Uninorte otorga doctorado a ex presidente investigado por vínculos con el narcoparamilitarismo

En el día ayer, jueves 19 de setiembre, la Uninorte otorgó el doctorado Honoris Causa al ex presidente colombiano Alvaro Uribe, quien se encuentra investigado en su país por vínculos con el paramilitarismo.

Luego de la distinción el ex mandatario habló sobre el EPP como un obstáculo para el desarrollo económico del país. Asimismo se refirió a los diálogos que el actual gobierno Colombiano lleva a cabo con las FARC calificándolos como: «la apertura de un camino hacia lo peor: el castrochavismo». Según reproducen medios locales de Asunción.

Esta condecoración que hace la Universidad del Norte es sumamente llamativa atendiendo a las denuncias que existen en contra del ex mandatario colombiano en su país por vínculos con los paramilitares y los narcos.

Las denuncias en contra de Uribe en Colombia

En los primeros días de setiembre de este año la sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Medellín confirmaba que el ex mandatario colombiano será investigado: “Por promover, auspiciar y apoyar grupos paramiliatares en las últimas dos décadas.” El magistrado de dicho tribunal, Rubén Darío Pinilla dijo a medios de prensa colombianos: “No es posible que un grupo ilegal llegue a controlar a todo Medellín sin contar con la complacencia de las autoridades.”

Asimismo, sobre el ex mandatario pesan graves acusaciones antes y durante sus dos periodos de gobierno, en la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes, el nombre que más aparece es el de Álvaro Uribe Vélez. Está impreso 261 veces, en igual número de procesos inconclusos entre 2004 y 2010.

La revisión de los citados procesos revelan la existencia de 11 denuncias hechas por correo electrónico, y serias acusaciones de congresistas y excongresistas, presidentes de partidos y exmagistrados, todos convencidos de que algunas actuaciones de Uribe traspasaron la frontera de la legalidad.

Informes de inteligencia de los Estados Unidos relacionan a Uribe con el narcotráfico en la década del 90, el documento señala que Uribe ha trabajado para el cartel de Medellín y es un amigo personal cercano de Pablo Escobar Gaviria “. Escobar murió en una redada policial de 1993.

Sus nexos con el narcotráfico fueron permanentes. Por ejemplo presidió la ceremonia de inauguración y cortó la cinta del barrio “Medellín sin Tugurios” construido al oriente de Medellín por el capo de la droga, Pablo Escobar Gaviria.

Como gobernador de Antioquía promovió la creación de las Cooperativas de Seguridad Privada CONVIVIR, “iniciativa destinada a legalizar el paramilitarismo. Se afirma que Uribe tuvo fuertes nexos con muchas organizaciones paramilitares, lideradas por Carlos Cataño, jefe de la principal organización de extrema derecha y conocido narcotraficante que no pudo ser extraditado a Estados Unidos, precisamente por la intermediación y oposición de Uribe Vélez. En su gobierno ningún paramilitar, es decir ningún narcotraficante de peso ha sido extraditado.

En 2011 el representante Iván Cepeda presentó en rueda de prensa una nueva denuncia que vincula a Álvaro Uribe Vélez en la conformación de grupos paramilitares. Presentó a declarar a un exparamilitar que afirma que un grupo de autodefensa fue auspiciado y formado por el expresidente Uribe, su hermano Santiago, Luis Alberto Villegas, Juan Guillermo Villegas,y Santiago Gallón Henao, al grupo armado se le atribuyen miles de crímenes en Bogotá y Antioquía.

En enero de 2010 parlamentarios y activistas de derechos humanos descubrieron en el pequeño pueblo de la Macarena región del Meta, 200 kilómetros al sur de Bogotá, la mayor fosa común de la historia reciente de Latinoamérica, con una cifra de cadáveres “NN”, enterrados sin identificar, que podría llegar a los 2.000, según diversas fuentes y los propios residentes.

Según el Ejército eran guerrilleros dados de baja en combate, pero la gente de la región habla de multitud de líderes sociales, campesinos y defensores comunitarios que desaparecieron sin dejar rastro.

Uribe también está vinculado en varios casos de corrupción, como desvío de fondos de proyectos sociales para empresas que apoyaron su candidatura a la presidencia, así como el desvío de dinero de los contribuyentes para funcionarios de la oficina colombiana de impuestos.  Así como la utilización de dinero destinado al combate al narcotráfico en campañas de difamación contra los opositores.

Exjefe paramilitar acusó a Uribe de ser «cabeza del paramilitarismo»

En declaraciones a teleSUR, publicadas el 29 de Agosto de este año en su portal de internet,  el exjefe paramilitar, Pablo Hernán Sierra, alias Alberto Sierra, denunció que el exmandatario Álvaro Uribe Velez  es un hombre activo dentro de las filas del paramilitares y fue más allá al afirmar que «es la cabeza del paramilitarismo en Colombia».

“Álvaro Uribe es un hombre que en este momento es activo en el paramilitarismo en Colombia», aseguró ante las cámaras de teleSUR.

El exlíder del bloque Cacique Pipintá señaló que Uribe para ellos es un «comandante integral» que «aún tiene en su mente el fusil».

«No ha soltado el fusil que lleva en la mente. Es un hombre de guerra no de paz», dijo el hombre que es juzgado actualmente por la muerte de más de 100 campesinos y que además está vinculado con el exgobernador del departamento de Antioquia (noroeste colombiano), Luis Alfredo Ramos, que será juzgado por las autoridades de Colombia por su vinculación con el paramilitarismo.

El exjefe paramilitar ya tiene en su haber 14 condenas tras haber aceptado diversos delitos que cometió como líder del bloque Cacique Pipintá y considera al expresidente Uribe su jefe natural. “Es un comandante integral: Político, hacedor de plata, porque ese hombre tiene muchas riquezas,  y es bandido”, señaló a teleSUR.

Sierra reveló los vínculos de Álvaro Uribe en la conformación de escuadrones de la muerte, como el Bloque Metro que operaba en Medellín y sus alrededores, que dejaron a su paso una estela de masacres y muerte.

Explicó a teleSUR que en el año 2002, Álvaro Uribe participó en “subastas de grupos paras” a favor de su campaña electoral.  Pero no fueron sólo subastas de los grupos paras a favor de Uribe, una investigación de la Corporación Arco Iris, determinó que por lo menos dos millones y medio de votos de los que recibió Uribe para ser presidente en 2002, fueron conseguidos por la campaña de terror que lideraron los paras, asesinando a quien no votaba por Uribe.

«Uribe es un hombre activo del Paramilitarismo». Entrevista de Telesur a Pablo Hernán Sierra

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.