrado un aumento del 45% en el ingreso de remesas en comparación con el año 2010, totalizando US$ 23.296. El promedio de ingreso mensual recibido del exterior por hogar en el año 2008 ha sido de G. 656.473.

Según datos del 2008 del informe Ampliando Horizontes, los valores de las remesas recibidas por los hogares asuncenos son los más altos; seguido en importancia por los montos remesados a hogares de los departamentos Central y Alto Paraná. Los departamentos que reciben las cantidades más pequeñas de remesas son Itapúa, Caaguazú y San Pedro, en ese orden.

Las personas que envían sus remesas lo hacen generalmente a través de sistemas de Courier de bancos, financieras y casas de cambio, pero también utilizan otros medios. Las sumas que pasan por alto las estadísticas se deben a que son trasladadas por empresas de transporte y familiares y amigos de confianza, quienes son portadores de los fondos en efectivo como parte de sus enseres personales de viaje.

Al respecto, un informe de la Asociación de Estudios de Población en cooperación con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (ADEPO/UNFPA) realizado en el año 2008, refleja que el 32,5% de los ingresos llega a los hogares a través de transferencias bancarias, el 48% a través de las compañías de remesas y un 20% por encomienda o por manos de amigos o parientes que regresan o que van de visita.

El Banco Central estima que ingresó efectivamente al país 430US$ millones, sin embargo solo el 60% del total de remesas ingresadas se encuentran captados por el circuito financiero en el año 2010, es decir US$ 273 millones.

En resumen, según la evidencia reciente de los últimos años, uno de los principales efectos directos de la migración en la economía constituye la remisión de remesas por parte de los emigrantes paraguayos/as a sus hogares, favoreciendo en cierta medida el bienestar económico de los receptores.

Por un lado, las remesas han servido de alivio a los hogares más vulnerables como así también de oportunidad para mejorar los niveles en la calidad de vida de los receptores de remesas. En la mayoría de los casos el destino que les dan las economías domésticas a las remesas se refleja en mejoras en infraestructura, educación, salud, ahorro, vestimenta y alimentación, entre otros.

A priori, las remesas se presentan como una oportunidad positiva para el sector financiero, teniendo en cuenta el porcentaje de envíos que no se encuentran insertos en el circuito formal financiero y que podrían ser objeto de atención para la expansión de otros productos financieros que el mercado ofrece en la actualidad.

Por otro lado, la emigración también provoca costos sociales negativos a las familias paraguayas, traducidas en traumas afectivos en los niños/hombres/mujeres, el desarraigo, el rendimiento escolar en las familias receptoras, las brechas que se acentúan o se eliminan a nivel económico, social, cultural, etc. aunque sus efectos poco importen a los actores influyentes vinculados al sector privado (financiero y laboral), el Estado debería realizar investigaciones sobre el impacto social de las remesas, a fin de conocer la situación actual de las familias receptoras y proponer Políticas Publicas que generen oportunidades de empleos y acceso a salarios tan buenos o mejores que los que reciben los migrantes en el extranjero, o en su defecto Políticas orientadas a compensar dichas externalidades sociales.

1 Ampliando Horizontes: Emigración Internacional Paraguaya. PNUD Paraguay. 2009.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.