“Una obra social y altamente política también podía ser estructurada como un trabajo artístico”

El realizador Hugo Giménez, fue seleccionado en el Festival Oberá en Cortos de Argentina por su trabajo “Sin Felicidad”, una obra concebida en el colectivo DZIGAPY! que apunta al trabajo colectivo y muestra aspectos sociales invisibilizados o silenciados.

El propio director considera a la obra como parte del colectivo “pues creo al final que tanto el colectivo como mi persona, somos un canal para visibilizar ciertos temas, para mí en este momento eso es mucho más importante que la autoría”.

Hugo Giménez define su formación en parte autodidacta, otro tanto en talleres pero la mayor parte en ser un cinéfilo.  Y “como en la literatura, uno escribe ese libro que no encuentra para leer”. Comenta que sus primeros acercamientos audiovisuales eran a través de los conciertos filmados y “erase una vez… (Risas) me dispuse a ver lo que pensaba era un concierto de los Rolling Stones, pero resultó ser el proceso de grabación de un tema… y algo más, más grande.”  Se trataba de la obra “One Plus One” de Jean Luc Godard. Hugo Giménez confiesa que al terminar el material y después de verlos varias veces quedó shockeado. “Estuve varios días sin poder ver o escuchar nada. Quería saber quién hizo eso. Era un tal Godard. Hasta ese momento no sabía que el cine podía provocarme esa sensación. Así empezó mi relación amor-odio con Godard pues hasta ahora él sigue provocando, siempre está un paso más adelante que todos los demás.”

Hoy día Hugo Giménez con un varios reconocimientos en el extranjero por sus obras audiovisuales, la selección en el 8vo Talent Campus Bs As 2013, la propuesta de cine colectivo DZIGAPY! y el programa radial Axxon N. se proyecta como un joven talentoso que surge fuera del cerrado circulo audiovisual y con propuestas innovadoras que rompen con el individualismo existente en el sector.

Tu ensayo-documental “SIN FELICIDAD” ha sido seleccionado por el Festival Oberá en Cortos, Argentina. Este trabajo tiene una mirada interesante, poética, sobre un acto que conmovió a todos los paraguayos y al mundo. Utilizaste imágenes que pasaron desapercibidas a la mayoría, acentuando la intensidad que transmiten cada foto. Esto me lleva a pensar si  existe una saturación visual que nos hace insensible a la percepción de estos actos aberrantes.

Imagen de «Sin Felicidad»

“Sin Felicidad” se concibe justamente, cuando con otros colegas discutíamos como acercar ciertos temas a algunos círculos sociales y culturales. Pensábamos que una obra social y altamente política también podía ser estructurada como un trabajo “artístico”, y funcionó. Llegó en el momento justo y pudo recorrer el circuito local, haciéndose visible, a la par de otros estilos y narrativas. Ahora le toca recorrer la región, y creo que “Oberá en Cortos” representa todavía cierto tipo arriesgado de cine que perseguimos. Recuerdo que el año anterior durante el mismo festival, mientras aquí el golpe parlamentario aún estaba fresco, ese colectivo regional tuvo una gran solidaridad hacia nosotros, como ciudadanos y también dando un gran respaldo a la Tv Pública Paraguaya, que en esos días de Julio de 2012, empezaba a morir lentamente.

Sobre la obra “Sin Felicidad”, creo que tiene múltiples lecturas, y eso me gusta. Que no se encasille en panfleto, discurso político, propaganda, ensayo, documental, experimento. Puede ser todo eso, o también otra cosa. Sobre la cuestión de forma, el uso de las fotografías es clave, y está también en la  línea de un pensamiento que vengo desarrollando: la gran cantidad de imágenes que producimos todos los días, que también llegan a saturar u opacar la potencia de una imagen. Por eso me impuse trabajar dos fotos, que primero me llamaron mucho la atención esos días de masacre en Curuguaty, donde también la Tv y los grandes medios masacraban al ciudadano con un discurso aberrante y totalmente imparcial. Me dispuse a buscar, a re-encuadrar en cada foto, como si se tratara de un video. Y ahí vino otra de las grandes posibilidades de trabajar con el video, donde la detención, la aceleración o la yuxtaposición son poderosas herramientas para conformar un discurso. No lo niego, otra vez el maestro Godard anda por ahí. Por eso en algún punto comento que no es Sarajevo, colocando una referencia intertextual a otra gran obra llamada “Yo te saludo Sarajevo”. En esos días de muerte en Curuguaty, también estábamos saturados por las filmaciones del momento de la balacera, imágenes que ametrallaban cada pantalla, en cada programa, en cada noticiero. Huí de ellas. Consideré que aislar el audio de esa imagen colapsada podría resucitar esa imagen que todavía busca justicia, que hasta ahora espera ver la luz; o también que no hay forma válida u honesta de mostrar lo que allí sucedió. Así con ese audio termina el cortometraje.

SIN FELICIDAD, es uno de los pocos audiovisuales que tocan el tema de la masacre de Curuguaty, que derivó en el golpe de estado. Incluso arranca con una frase de Lincoln “Podrán engañar a algunos algún tiempo, pero no a todos; todo el tiempo”. Como ves a los realizadores en cuanto a su posicionamiento, difusión y creación de obras con este tema.

También es algo que pienso constantemente. ¿Será una cuestión generacional? ¿De los hijos de ese final de dictadura-transición democrática que todavía estamos en transición (me incluyo)? ¿O con esa dictadura que nunca se fue y que parece volver, sin pedir perdón y de la mano del partido que justamente hizo que este país tenga estas grandes desigualdades en todos los ámbitos? Puede ser eso, o que también muchos realizadores/as viven de otras actividades audiovisuales ligadas al mercado comercial (con justa razón…no critico eso), y como aquí “todos nos conocemos” firmar-filmar cierto tipo de obras puede “molestar” a ciertos sectores económicos que son clientes o potenciales clientes. No sé, puede ser simple apatía también. No creo que nadie tenga respuestas certeras sobre esto, pero el efecto de esa causa es visible, justamente porque no vemos nada o casi nada.

No es la primera vez que un trabajo tuyo sea seleccionado en un festival extranjero. Vez pasada, el reconocido director argentino Raúl Perrone le dio una distinción a otro trabajo tuyo. ¿Qué aspectos son los que le están interesando al extranjero de tus obras?

Cada obra tiene su lugar. Lastimosamente eso lo aprendí hace poco (risas) porque en principio busqué hacer visible lo que hacía localmente y no encontraba espacio o no podía acceder a ellos por más que insistiera. Me hizo pensar que algo estaba haciendo mal o que debía buscar otro medio de expresión que no sea el audiovisual y antes de tirar la toalla empecé a enviar mi obra a festivales extranjeros con los cuales tenía cierta afinidad. El FECI de Raul Perrone es uno de ellos, por todo lo que aprendí de él, sus películas y su manera de teorizar en este medio, y no digo cine porque se va enojar (risas).  Tuve cabida en su primera edición y ya en la segunda me vuelven a invitar y la obra recibe una distinción. Entonces eso reconforta.  También en ese tiempo conocí el Festival de Cine Under Paraguay, quienes también empezaron a mostrar lo que hacía. A ellos también les debo mucho, fue el primero que programó mis obras localmente, esa gratitud hacia ellos siempre me acompañará.

Dzigapy es un grupo colectivo abierto a realizadores y no realizadores que desean participar en manifestar su visión creativa. Como parte de este colectivo, cual sería la línea o los límites que agrupan a esta propuesta.

Hay un pensamiento de Vertov que cimenta el colectivo, “hacer visible lo no visible”. Así como el gran poder del cine o de cualquier arte está en dar forma a aquello que no la tiene. Bueno, DZIGAPY! es un poco eso, es ser el contraplano de lo que no se muestra o no se quiere mostrar, que si bien ahora gira sobre Curuguaty, confío que las otras obras que ahora se están realizando también puedan visibilizar otras imágenes, otros temas, otras reflexiones.

Hay muchas formas de colaborar, para el segundo corto de DZIGAPY! “las imágenes también mueren” algunos compañeros colaboraron prestando su cámara de video o realizando la captura del material, también ellos son componentes importantes, al no haber autoría personificada ellos al igual que los personas registradas o remixadas de otros materiales son autores de la obra, así como las citas de los libros o la intertextualidad con otras obras o directores de cine.

Actualmente Hugo Gimenez está en la radio online Ondas Ayvu del CCEJS, con su programa “Axxon N.” junto al realizador Nicolás Granada, y apunta a la narrativa documental experimental y el cine contemporáneo, además de reflexionar sobre nuestra movida local audiovisual. También se encuentra con el desarrollo de su primer largometraje de ficción, que será multiplataforma “y pensando, pensando mucho… en el pasado como futuro del cine”.

Sin felicidad

Comentarios

Publicá tu comentario