Una avivada de Fred le da el primer triunfo a Brasil

Croacia le jugó un partido muy ordenado a Brasil. Le sacó ventaja,  luego Neymar puso el empate. En el segundo tiempo, en una disputa en el área, Fred finge que lo derriban. El árbitro japonés Yuichi Nishimura se lo “come» (¿o?) y Neymar, como lo predijera Ulises Silva, rompe el equilibrio de penal.

Neymar y Fred, luego del segundo gol de Brasil

Neymar y Fred, luego del segundo gol de Brasil

Brasil acaba de ganar 3-1 a un muy ordenado equipo: Croacia, fuerte, esencial. El partido, en el primer tiempo, terminó con el perfecto equilibrio 1 a 1. Ni más ni menos. En los últimos minutos, Brasil arrinconó sin provocar graves daños a la defensa croata.

En el segundo tiempo, un balón que el centro delantero Fred disputa rompe el equilibrio. El defensa le toca el hombro sin grandes pretensiones y Fred finge que lo tumban con un tractor.  “Nderasore, peánte voi la ofalta va’eckue”, rezonga un televidente de Exprés, Paiva y Carlos A. López. Quería ver el fracaso de Brasil en el debut. Parece que las cosas con Brasil no andan bien en el ánimo de buena parte de los paraguayos. No parece para menos: la mayor parte de la tierra mecanizada de los granos trasgénicos está en manos de colonos brasileros.

«El árbitro pudo haber visto algo que no vimos», conjetura el comentarista Roberto Cabañas. El era muy buen jugador.

Al cierre del primer tiempo, Ulises Silva, en su muro del Facebook, escribe: “2 A 1 Neymar, de penal. Ya lo verán”.

Neymar la tira a media altura, fuerte. El muy buen arquero croata no puede desviar completamente el balón.

Con este resultado, Crocia se ve en la obligación de buscar el partido. Una pelota que pierde en el medio es aprovechada por Oscar. Se abre paso entre dos defensas y de puntín coloca el 3 a 1.

Estas cosas del futbol brasilero: sus contragolpes son mortíferos.

Brasil acaba de ganar su primer partido. Lo vimos por televisión. “Nde zapature ijapa chiclete. No nos fuimos ni nos vamos ni a ciudad del Este”, dice el nuevo pulpo paraguayo: Ulises Silva.

 

Comentarios

Publicá tu comentario