Unas 7 mil personas marcharon contra el gobierno “vendepatria y hambreador”

Una marcha por los Derechos Humanos que esta vez avanzó en incorporar la fuerza campesina, las poblaciones del Bañado afectados por la especulación inmobiliaria, los trabajadores organizados y estudiantes.

La convocatoria mostró una línea de convergencia de demandas que hace mucho no se veía, señaló Najeeb Amado, del Frente Guasu.

Niños trabajadores arropados de hules negros, en luto “por la democracia, por la crimilización, por el destierro, por la persecución”, mujeres organizadas en movimientos feministas, partidos políticos, llenaron la plaza de la Democracia con colores diversos.

En este marco, de la marcha, Julio López, de la Central de la Clase Trabajadora, llamó a una segunda huelga general para derrotar “el plan privatista y saqueador del gobierno de Horacio Cartes”, en referencia, principalmente, con su política de enajenación de recursos y bienes a favor de capitales privados, extranjeros en su mayoría, con la ley de la Alianza Público Privada.

 

Representación de la justicia secuestrada "por el dinero, los narcos y los demás poderes".

Representación de la justicia secuestrada «por el dinero, los narcos y los demás poderes».

Territorios de la rivera

“Bañado no se vende”, coreaban las familias de las riveras asuncenas que temen que sus casas, “construidas y sostenidas por nosotros”, al decir de una pobladora, terminen devoradas por la especulación inmobiliaria, cual es la intención del intendente asunceno Arnaldo Samaniego. Alrededor de 100.000 familias habitan las zonas rivereñas de Asunción.

La fuerza campesina marcó la presencia mayoritaria, una vez más, en la marcha y en la confrontación con el “modelo agroexportador que penetra asentamientos y territorios de vida y producción, deforestando y contaminando todo alrededor”, al decir de Marciano Jara, del asentamiento Arroyito.

De las siete mil personas, la mitad habría correspondido al Partido Paraguay Pyahura y los movimientos sociales afines a este partido: OTEP, Federación Nacional Campesina y  Corriente Sindical Clasista.

El Frente Guasu marcó presencia con sus partidos y movimientos sociales afines, una mezcla de gentes de de ciudad y del campo.

En su representación, Najeeb Amado convocó a “la unidad en torno del Congreso Democrático del Pueblo para derrotar el proyecto de Horacio Cartes y las cúpulas del Partido Colorado y del Partido Liberal Radical Auténtico”.

Julia Franco, en representación de Kuña Pyrenda, compartió la idea señalando que esa “unidad ja cuida va’era de oportunistas”.

“Llano, títere de Cartes”

La larga columna de manifestantes de la marcha estuvo repleta de carteles contra Cartes, contra las represiones, contra la violencia del Estado contra las mujeres, los niños, contra los agrotóxicos, y “la narcopolítica y la narcojusticia”. De entre esos carteles, en la primera columna, sobresalían dos muñecos, uno en representación de Cartes, y el otro, el senador Blas Llano, presidente del Congreso, con uniforme de payaso, de títere de Cartes

“Qué gusto que da ser payaso, verdad que sí, verdad que sí”, repetía un chico, acariciando el rostro de Llano, embutido en un moñito y una tela de pijama moteada.

Una representación de la justicia, atada al narcotráfico y a los demás poderes, en torno del dinero, lució igualmente, personificada por Malena Bareiro.

Batucada

Respeto a la diversidad sexual también se expresó como demanda, con la batucada de La Serafina y remeras que decían “lo normal es que no te maltraten”.

Ya un poco antes, en entrevista con nuestro diario, la líder de la Federación Nacional Campesina había adelantado la posición de esta agrupación: la renuncia de Cartes y la constitución de una “Junta Patriótica”.

Esta es la idea que acompañó toda la marcha de los sectores ligados a la FNC.

En la Plaza de la Democracia

El acto, desarrollado en la Plaza de la Democracia, comenzó con el himno nacional y los puños en alto. Luego, un grupo de jóvenes desarrolló una performance sobre la lucha campesina y la represión policial, además de una farsa en torno de los que tratan a campesinos y bañadenses y pobres en general “como haraganes que perturban la paz pública”.

 

La larga columna de manifestantes estuvo encabezada por varias demandas, entre ellas, la renuncia de Cartes.

La larga columna de manifestantes estuvo encabezada por varias demandas, entre ellas, la renuncia de Cartes.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.