Una guitarra única para un ejecutor magistral

En la madrugada del 19/6 nos dejó Efrén «Kamba´i» Echeverría, maestro de la guitarra y del toque sobre la llamada «afinación del diablo», esa que permite puntear y rasguear a la vez, técnica admirada y afortunadamente hoy reproducida por cientos de sus alumnos. Aquí una anécdota muy especial de su frondosa vida.

Por Dani González

Una de las condiciones que Kambai ponía para participar de festivales es que lo busquen y lo vuelvan a traer hasta su casa.

Debido al gran cariño que siempre despertó en todas las personas que se acercaban hasta él, en una ocasión, el musico Rubito Medina, ex integrante del conjunto «Los Paraguayos», liderado por Parana, le obsequió una de sus guitarras, fabricada en una prestigiosa lutheria de España, en homenaje a la gran admiración que sentía por él.

La guitarra tenía una sonoridad muy superior a las que hasta entonces el habia ejecutado, y unos detalles acusticos que no sabía como explicar. Con esta belleza, deleitaba en los festivales.

Hasta el Maestro Cayo Sila Godoy estaba atraido por la acustica de esta guitarra, quien por ese tiempo lo frecuentaba, tratando de desentrañar la magia de la calidad de Don Efren.

Una madrugada, regresando en coche de un festival del interior del Paraguay por un camino de tierra muy feo, el chofer detiene la marcha para subir a un conocido que iba caminando en la misma dirección que ellos. El hombre iba algo borracho. El Camino feo les hacia saltar dentro del coche. Llegaron hasta una ruta, y el borracho bajo del vehiculo, y Don Efren y chofer siguieron camino hasta Luque.

Al llegar a su casa se percata que el Borracho habia estado sentado sobre su guitarra española durante todo el trayecto más feo!!!

Al sacarla del forro la encontró muy rota!! No pudo contener su llanto.

En Luque hicieron varios intentos por restaurarla, pero la guitarra ya nunca volvio a ser la misma.

Un día, Don Cayo Sila Godoy debe viajar a España y toma apunte de los detalles de la lutheria donde se habia fabricado la guitarra y el número de serie de la misma. Llega hasta la Fabrica, y de inmediato entra en conversación con el Maestro Luthier. Este mira el número de serie, lo compara con su archivo y con asombro le pregunta a Don Cayo ¡¿Esta Guitarra esta en Paraguay?!.

Y continúa diciendo, «solo hemos fabricado tres guitarra como esta. Se que una esta en Panama y la otra aquí en España. Sucede que hace ya varios años, una de las más importantes orquestas sinfonicas de Viena no encargó la fabricación de todos sus instrumentos de cuerda, para lo cual contamos con madera de primerisima calidad. Al concluir, nos sobró material y decidimos hacer con ella tres Guitarras. Y hoy usted me cuenta que una de ellas esta en Paraguay!».

Al regresar el Maestro Sila Godoy, cuenta estos detalles a Don Efren, y junto con Ña Rubia, su esposa, echan a llorar desconsoladamente.

Salud, Don Efren! que suerte ha tenido el Paraguay de que hayas nacido en esta tierra!

Comentarios

Publicá tu comentario