Una Ley de Lenguas para Paraguay / Ñe’ẽnguéra Léi Paraguáipe g̃uarã

Después de décadas de oscurantismo, de discriminación y reniego de nuestra cultura. En 1992, en coincidencia con la apertura democrática, los convencionales constituyentes, respondiendo a las crecientes demandas de diversos sectores, oficializaron la lengua mayoritaria e identitaria del Paraguay: el guaraní.

A partir de ese histórico acontecimiento la reivindicación de este idioma y su promoción han avanzado en forma inusitada, llegando a ser incorporado en 1994 al sistema educativo, no solo como lengua enseñada sino de enseñanza. En el presente mes, a 21 años de la caída de la criminal dictadura, a 18 años de la promulgación de la Carta Magna referida, y a un año de la celebración de los 200 años del Estado paraguayo, vivimos como país un momento excepcional: estamos a pasos de la promulgación de la Ley de Lenguas, después de que la misma fuera sancionada el 9 de diciembre por el Parlamento Nacional.

Mayma tapicha roñemongu’éva ko Léi rapykuéri añetehápe rorovia oñemboajetaha, karai Fernando Lugo oĩre voi hendive ha oykekórema voi oúvokuri. Upévare ro’e ko’ẽrõko’ẽrõ rupi osẽtamaha, ha péicha ñañepyrũta jajepy’apy ha ñamba’apo ñane ñe’ẽ ha ñande reko rehe, ha jajevy ñandejehe, ikatu hag̃uáicha ñane’añeteve ha péicha ñasẽ tenonde
tetã háicha.

La Ley de Lenguas creará dos entidades, una oficial y otra privada: la Secretaría de Políticas Lingüísticas, con rango ministerial, y la Academia Paraguaya de Lengua Guaraní. La primera es la responsable de planificar el uso de las lenguas, en especial las oficiales, en los ámbitos comunicacional, educativo, judicial, comercial, administrativo, político, profesional y en toda instancia de interacción social. Le compete igualmente promover investigaciones sobre el uso de las lenguas en el país (Art. 34). La segunda tendrá competencias para establecer la normativa de la lengua guaraní en sus aspectos ortográfico, lexicológico, terminológico, gramatical y discursivo (Art. 45).

La ley de lenguas ya fue aprobada por ambas Cámaras del Congreso Nacional


En estas líneas quisiera enumerar 10 beneficios que traerá al país esta normativa, una vez promulgada.

1. Paraguáipe ñañepyrũtama ñamoheñói Polítika Ñe’ẽnguéra rehegua, ikatu hag̃ua ñañangareko mokõive ñane ñe’ẽ tee, castellano ha guarani rehe, upéichante avei umi ñane pehẽngue indígena ñe’ẽnguéra ha mayma pytagua ñe’ẽ ojeporúva ñande yvýpe rehe. Paraguáipe ningo máramo ndaipóriva polítika ñe’ẽ rehegua, ha oiméramo oĩ katu, oiko ensuguýpe, ha oheka ojuka guarani ha mayma indigenakuéra ñe’ẽ, ha ojopy castellano añónte maymave juru ha akã rehe. Secretaría de Políticas lingüísticas omoheñóita polítika ñe’ẽnguéra ijyvytu ha hekoresãi hag̃ua.

2. Nos ayudará para que como nación nos quitemos la careta y podamos ser más auténticos y menos hipócritas. Las fuerzas exógenas que manejaron el país por décadas, especialmente después de la culminación del genocidio de 1870, nos convencieron de que nuestras lenguas y culturas no sirven y que tenemos que renunciar a ellas y asumir otras, naturalmente, las foráneas Esta renuncia ha hecho de nosotros un pueblo alienado y con una actitud xenocéntrica, enajenación ésta que ha mellado profundamente en nuestra autoestima y fisonomía nacional.

3. Ñe’ẽnguéra Léi oiguyrúta tape oñembotatapejúma hag̃ua yvpóra derécho rehe ñepyrũvaiete arete guivéma oikóva Paraguáipe ha omomarãva ñande reko havomoypytũ hetaite tapicha renonderã. Ko’ag̃aitéramo amo 30% tetãygua rupi oñe’ẽ guarani año, katu Estado opyrũ iderechokuéra ha Léi Guasu rehe, noñangarekóire hesekuéra iñe’ẽ teépe. Ko léi, aipórõ, ome’ẽta ñande tetãyguakuérape derécho jaiporúvo ñane ñe’ẽ ha oikóvo ñandehegui tetãygua añetete, odefendéva iderécho ha oikuaáva mba’e tapépa ojapyhýta ijupe ha hetãme g̃uarã.

4. Esta normativa nos ayudará como país para iniciar una política de soberanía cultural y lingüística. Además de aunar esfuerzos para lograr y construir la soberanía política, económica, territorial, energética, debemos también como país encarar acciones tendientes a la consolidación de la soberanía cultural y lingüística, hoy tan violentada; es de tener presente el vertiginosos proceso de lusitanización de los departamentos fronterizos con el Brasil. En esta era de la globalización y la arremetida de la postmodernidad, que intentan imponer culturas, lenguas, modos de ver y estar en el mundo únicos, debemos como país asumir un política real de defensa de lo nuestro; solo así podemos –sin posición chauvinista y etnocéntrica, naturalmente- enfrentar los embates de la globalización en que estamos inmersos.

5. Ko Léi rupi oñemoheñóita –ja’éma haguéicha- peteĩ Academia de Lengua Guarani. Kóva aretereíma ñaikotevẽ, ko’ág̃a meve ndaipórire peteĩ tapicha aty térã institución ombohapéva mba’éichapa ojehaíta térã mba’e ñe’ẽpa ojeporúta ojehero hag̃ua mba’epyahu; ha’ete ku guaraníme rohaivakuéra roikopáva oreakãre. Ja’eva’erã ndatuichaiha umi joavy ha apañuãi oĩva, katu tekotevẽterei oñemopeteĩ guarani retepy ha jehai, ỹrõ péva opokovaivéta ko ñe’ẽ rehe.
Academia rembiaporã tuicha, jaikuaáre guarani avei oñeñe’ẽha Bolivia, Argentina ha Brasil-pe; ha’e ohekava’erã mbeguekatúpe oñemopeteĩ guarani jeporu opaite tetãme, ha péva tembiapo ndekakuaáva.

6. La Ley de Lenguas abrirá un camino promisorio hacia la normalización de la Lengua Guaraní, lengua hablada por 90% de la población paraguaya. Los prejuicios acumulados contra esta lengua, las flagrantes e históricas discriminaciones que soportaron sus hablantes, ha hecho del Paraguay más que un país bilingüe una nación diglósica, ya que la lengua de Cervantes es la lengua de prestigio, la lengua de la escritura, la lengua del estado, la lengua de las situaciones formales, la lengua de la clase alta; y el guaraní, la lengua de la oralidad, excluida del estado, la lengua
de la informalidad, la lengua de los pobres.

Este situación de asimetría entre las dos lenguas podrá ser superada, ya que ineluctablemente el Estado tendrá que usar las dos lenguas en forma escrita, los funcionarios públicos paulatinamente tendrán que aprender las dos lenguas, los medios de comunicación oficiales deberán usar ambos idiomas, las leyes, decretos, ordenanzas y otros documentos oficiales deberán ser redactadas en castellano y guaraní. Estas acciones positivas hacia el guaraní, y la
inteligente política que esperamos encare la Secretaría de Políticas Lingüísticas, ayudarán para la revalorización de la lengua guaraní y el acrecentamiento del orgullo de hablar esta lengua milenaria y por paraguayos y paraguayas.

7. Ko Léi avei ombohape ha oipytyvõta Tekombo’e Mokõi Ñe’ẽme oguata hag̃ua hekópe. Ko’ág̃a meve ningo mokõi ñe’ẽme jehekombo’e iñepã ha oguatakarẽ, ha péva oiko peteĩva umi ñe’ẽ (guarani) oñemomichĩvégui ambuégui (castellano). Ko mba’e ojehu Estado ha tetãyguakuéra nomomba’égui guarani, oapo’ígui voíkatu. Upéva ári avei –ja’eva’rã- MEC guive ndaipóri tembiapo temimbo’ekuéra ohayhu ha omomba’e guasúvo guarani. Ko ñe’ẽ oĩ pépe oĩ’ỹrõguáicha, péva ojehecha opa hendápe. Kuehe, 13 jasypakõi, aime San Lorenzo-pe peteĩ colación-hápe, ha pépe peteĩmi ñe’ẽ guaranínte jepe ndojeporúi; Kastilla ñe’ẽ memete osyryry upe aty guasúpe. Péicha ndaikatúi oguata porãvo Tekombo’e Mokõi Ñe’ẽme. Osẽ rire ko Léi MEC, Secretaría Nacional de Cultura, ha Secretaría Nacional de Políticas Lingüística ojokupytyva’erã onohẽ hag̃ua ipirégui Paraguái Tekombo’e, ha ñaha’arõ oiko péicha.

8. La Ley de Lenguas ayudará para mejorar la competencia comunicativa de los paraguayos y las paraguayas en las dos lenguas oficiales, y abrirá el camino para que podamos aprender otras lenguas. Es penoso escuchar todavía en este siglo del conocimiento argumentos perimidos de que el guaraní entorpece el castellano. La sicolingüística ha explicado hace décadas que las lenguas no se entorpecen, sino todo lo contrario: se complementan. Esperamos que esta normativa ayude para romper estas creencias anacrónicas y que se explique a nuestro pueblo las ventajas del bilingüismo.

En los países europeos el monolingüismo es la excepción, y el bilingüismo y plurilingüismo la regla. Con la revisión y corrección de la enseñanza bilingüe, la descolonización mental, el acrecentamiento del orgullo de ser bilingües,
habremos construido las herramientas para utilizar con mayor proficiencia las lenguas oficiales, y abierto las puertas para aprender otras lenguas.

9. 2011-pe, 200 ro’y Paraguái isãso hague ára jegueromandu’ápe oipe’áramo hekẽ Secretaría de Políticas Lingüísticas ha Academia de Lengua Guaraní, ñanepytyvõta tetã háicha ñane’añetevévo, jajevývo ñande jehe, ñañemomba’e ha ñañomomba’evévo, jajeroviavévo ñande jehe, javy’ávo ñanereñói haguére ko yvýpe. Opa ko’ã mba’e ñanepytyvõta jajetyvyro ha ñañakarapu’ã hag̃ua tetã háicha jaipykúivo tekokatu rape.

10. La Ley de Lenguas abrirá múltiples posibilidades para revalorizar nuestra identidad, superar la alienación cultural y lingüística, elevar la confianza y el orgullo hacia nuestro teko, a recuperar nuestra autoestima como nación y así, con autenticidad, superar las barreras que hasta hoy constituyen rémoras para el desarrollo. Normalizando el guaraní, además, nos habremos convertido en ejemplo en Américaen materia de política lingüística, y muchos otros países de la región y el mundo emularán el ejemplo paraguayo.

Finalmente hay que poner de manifiesto que la leysola no hace primavera, y en Paraguay tenemos sobrados ejemplos; la garantía del cumplimiento de las prescripciones de los artículos de esta normativa es contar con una ciudadanía activa, crítica y participativa. La nueva conciencia lingüística que ha nacido en los últimos años es un signo muy alentador de que así será.

*Director de la Fundación Yvy Marãe’ỹ, Ateneo de Lengua y Cultura Guaraní, Regional San Lorenzo

Comentarios

Publicá tu comentario