Unas 14.500 hectáreas se deforestaron en la región Oriental

14.500 hectáreas aproximadamente se deforestaron en 2013 en la región Oriental. “Es muy notorio” que desde la masacre de Curuguaty se reabrió una masiva deforestación, asegura Lucy Aquino, de la WWF, capítulo Paraguay.  La depredación en la región Oriental tiene directa relación con la soja, admite Alberto Yanosky, de Guyra Paraguay.

Lucy Aquino conversó ayer con el periodista empresario Humberto Rubín, que también está al frente de una fundación ambientalista “A todo pulmón”. Se quejaban porque, aun con la ley de desforestación cero, “no pasa una semana sin que detectemos un caso de deforestación”. Y nadie va preso.  Según Aquino, la desforestación en la Región Oriental tuvo un salto evidente desde la masacre de Curuguaty, ocurrida el 15 de junio de 2012, que sirviera –o fuera preparada- para la destitución de Fernando Lugo de la Presidencia de la República. Esta matanza ocurrió en a la vera de un bosque de 900 hectáreas rodeado por plantación de soja. No pasó un mes de la matanza para que se volviera a plantar la soja transgénica alrededor. Las 14.500 mil hectáreas deforestadas en el 2013 fueron para los granos transgénicos que en la región Oriental ya han avanzado sobre más de tres millones de hectáreas.

Los sojales «se comen»el país. Y dejan muchos muertos. Foto: Cigarrapy

Nada tiene que ver el decreto último del presidente Horacio Cartes con este avance, sostiene Antonio Yanosky, como se plantea en un reciente artículo de ABC Color. Porque, si bien se exige licencia ambiental solo a propiedades de más de 2.000 hectáreas, para cualquier cambio, y lo dice el propio decreto, se debe tener habilitación.

Estas 14.500 hectáreas representan tres millones de toneladas de dióxido de carbono, advierte Yanosky, en un intento de explicar el daño medioambiental causado por esta masiva desforestación.

Un salto importante en la masiva desforestación de la Región Oriental se produjo a fines de los 90 con la introducción de la semilla transgénica de la soja. Para la penetración de este grano, comercializado por Monstanto, Cargil, Adm, Bunge, cadenas norteamericanas,  la tala invade caminos vecinales, cauces hídricos, escuelas, poblaciones. En la Región Oriental, más de 250 escuelas están rodeadas de sojales. Para que esta semillita crezca se usa un veneno cuyo principio activo es el glifosato mezclado con un compuesto secreto que, juntos, según diversos estudios, produce malformaciones en las criaturas, problemas en la piel, náuseas y cánceres a largo plazo.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.