Un simple cruce de llamadas sirve para encarcelar a dirigente campesino

Sindulfo Aguero está encarcelado hace un año en Tacumbú sin acusación concreta.

Los fiscales Sandra Quiñonez y Francisco Ayala imputaron a Aguero el 10 de enero de 2010. En la acusación alegaron, en forma general, que el dirigente campesino prestó apoyo logístico  a miembros del autodenominado Ejército Paraguayo del Pueblo (EPP).

En el libelo de acusación los fiscales argumentaron que habian detectado «un cruce de llamadas» entre el celular del acusado y el de una persona que se habia comunicado con los supuestos secuestradores del ganadero Linstron.

Los fiscales pidieron seis meses para investigar y demostrar la responsabilidad de Aguero en el secuestro, plazo que fue concedido. Cumplido el plazo, la Fiscala Quiñonez pidio una ampliación por seis meses más para seguir con las investigaciones.

El pasado 21 de enero, Quiñonez reiteró su acusación general, sin relatar los hechos concretos que habría cometido el dirigente campesino: no aparecen en el escrito de acusación ni qué hizo ni cómo hizo de lo que se le acusa.

Comentarios

Publicá tu comentario